El OVNI en Radio Rock

¡Prohibido Olvidar!

1 – El OVNI en Radio Rock

Por Jorge Martín

En el año 1975 se produjo una intensa oleada de eventos OVNI en la isla de Puerto Rico.

Entre los múltiples sucesos de este tipo ocurridos ese año destaca uno ocurrido en la noche del día 6 de abril.

Ante todo lo que se decía sobre los múltiples avistamientos de OVNIs y encuentros con alegados seres ex-traterrestres en la isla por esos días, los propietarios y Marianito Artau, el director de programación de la estación radial musical WBMJ, también conocida como Radio Rock, aprovecharon lo que sucedía para lanzar una campaña de promoción de la emisora en la que cada cierto lapso de tiempo los locutores de la misma emitían al aire una comunicación con una exhortación para que los seres extraterrestres que visitaban la isla se comunicasen a través de las ondas de la estación y/o estableciesen contacto directo con ellos en sus facilidades. Todo era parte de un esquema publicitario, pero estaban muy lejos de saber lo que les esperaba.

La noche del día 6 de abril, el lucutor y disc jockey Willy López llevaba a cabo sus labores en la estación, y vivió una experiencia que jamás olvidaría.

El estudio de la emisora estaba localizado en el penthouse del edificio Borinquen, en Miramar, Santurce, y comunicaba con una terraza exterior en el techo del edificio cuyo único acceso era a través del estudio de la estación.

A eso de las 10:45 de la noche, López sintió sorpresivamente tres golpes en el cristal de la ventana que daba a la terraza en cuestión.

Extrañado del hecho, y sintiendo cierto temor, ya que también le parecía haber visto una figura luminosa “…como un celaje” desplazarse velozmente por la parte exterior del amplio ventanal, en el cual no había alero o piso alguno, solamente el vacío, llamó a un amigo que residía en el mismo edificio.

Aún sin haber llegado su amigo, el el locutor López decidió abrir una cortina que tapaba un ventanal que daba a la terraza, y vio, pasmado, que frente al edificio y sobre una torre de enfriamiento en el techo, localizada a unos 60 pies de distancia, estaba “…un objeto luminoso blanco, o blanco-amarilloso”, suspendido en el aire “…a no más de 3 ó 4 pies sobre la estructura”.

El objeto tenía “…forma de platillo” con unos “…cuarenta pies de diámetro”, y parecía tener “..un movimiento de balanceo”, aunque estaba básicamente estático, y emitiendo una luminosidad constante.

Aterrado, López cerró violentamente la cortina y de inmediato, interrumpiendo la música que transmitía, narró su experiencia a los radioyentes en medio de un estado de pánico.

A los pocos minutos llegó su amigo y ambos salieron entonces a la terraza contigua para investigar.

Notaron que el piso del área, que tenía un tratamiento de impermeabilización con brea, etc., estaba muy caliente y “…estaba hecho un pegoste”.

El disc jokey Willy López quedó afectado por un fuerte trauma emocional.

Dos días después pasaría otro extraño incidente en la emisora, a la vez que residentes de la zona observaban otro plato volador luminoso sobre el área, entre ellos el conocido cantante de música popular Wilkins, quien conducía su automóvil por el área, y simultáneamente gran parte del área metropolitana sufrió un mini apagón eléctrico.

¿Acaso contestaron el mensaje de Radio Rock los extraterrestres? Ustedes; ¿qué opinan?

2 – Platillo Volador Fotografiado en Gurabo

Por Jorge Martín

En el año 1986 se me entregó una fotografía diurna en la que aparecía nítidamente un plato volador.

La fotografía, según la persona que me la entregó, fue tomada a eso de las 10:00 de la mañana de un día no especificado del verano del año 1977, y sus autores fueron dos jovencitos que participaban en un campamento de niños escuchas en una zona rural del municipio de Gurabo, llamados Raúl Ríos y Willie Piñeiro.

Según la fuente, los jóvenes estaban en su campamento y de pronto todos escucharon un sonido muy fuerte similar al zumbido de abejas,.

Al mirar en la dirección de la cual provenía el sonido, todos se asombraron al ver que un platillo volador se elevaba de una pequeña hondonada entre dos pequeños montes, y se detenía en el aire momentáneamente frente a ellos, estático.

Uno de los muchachos, que tenía con él en el momento una cámara Kodak Instamatic, se apresuró a tomar varias fotos, y logró retratar al objeto volador en una de ellas, antes de que el mismo saliese disparado velozmente y se perdiese en el cielo.

La fotografía en cuestión, que mostramos aquí, es una de las más claras de su tipo obtenidas en Puerto Rico.

Antenas, Alienígenas y Militares en la Ciénaga Tiburones

Antenas, Alienígenas y Militares en la Ciénaga Tiburones





Por Jorge Martín
C. Jorge Martín – Todos los derechos reservados.
E-mail: jorgemartin87@yahoo.com
Teleféno: (787) 758-0692

Aunque muchos no lo sepan, la ciénaga del Caño Tiburones, localizada en Arecibo, en el norte Puerto Rico, ha sido escenario de varios incidentes de encuentros con seres anómalos, tal como ocurre también en la conocida Laguna Cartagena de Lajas/Cabo rojo.

La zona del Caño Tiburones fue utilizada también para trabajos de investigación científica de la Fundación Nacional de Ciencias de los EE.UU. y del Departamento de la Defensa de los EE.UU., lo que originó fricciones con grupos ambientalistas que rechazaban su uso para tales fines.

El sistema del Radio Observatorio de Arecibo, aunque utilizado mayormente para investigaciones radio-astronómicas y alegadamente pertenece a la Universidad de Cornell, es en realidad un proyecto perteneciente al Departamento de la Defensa de los EE.UU., y el proyecto de investigación que se llevaba a cabo en la ciénaga estaba asociado a los proyectos del Radio Observatorio.

Utilizado desde los años 60s para efectuar estudios sobre nuevas armas misilísticas intercontinentales de las Fuerzas Armadas de esa nación, así como también más recientemente en estudios de la alta atmósfera de la Tierra, especialmente de la ionósfera, con la intención de recabar datos que ayudasen a desarrollar más cono-cimiento sobre los fenómenos energéticos que se producen en ásta para utilizar los mismos en el controversial Proyecto H.A.AR.P.

El sistema H.A.A.R.P. es un calentador ionosférico con el que se persigue lograr el control del clima en el planeta Tierra y la utilización de las condiciones climáticas como un arma, igual que otras aplicaciones de ese sistema.

Grupos ambientalistas obtuvieron en años recientes una lograron victoria legal a favor de la preservación de la ciénaga Tiburones cuando la Universidad de Cornell y la Fundación Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de Norteamérica decidieron sacar de esa zona un controversial complejo de antenas que mantenían allí.

La demanda ganada perseguía que las agencias gubernamentales detuviesen el bombeo de agua de la ciénaga con la intención de secarla parcialmente para mantener el terreno seco con el objetivo de mantener en buen estado las antenas instaladas en el área por la Universidad de Cornell y la Fundación Nacional de Ciencias.

Esas antenas formaban parte de un sistema de experimentación ligado a los trabajos para el estudio del control del clima, o sea, otro calentador ionósferico, y estaban localizadas en un predio de 118 cuerdas en medio de la ciénaga. Eran utilizadas para efectuar experimentos con la ionósfera, hasta que dr vieron afectadas en el 1998 por el huracán Georges.

Para mantener seca la parcela donde estaban enclavadas las antenas, la Universidad de Cornell y la Fundación Nacional de Ciencias firmaron un contrato de arrendamiento con la Autoridad de Tierras de Puerto Rico en el que esa agencia insular se comprometía a bombear el agua de la ciénaga para mantenerla a un nivel artifi-cialmente bajo (3.5 pies bajo el nivel del mar), lo que alteraba el flujo de agua y el balance natural del ecosistema del humedal.

La ciénaga tiene una extensión de entre 5 mil y 7 mil cuerdas, y es un lugar muy especial que es hogar para sobre doscientas especies de animales, entre las que pueden mencionarse sobre cien especies de pájaros, incluyendo el pato dominico, la reinita pechidorada y la gallareta azul.

Pero parece ser que esos proyectos científicos desarrollados en la ciénaga, ligados la Fundación Nacional de Ciencias y al Radio Observatorio, llamaron la atención de entidades extrahumanas, y su presencia se dejó sentir en el lugar.

El incidente al que nos referimos a continuación así lo deja ver.

Los testigos del evento fueron dos arecibeños, el Sr. Juan Batista, y un amigo suyo que prefiere mantenerse por el momento en el anonimato.

Los hechos ocurrieron en el año 1990, y como los lectores verán, el caso tiene profundas implicaciones.

Veamos lo que Batista nos narró durante nuestra investigación de lo sucedido.

“Eso ocurrió para el verano de 1990, para el mes de junio -dijo-. Yo tenía unas nasas para coger camarones en el Caño Tiburones, y esa tarde estaba en mi casa como a las 5:30 de la tarde este amigo mío, que es co-dueño de las nasas, y le dije: ‘Papo, vamos a chequear las nasas, que hace dos días que no vamos’.

“El no quería ir, así que me fui solo. Me monté en mi bicicleta y fui para el caño, donde estaban las nasas, ya allí, cuando estoy llegando a una curva, que ya uno está bien cerca del caño, vi a tres nenes. Eran casi las 6:00 de la tarde, comenzando a obscurecer, pero todavía de día, claro.

“Los niños, para mí hasta ese momento eran niños… estaban parados de espaldas a mí y mirando hacia el caño, hacia al agua.”

Batista prosiguió su relato: “Lo que me extrañó fue verlos solos, pues eran muy pequeños para estar solos allí a esa hora. Busqué a ver si veía al papá o a alguien por los alrededores que estuviese con ellos, pero como iba con prisa a ver las nasas seguí adelante y no les presté más atención.”

A preguntas nuestras nos describió a los alegados ‘niños’ que vio en el caño: “Estaban vestidos los tres de igual manera, y pensé que a lo mejor eran trillizos. Se veían como nenes de unos cuatro años de edad…como de casi cuatro pies de alto, bajitos. Estaban mirando, como observando un ojo de agua.

“Tenían una ropita pegadita al cuerpo, como un mameluquito de color claro… como un gris blancuzco o medio cremoso con azul, bien claro. Era algo como lo que le ponen a los bebés, que es una ropita de una pieza, la payamita esa.

“Continué hacia donde estaban las nasas, y como el sitio está retirado de donde estaban ellos tardé como una hora ó 45 minutos en regresar por allí, ya estaba obscuro.

“Al llegar donde estaban las nasas las examiné y no tenían camarones, y me di cuenta de que mi amigo no había querido ir porque ya había ido y se había llevado los camarones y no me lo había dicho.

“Ahora sí, cuando regresaba para salir del sitio vi a los nenes de nuevo paraditos en el mismo lugar donde estaban antes.

“Ahí sí me paré, porque ya estaba obscuro y me preocupó verlos allí.

“Al estar cerca de ellos detuve la bicicleta y les dije: ‘Miren; ¿ustedes están solos aquí?’

“Y ahí fue que se voltearon los tres hacia mí a la misma vez… como si fueran robots. Se dieron vuelta hacia mí y cuando me confrontaron vi que tenían los ojos rojos… y de los ojos les salía como una luz roja.

“Aquello me impresionó y… no sé, pero ahí sentí que me paralizaba, y sentí como un baño de agua fria desde la cabeza hasta la punta de los pies.

“Ahí los vi bien. Como ya dije, parecían trillizos. Tenían los tres el mismo tamaño… y con poco de pelo, que era más bien como una lanita. Con un pelo como canosito. Para mí que eran rubios, pero un rubio claro, de un tono pajoso.

“Sí recuerdo, y eso no se me va a olvidar nunca, sus ojos grandes y aquella luminosidad rojiza en ellos.

“Eran delgaditos, con los bracitos larguitos, y tenían sus cabecitas un poquito más grande que las de nosotros, con narices y boquitas chiquitas, finas.

“Eran blancos, bien pálidos, como nenes albinos, jinchos.”

Atemorizado, Batista quiso irse de allí al momento, y aunque sentía que su cuerpo no le respondía intentó moverse para abandonar el área.

Luchó contra aquella sensación de parálisis, y al lograr moverse un poco intentó irse en su bicicleta, pero no lograba accionarla, y cayó al suelo.

Se levantó nuevamente, con dificultad, recogió la bicicleta, y se cayó por una segunda vez.

Era como si no pudiese manejarla, así que la cogió por los mangos, y pudiendo ya moverse un poco más, siguió corriendo, y en ese momento sintió en su mente una voz que le decía “¡No tengas miedo! ¡Detente! ¡Párate!”

El gritó y contestó: “¡No…no, no! ¡Yo quiero seguir. Tengo miedo! ¡Yo me voy!”

La voz extraña continuaba diciéndole en su mente “¡’No tengas miedo, párate!” “¡No te va a pasar nada!”

Pero él, en estado de pánico, luchó contra aquellas órdenes mentales, contestando con fuerza en su mente “¡No, tengo miedo! ¡No me voy a parar!”

Una vez fuera del área, tras analizar lo sucedido, Batista llegó a la siguiente conclusión: “Aquellos tenían que ser seres extraterrestres. Definitivamente no eran seres de este planeta. No eran niños. Nuestros niños no tienen ojos que despidan luz rojiza.

“Y tampoco eran espíritus. Eran seres materiales, muy físicos, pero como dije, tampoco eran seres humanos.

“Llegué a la conclusión de que eran seres de otros planetas que estaban haciendo algo en el caño, y yo me topé con ellos.”

Preguntamos al testigo si tenía conocimiento de que el sector del Caño Tiburones había sido escenario de un número de incidentes aparentemente relacionados al asunto OVNI, y contestó: “Había escuchado comentarios de algunas personas que decían haber visto bolas de luz bajar en el caño. Pero nada de cosas como lo que yo vi.

“Si hubiese sabido que esas cosas estaban por allí no hubiese ido para allá, y menos solo.

“Pero allí pasan otras cosas -añadió-, porque siempre ha habido comentarios de parte de los cazadores y de los pescadores que van al caño de noche, de que se les presentan sorpresivamente militares vestidos de camuflaje para cuestionarles qué hacen allí, y los hostigan para que se vayan.

“Les registran sus automóviles, les apuntan con sus armas y les dicen que se vayan, que no pueden estar ahí a esa hora.

“Ahora bien, hay que recordar que ahí hay unas antenas que están relacionadas con las investigaciones que hace el radio observatorio de Arecibo, y desde que están esas antenas ahí es que la gente tiene encontronazos con esos militares.

“La gente piensa que están vigilando, protegiendo a las antenas, pero a lo mejor están en la zona porque saben lo que pasa allí con eso de los ovnis y esas criaturas.”

“¡Mira, el Carro Cogió Fuego!’

Una vez recuperado de aquella experiencia, tres semanas más tarde regresó un día al caño con su amigo Papo, para buscar sus nasas.

Al llegar estacionaron su automóvil, una guagua que tenía Papo, y tras recoger las nasas, ya a eso de las siete de la noche, ocurrió algo que les impactó.

“Papo me gritó -indicó Batista- ‘¡Mira, el carro cogió fuego!’

“El carro estaba a unos 10 minutos de distancia a pie, y al mirar vi que había una iluminación, se veía como si el carro estuviera en llamas, unas llamas amarillentas.

“Salimos corriendo, y al acercarnos ya al carro vimos que no eran llamas, era más bien una luz amarilla bien brillante, intensa y cegadora que iluminaba al carro, y la luz rebotaba sobre él y destellaba. Pero no se veía de dónde venía aquella luz, más bien salía del mismo carro hacia afuera.

“Mi amigo se asustó y dijo: ‘¡Eso son los OVNls, vamos a tirarnos al piso, escóndete!’

“Nos tiramos al suelo a esperar que aquello cesase, y poco después todo cesó de momento, pero fue como si la misma guagua hubiese absorbido aquella luminosidad de golpe. Eso fue lo que vimos.

“Entonces, cuando decidí ir hacia la guagua mi amigo me gritó: ‘No vayas, porque puede estar caliente todavía, o puede tener algo que nos haga daño’.

“Esperamos unos 10 minutos más, fuimos y la guagua estaba fria, y cuando la prendí, que le tiro el primer cambio, sin haberle puesto el pie en la gasolina, la guagua salió bien acelerada, bien ‘esmandá’, como se dice, y como el camino es en tierra y con muchos boquetes la apagué, porque se me iba a romper. Pero aun así, apagada, corrió un buen trecho.

“Esperé un poquito y al prenderla de nuevo hizo lo mismo y llegó hasta la curva de las antenas, y ahí volvió otra vez y bajó en velocidad, y cuando salimos del caño siguió funcionando bien.”

Hostigado por Agentes Federales

Al trascender lo que había visto Batista en la ciénaga recibió la visita en el lugar donde trabajaba en Arecibo de dos individuos misteriosos que le hostigaron y le ordenaron no hablar sobre lo que había visto.

“Como a los dos días de yo haber visto a los hombrecitos aquellos en el caño – nos dijo-, yo había ido a almorzar y cuando regresé, a eso de las 12:45 p.m. a mi trabajo en el municipio, había dos individuos de unos seis pies de alto y muy bien vestidos, con camisas blancas y azul de mangas largas y corbatas, y uno de ellos tenía unas gafas obscuras de esas Ray Ban.

“Uno era más blanco, y el otro más trigueño. Los dos tenían el pelo negro. Me abarcaron en la entrada y me preguntaron si yo era Batista, y les dije que sí. Se veía que eran profesionales, personas educadas.

“Uno de ellos me dijo: ‘Mira, a nosotros nos interesa lo de los OVNIs, y venimos a investigar qué fue lo que te sucedió en el Caño Tiburones’.

“Le dije: ‘Está bien, pero esperen a que ponche mi tarjeta de empleado y vengo y hablo con ustedes’.

“Fui y ponché mi tarjeta y ya con permiso de mi patrono salimos y nos sentamos cerca, en la plaza de recreo de Arecibo.

“Empezaron a hacerme muchas preguntas y a cuestionarme sobre lo que había pasado, hasta que les pregunté quiénes eran ellos y les pedí que se identificasen, porque su actitud era ya una rara, hostigante, y diría que hasta un poco hostil, y ahí ellos cambiaron el tono y me contestaron agresivamente que no se iban a identificar y que no iban a contestarme nada, que las preguntas las hacían ellos y yo estaba allí para contestar las suyas, y no para preguntar nada.

“Ahí me di cuenta de que no eran lo que parecían ser, y posiblemente eran agentes del gobierno, federales.

“Fue como cuando los agentes están llevando a cabo un interrogatorio, que ellos dirigen la conversación y no permiten que la persona interrogada opine o se desvíe…pues algo así, como un interrogatorio programado. Y todo el tiempo amedrentándome para que yo no hablase de lo que vi en el caño.

“Eso me molestó, su actitud, porque estaban cuestionándome lo que había visto. Me decían que no debía hablar de lo que había visto en el Caño Tiburones porque la gente iba a decir que yo estaba loco, que mantuviese callada la información.

“Por un lado me decían que yo no había visto nada de eso, y por otro me decían que querían que los llevase al sitio donde pasó todo y me decían que no hablase con nadie del incidente ni de aquellas criaturas.

“Me insistieron en que querían que fuese con ellos al caño y les dije que sí, pero que tenía que ser cuando saliese de mi trabajo a las cuatro de la tarde. Dijeron que estaba bien, pero al salir a las cuatro no estaban allí, y jamás volvieron.”

¿Por qué insistían los agentes en que Bautista no divulgase lo que sucedía en la ciénaga Tiburones?

¿Qué conocían sobre lo que sucedía en el área?

¿Por qué atemorizaban al testigo?

¿Y por qué ocurrió el encuentro en otro sector donde la Fundación Nacional de Ciencias de los EE.UU. tenía un complejo de antenas para experimentar con la ionósfera terrestre, proyecto que era supervisado precisamente por personal del Radio Observatorio, lugar donde también se habían producido eventos parecidos?

Además, debe señalarse aquí que el tipo de seres vistos por el señor Batista en la ciénaga Tiburones es similar al visto por la señora Carmen Cortés en el sector Punta Palmas del municipio de Barceloneta, muy cercano al Caño Tiburones.

Durante una investigación que habíamos hecho de un encuentro con EBEs y una nave discoidal en el sector Punta Palmas, la Sra. Cortés nos reveló que en dos ocasiones se había encontrado con unos “…hombrecitos raros, pálidos, de unos tres pies de alto, con ojos saltones de coloráos”, en el traspatio de su residencia, y que éstos siempre corrían hacia un manglar aledaño que se une al Caño Tiburones, y se zambullían en el agua, desapareciendo.

“Es como si respirasen bajo el agua -dijo la dama-, porque se tiran al agua y no vuelven a salir”.

Esta mención por la Sra. Cortés de los alegados hombrecillos de ojos rojos que había visto corroboraba lo dicho por el testigo Batista en forma independiente.

Claramente, si somos objetivos y analizamos todo lo expuesto, podemos decir que toda esta casuística no es por mera coincidencia, que algo muy importante sucede
en la zona, y que, como hemos visto en otras situaciones parecidas, las autoridades están muy al tanto de lo que ocurre.

 

 

 

 

La Operación Cortina: ¿Ejercicios Militares con Seres Alienígenas?

La Operación Cortina: ¿Ejercicios Militares con Seres Alienígenas?



Por Jorge Martín – Periodista e investigador OVNI (Puerto Rico)
C. Jorge Martín – Todos los derechos reservados.
Correo electrónico: jorgemartin87@yahoo.com
Teléfono: (787) 758-0692.

Como dijimos en un artículo anterior, gran número de puertorriqueños han servido en las fuerzas armadas de los EE.UU., lo que ha permitido que muchos de ellos hayan tenido contacto con el asunto OVNI durante su servicio, y varios de ellos nos han comunicado sus experiencias a ese respecto.

Les ofrecemos a continuación el sorprendente testimonio de uno de estos oficiales militares, que parece indicar que las Fuerzas Armadas de los EE.UU. no sólo podrían estar en contacto con una nación extraterrestre, sino también que podrían ser aliados, hasta cierto grado, a nivel militar.

¿Que eso es increíble? Sigan leyendo, y formen su propia opinión al respecto.

En 1994 hicimos contacto con un oficial militar puertorriqueño miembro una unidad de Fuerzas Especiales de la Guardia Nacional de Puerto Rico, que nos relató algo verdaderamente sorprendente.

El oficial, a cambio de mantener su identidad en el anonimato, nos dio detalles de una situación importante que se había producido en el año 1992.

Pidió que no grabásemos su voz, ni tomásemos fotos, que solamente tomásemos notas de lo que iba a relatarnos, por obvias razones de seguridad personal para él.

Así lo acordamos, y después de haber verificado sus credenciales personales y militares a nuestra entera satisfacción, procedimos a escuchar su relato, tomando notas detalladas de la misma.

Comenzó, no sin mostrar algunos gestos de preocupación, a relatarnos lo ocurrido.

“Hay ciertos detalles -dijo- que no podré darle, pero voy a decirle todo lo que pueda sobre lo que pasó. Es algo que todavía tiene a un montón de gente muy preocupada.

“Mire -indicó- en la Guardia Nacional de Puerto Rico hay algunos grupos élite que hemos recibido entrenamiento de las Fuerzas Especiales, y en ocasiones los miembros de esas fuerzas participamos en ejercicios especiales conjuntos tanto aquí en la isla de Puerto Rico, como también en los Estados Unidos y en otros países.

“En 1992 se llevaron a cabo unos ejercicios militares en la base militar de Fort Chaffee, en el Estado de Arkansas, EE.UU., durante el período comprendido entre abril 17 y mayo 5 de ese mismo año.

“Un contingente de soldados puertorriqueños pertenecientes a los Servicios Especiales en el Campamento Santiago, en Salinas, Puerto Rico, fuimos enviados a participar en los ejercicios y maniobras en Fort Chaffee.

“Inicialmente fuimos llevados a la Séptima Sede del grupo de Servicios Especiales en Fort Bragg, Carolina del Norte (fuerzas especiales aerotransportadas), y de allí fuimos trasladados a Fort Chaffee, Arkansas.

“A los ejercicios se les dio el nombre de OPERACION CORTINA, y eran ejercicios realizados por fuerzas conjuntas de diferentes países de América del Norte y del Sur, entre ellas tropas de Venezuela, de Ecuador, de EE.UU. y de Puerto Rico.”

En este punto, el oficial dudó un momento y luego, después de un silencio, con un gesto serio, continuó: “Mire, Martín, sé que lo que voy a decir ahora es difícil de creer, pero yo le aseguro que estos fueron los hechos. No estoy inventando nada, ni escondo nada. Esta es la forma en que todo ocurrió “.

Y continuó: “Como parte del ejercicio, todos los contingentes, por separado, fuimos llevados a la parte trasera de la base Fort Chaffee, a una zona cercana a un terreno pantanoso, y una vez que estábamos allí el ejercicio de cada contingente por separado de cada país consistía en tratar de impedir que un ‘enemigo’ volase un puente ficticio. La zona era muy difícil y oscura, y también muy húmeda.

“Las fuerzas de cada país participaron en el ejercicio, pero nadie logró impedir que volasen el puente. Ni los venezolanos, ni los americanos, ni los ecuatorianos, todos los cuales habían tenido su turno, no habían tenido éxito en prevenirlo.

“Sin que nadie pudiese explicar por qué, el ‘enemigo’ siempre se infiltraba en la zona que se estaba protegiendo, y lograba volar el puente.

“Y tengo que decir que todos los hombres, de los diferentes países, eran lo mejor, la crema de las tropas de cada país. Pero de todos modos, el ‘enemigo’ se había infiltrado y los había engañado. Nadie entendía cómo había sido posible, pero el ‘enemigo’ lo había hecho.

“Bueno, nos llegó el turno a las Fuerzas puertorriqueñas para detener la voladura del puente.

“Fuimos llevados al área pantanosa, era de noche, y automáticamente tomamos nuestras posiciones para esperar a que llegase el ‘enemigo’. Había una sensación de que iba a venir después de la medianoche. Y así sucedió.

“A eso de las 12:30 a.m. se escuchó un ruido extraño en la distancia, como un zumbido potente combinado con algo como el ruido del motor de un helicóptero grande, y consideramos que el ‘enemigo’ había sido traído en helicóptero y dejado lejos, al otro lado de los pantanos. Así que los efectivos comenzamos a prepararnos para detenerle. Solamente sería cuestión de menos de una hora para que llegase.

“Bueno, pasó bastante tiempo y todo el mundo estaba alerta a cada señal, a cualquier sonido, a cualquier olor, cualquier cosa que pudiese revelarnos a los intrusos.

“Debo decir que entre las instrucciones ofrecidas en relación con el ejercicios por el Alto Mando se nos había ordenado enfáticamente que nadie, repito nadie, podía hacer uso de los lentes de visión nocturna (infrarrojos) que teníamos, que eso estaba terminantemente prohibido.

“Ahora bien, el hecho fue que entre los que participamos en el ejercicio había un sargento estadounidense de Nueva Jersey, y él y uno de los oficiales puertorriqueños eran amigos cercanos.

“El americano estaba allí como Supervisor, para ver cómo los puertorriqueños hacíamos nuestro trabajo, y el oficial puertorriqueño estaba al mando del destacamento puertorriqueño.

“Poco después el oficial puertorriqueño escuchó ruidos proviniendo del pantano, dio el alerta e inmediatamente todos nos concentramos en tratar de identificar dónde se encontraba el ‘enemigo’, pero fue en vano, no lo podíamos localizar.

“Sonidos extraños continuaban llegando desde el pantano, y luego se sintió un poderoso olor a fango. Era obvio que el ‘enemigo’ ya había salido del pantano, y de algún modo totalmente inexplicable para nosotros había logrado llegar hasta a nuestra posición sin ser visto o detectado en cualquier forma por nosotros.

“El poderoso hedor del fango del pantano -continuó diciendo el oficial- indicaba que alguien había venido a través de él. Pero; ¿cómo era posible que no le hubiésemos detectado antes?

“Nuestro grupo de Fuerzas Especiales Puertorriqueñas estaba entre los mejores. Habíamos participado en muchos ejercicios anteriores, y demostramos ser altamente experimentados y competentes. Sin embargo, no habíamos logrado detectar al ‘enemigo’, que estaba ya muy cerca de nosotros , y no había duda de que se preparaba a volar el puente una vez más.

“No entendiendo lo que estaba sucediendo, el oficial puertorriqueño al mando pidió al sargento estadounidense que le prestase sus lentes de visión nocturna infrarrojos. El americano dudó hacerlo inicialmente, pero le entregó los lentes.

“Usando los lentes, el oficial puertorriqueño barrió toda la zona con su vista y, para su inmenso asombro, descubrió que muy cerca de su posición había varias figuras pequeñas que se arrastran por el suelo, pero que eran totalmente invisibles a la vista normal. ¡MARTIN, ERAN INVISIBLES AL OJO HUMANO!

“El estadounidense hizo una pausa, se quedó pensativo por un momento, y entonces dijo: ‘¿Ya ves? Eso era todo. Sin los lentes infrarrojos no podías verlos! ‘

“No pudiendo creer lo que veía, el oficial puertorriqueño le entregó los lentes al estadounidense, y entonces él y los demás oficiales a cargo del grupo pudieron observar con ellos a aquellas figuras pequeñas.”

Según el confidente, al momento informaron por la radio lo que habían descubierto, y en el otro lado se produjo un largo silencio que duró varios minutos. Entonces llegó una orden de la Dirección General de continuar con el ejercicio y reportar, paso a paso, todo lo que iba aconteciendo con las ‘figuritas’.

“Mire, Martín -continuó explicándonos el oficial-, yo también pude verlos, y aquellas figuras se veían como unos hombres pequeños de unos 4 pies de estatura como máximo, con unos cuerpecitos delgados como los de niños de seis o siete años de edad. Parecían ser todo blancos, blancos de pies a cabeza. Al menos así se veían a través de los lentes infrarrojos.

“Tres de aquellos pequeñines estaban muy cerca de nosotros, arrastrándose por el suelo, hasta quedar a unos 4 o 5 pies de distancia. Y cerca de allí, un poquito más allá, había otro de ellos sentado sobre el tronco de árbol, que parecía estar supervisando todo.

“Había alrededor de una docena más de ellos muy cerca. Y lo más extraño de todo, Martín, era que en sus cabezas parecían tener unos enormes cascos blancos también, y en sus ojos tenían unas grandes cosas negras, como lentes oscuros “.

“Mire Martin, sé que a veces, como en Vietnam, se utilizaron personas de baja estatura para trabajos especiales, como la exploración de los sistemas de túneles subterráneos que usaba el Viet Cong, pero aquellos individuos pequeños en Fort Chaffee… ¡es increíble!, pero tengo que decírselo… AQUELLOS ‘CASCOS’, como pensábamos, NO ERAN CASCOS, ERAN SUS CABEZAS, SUS CRANEOS. YO PERSONALMENTE LOS VI CON LOS LENTES INFRARROJOS, Y NO ERAN SERES HUMANOS (ver ilustración incluida).

“Sus cabezas tenían forma de huevos, eran grandes y sin pelo, eran calvos. Y sus ojos eran grandes y negros, al parecer sin pupilas. Esas partes negras no eran lentes, ERAN SUS PROPIOS OJOS.

“No podía verles boca o la nariz. Bueno, en cuanto a la nariz pienso que pude haber visto unos agujeritos muy pequeños. Pero si tenían bocas no pude vérselas.

“Otra cosa que notamos fue que en sus manos sólo tenían cuatro dedos. ESE ES MI RECUERDO CLARO, SOLAMENTE CUATRO DEDOS.

“LOS QUE PARECÍAN SER SUS LÍDERES tenían algo similar a unos chalecos o chaquetitas cortas negras, sin mangas, que se extendían hasta la mitad de sus pechos.”

“Continuamos informando todo por radio, y parecían estar interesados en todo lo que decíamos sobre aquellos pequeños seres y lo que pasaba.

“Para hacer más corta la historia, le diré que los puertorriqueños fuimos los únicos que logramos evitar que el puente fuese volado, y fuimos felicitados por ello.

“Por cierto, los seres pequeños aquellos fueron recogidos más tarde por un helicóptero grande del Ejército, y se los llevaron de allí.

“¿Usted sabe algo? En mi opinión simplemente nos usaron a todos. Y aunque admito que parece increíble, a base de todo lo que pasó allí tengo que decir que parece ser que las Fuerzas Armadas de los Estados Unidos pueden estar en contacto con seres no humanos, y en aquél ejercicio los no humanos parecían estar mostrándole a las fuerzas armadas sus grandes capacidades tecnológicas y psíquicas.

“De hecho, después de que todo terminó los oficiales de la Base Fort Chaffee y los oficiales encargados de la OPERACIÓN CORTINA nos reunieron y nos ordenaron no hablar de lo que había ocurrido y de lo que habíamos visto aquella noche, que todo era MUY SECRETO, y el sargento estadounidense que le prestó los lentes infrarrojos a los soldados de Puerto Rico fue objeto de una reprimenda muy fuerte, y fue enviado de regreso a Nueva Jersey.

“Los nombres de los oficiales al mando de la Operación Cortina fueron los siguientes:

1. Coronel y Comandante del Grupo de Fuerzas Especiales JAMES G. POLEA.

2. HARLEY C. DAVIS, BG, EE.UU., DCG, EE.UU.-SOC.

Preguntamos al oficial por qué quiso hablar con nosotros sobre el incidente, y respondió: “Porque lo que vimos creó un gran impacto en todos nosotros. Aquellos no eran seres humanos. Eran como las pequeñas criaturas esas sobre las que uno escucha tanto y ve en los programas de televisión, y ESTABAN CON NUESTRAS FUERZAS ARMADAS.

“Es evidente que las capacidades que poseen son increíbles. Básicamente, eran invisibles. ¿Y sabe?, todo este asunto, lo que está pasando, me preocupa mucho porque uno se pregunta quiénes son esos seres y qué están haciendo aquí, con nuestras fuerzas armadas. ¿Estarán también con las fuerzas armadas de otros países?

“Mire Martín, estamos viendo cosas que son muy, muy preocupantes. Cosas para las que nadie da explicaciones. Es por eso que necesitaba hablar con usted.

“Tal vez, si estas cosas se hacen públicas otras saldrán a la luz, y el pueblo comenzará a discutir lo que está pasando, y nos dirán a qué nos estamos exponiendo con todo esto.”

Comentarios Finales

Si lo que este oficial puertorriqueño nos dijo es correcto, el asunto tiene implicaciones muy profundas para todos nosotros como especie planetaria.

PERO TAMBIÉN PODRÍA SER DESINFORMACIÓN, y por esa misma razón quisimos obtener verificación de los hechos descritos a través de otros oficiales de la Guardia Nacional de Puerto Rico que han colaborado con nosotros en el pasado, y sí, nos corroboraron lo dicho por nuestro informante.

Además, pudimos ver también copias de los certificados emitidos a los militares puertorriqueños que participaron en la OPERACION CORTINA entre el 17 de abril y el 5 de mayo de 1992, y pudimos confirmar en ellos los nombres de los oficiales de EE.UU. que estaban a cargo del ejercicio.

Finalmente, sólo podemos decir que de ser cierto todo lo aquí expuesto, algo muy extraño, pero con poderosas implicaciones para todos nosotros está sucediendo.

Finalmente, pedimos a cualquier miembro de las Fuerzas Especiales de la Guardia Nacional de Puerto Rico y de los contingentes de fuerzas especiales de EE.UU., Venezuela y Ecuador que participaron en el mencionado ejercicio en 1992, a que se comuniquen con nosotros e informen cualquier dato que conozcan sobre lo aquí expuesto. Pueden hacerlo a través de nuestro teléfono, de nuestro e-mail (mostrados al inicio de este artículo), o a través del inbox de esta página en Facebook.

Reservistas Tienen Encuentro con Ser Humanoide en la Vereda La Coca, en el Bosque de El Yunque

Jorge Martín Miranda
Reservistas Tienen Encuentro con Ser Humanoide en la
Vereda La Coca, en el Bosque de El Yunque

Por Jorge Martín Miranda
C. Jorge Martín

Este es otro caso inédito de encuentro con una rara criatura ocurrido en la zona del bosque de El Yunque en el verano del noventa y seis, el cual investigamos.

A continuación publicamos una transcripción de la conversación grabada que efectué con uno de los testigos del evento, un reservista del Ejército de los EE.UU. que había ido junto a otros jóvenes a la zona del bosque comprendida entre la vereda de la Cascada La Coca y el Rio Mameyes, monte abajo.

Para efectos de este artículo llamaremos al reservista con el pseudónimo de Wilfredo Fuentes, ya que nos pidió mantener su identidad en el anonimato.

Jorge Martín – Wilfredo; ¿Nos puedes dar una relación de lo ocurrido?

Wilfredo Fuentes – Bien. Somos un grupo al que nos gusta la aventura. Ibamos a acampar al bosque de El Yunque.
Esa zona nos llamaba la atención por el aura de misterio que ha adquirido por la gente que alegan se ha perdido allí, porque dizque pasan cosas extrañas, y bueno, por curiosidad decidimos ir.
Desde el año pasado hemos estado yendo para allá cada dos o tres meses, y nos quedábamos de un día para otro, sábado para domingo.
Caminábamos las veredas de noche, acampábamos por ahí, y al otro día temprano por la mañana recogíamos todo para salir. Hicimos eso por unos ocho o nueve meses.
Ya habíamos caminado las veredas del Monte Britton y de la zona alta de El Yunque, y decidimos caminar otras veredas que no habíamos explorado.

J.M.- ¿Hacia dónde se desplazaron entonces?

W.F.- Fuimos hacia el sector La Coca, bajando por la vereda que está frente a la cascada La Coca hacia abajo.
Ese dia yo había dejado que el grupo caminase adelante y me mantuve un poco atrás junto a un compañero, y después de una hora y media de caminar empezé a sentir a mi derecha, en el bosque, a alguien moviéndose entre los arbustos.
En esa zona es bien difícil caminar, y alguien estaba abriéndose camino entre los arbustos.
Pensé: “A lo mejor es uno de los muchachos que está subiendo por otro lado”, pero no le di mucho casco al asunto y caminé un poco más.
Pero seguía sintiendo aquél movimiento, que iba paralelo al mío, lo único que por la montaña, por el bosque, la maleza.
Pensé que eran los demás haciéndome una broma.
Mi compañero y yo nos detuvimos y aquello, fuese lo que fuese, se detuvo también. Estaba claro que lo que fuese nos estaba acechando.
Grité: ‘Muchachos; ¿qué pasó?’, pensando que tal vez eran los otros compañeros, pero nadie contestó.
Me quité mi haversack (mochila) y empezé a subir por el lado de donde venían los ruidos. Caminé unos 25 a 30 pies hacia atrás por la vereda y subí por un lado con la idea de rodear y tomar por sorpresa al que fuese.
Pero de momento se escuchó que lo que fuese aquello se movió bien rápido por la maleza, como una bala, como huyendo de mí. Intenté verlo, pero era demasiado rápido, y no pude.

J.M.- ¿Sentías pasos de algo que corría en cuatro patas, o sobre dos piernas? ¿Cuál fue tu percepción?

W.F.- Fíjese, el movimiento de aquello era extremadamente rápido, y corría por entre aquella maleza y los árboles con una facilidad increíble, y yo me tropezaba todo el tiempo. Pero era como alguien corriendo sobre dos pies.

J.M.- Bien; ¿qué ocurrió entonces?

W.F.- Me dije: ‘Esto se está poniendo peligroso. Aquí pasa algo raro’.
Regresé con el compañero y bajamos. Empezamos a caminar rápido, porque la caminata iba a ser bien larga y yo quería que la luz del día nos durase lo suficiente.
Cuando llegamos abajo encontramos a Jesús (apellido retenido a petición suya), que era el otro compañero líder, también militar, que iba al frente del grupo, que nos estaba esperando, y dijo: “¿Por qué se aguantaron?”.
Contesté: “Bueno, porque ustedes estaban escondidos allá arriba, haciéndonos bromas”. Pero no habían sido ellos, y al darme cuenta de eso me preocupé.

J.M.- O.K. ¿Qué sucedió entonces?

W.F.- Le conté a él lo que había pasado, y como se dice que en el bosque hay militares escondidos pensamos que tal vez alguien nos estaba vigilando y cuando vio que nosotros nos estábamos acercando huyó.
Llegamos al área donde termina la vereda La Coca, hacia abajo, donde está el río, que si te desvías hacia la derecha vas a dar a la zona de la cascada La Mina, y el mapa que teníamos indicaba que la vereda seguía, pero no se veía. Desde ese punto nosotros continuamos la vereda usando la brújula, etc., pero yendo hacia la izquierda.
Seguimos río arriba y empezamos a movernos hasta llegar a un punto en el bosque en el que había unas estacas clavadas en el suelo.
Desde el punto de aquellas estacas subimos como una hora y 15 minutos, por entre los árboles, el bosque.
El terreno era bien boscoso, con muchos riscos subiendo, y escabroso. Era agotador subir por allí, pero nosotros dos, siendo ya militares entrenados, podíamos hacerlo.
En un momento dado me detuve con dos o tres de los muchachos, que estaban cansados, y de momento escuchamos que nos gritaban: “¡Corran! ¡Vengan!” , y pensamos que había pasado algo y fuimos a ver.
Llegamos a una zona y todos ellos estaban parados en grupo.
Jesús estaba muy nervioso, y los otros compañeros, muy agitados, nos dijeron: “¿Ven esa piedra?”. Se referían a una piedra bien grande que hay allí, que tiene un lado “flat”, liso y plano que parece una pared. Hacia esa piedra señalaban.
Esa piedra, en el lado de la pared tiene un boquete, y frente a ese boquete, como está en el mismo río, el boquete tiene agua en la entrada y frente a él hay unas cuantas piedras más pequeñas.
Pregunté que había pasado, y él, muy nervioso, dijo: “Encima de esas piedras vi a alguien como si fuera un nene desnudo, porque no le vi ropa. Estaba sentado o eñangotado ahí encima, mirando hacia el agua.”
Dijo que era una figura rara, pequeña y pálida, como grisácea.
Cuando la vieron su reacción fue llamar a los demás que venían detrás, se formó un alboroto para sacar la cámara, y la figura aquella les miró de golpe y así mismo, en un santiamén, se movió y desapareció. Buscaron por el área, pero no la volvieron a ver.
Para ellos debió haberse metido por el boquete aquél, porque las piedras estaban junto a aquella entrada, el hueco.
De haber corrido para el otro lado del río nosotros nos hubiéramos percatado, y si corría en sentido contrario hubiera pasado frente a ellos.

J.M.- ¿Qué hora sería cuando vieron a la criaturita?

W.F.- Yo diría que entre las 3:00 y 4:00 de la tarde.

J.M.- ¿Qué pasó entonces?

W.F.- Subimos y pasamos la noche más arriba. Al otro día recogimos todo temprano, a eso de las 6:00 de la mañana, y nos fuimos.

J.M.- Antes de comenzar esta entrevista me dijiste que ocurrió algo que les preocupó. ¿Qué fue?

W.F.- Sí, unas dos semanas y media después del viaje, a Jesús le llegó una carta a su casa sin remitente. La carta era en inglés, y en ella le decían que sabían quiénes éramos, y que como veterano que es (él, Jesús), él sabía que algunas cosas del gobierno debían mantenerse secretas por cuestiones de seguridad nacional, y que entrar el área a la que habíamos entrado ponía en peligro su vida y la de sus compañeros, que desistiese de hacerlo y no volviese a entrar a áreas restringidas.

J.M.- ¿Habían entrado ustedes a una zona restringida?

W.F. – No, y por eso él estaba bien molesto por aquella carta, porque en ningún momento habíamos entrado a áreas restringidas, ya que siempre nos mantuvimos dentro de las veredas o cerca de ellas, y aquello era como una amenaza.
La vereda está marcada en el mapa como una vereda oficial, y no tenía nada que dijese “Prohibido el paso”.
La carta nos preocupó un poco, pero se notaba que quien fuese que la escribió no era americano, porque había errores en la ortografía.
Yo dije: “¿Será alguien haciéndonos una broma?”, pero Jesús dijo: “Pero el asunto es que la dirección es la mía, pero la del trabajo, porque desde que me mudé todavía no le he dado a nadie esta dirección (la de su casa)”.

J.M.- ¿Ocurrió algo más?, pregunté al joven.

W.F.- Sí, unos tres o cuatro días después mi papá llegó del trabajo mirándome como preocupado y molesto, y me dijo: “Tengo que hablar contigo”. Tenía una carta en la mano, y al yo ver que no tenía remitente me dije: “Aquí fue, me llegó otra carta de esas”.
Me habló bien fuerte, y bien preocupado: “¿Tú sabes a dónde me llegó esto a mí? Me llegó a mi P.O. Box del trabajo”.
Mi papá es cartero. Me impresioné, porque sé que él tiene un P.O.Box, pero no sabía la dirección.
La carta, en vez de decir “…como veterano que usted es”, que fue lo que le dijeron a Jesús, decía “…como activo que usted es”, y eso me preocupó, porque yo todavía soy miembro de la reserva del Ejército.
Mi papá siguió diciéndome: “Tú sabes que yo trabajo con el gobierno federal, no me vayas a meter en problemas a mí.
“Y recuerda que el gobierno, si quiere callar o desaparecer a alguien lo desaparece y punto, y tú estás poniéndonos en peligro a nosotros con tus cosas”.
Aquello me molestó mucho.
Investigamos, pero no conseguimos ninguna información sobre quién pudo enviar las cartas.
Jesús llevó su carta a un amigo suyo que trabaja con el F.B.I. , pero su amigo no lo quiso ayudar, y rechazó investigar la cosa

J.M.- ¿Por qué piensan ustedes que esas cartas les llegaron solamente a ustedes dos?

W.F.- Bueno, porque nosotros dos éramos los líderes del grupo, y ambos teníamos nexos con lo militar, Jesús es veterano, sirvió en las Fuerzas Armadas, y sabían que yo estoy en la reserva. Pero eso implica que alguien nos estaba vigilando en el bosque, y que deben habernos fotografiado e identificado.

J.M.- Tu papá; ¿te dijo algo más?

W.F.- El estaba preocupado. Cuando se enteró que nosotros estábamos yendo a El Yunque y que teníamos que estar pendientes a que no nos viesen los guardias forestales y nos fueran a sacar del área dijo: “Ustedes se estén metiendo en algo prohibido, que no los vayan a arrestar, porque va a haber problemas”.
El siempre ha pensado que hay algo nebuloso allá arriba en el Yunque.

J.M.- Y tú; ¿ qué piensas ahora de todo?

W.F.- Bueno, da la casualidad que esa ocasión fue la única en la que nos pasó algo raro, y los muchachos vieron a aquella criatura, y entonces recibimos esas cartas. Es la única conexión que encuentro.
Después de eso no hemos vuelto a El Yunque, estamos dejando que la cosa se enfríe. Y mi papá no quiere ni que le mencione El Yunque.
No quiere que vaya para allá arriba, y como vivo en su casa no quiero darle más dolores de cabeza.

English Version:
Jorge Martin Miranda
Reservists have Ser Humanoid Encounter in
Vereda La Coca, in the Forest of El Yunque

By Jorge Martin Miranda
Jorge C. Martin

This is another unique case with a rare creature encounter occurred in the El Yunque Forest in the summer of ninety-six, which investigated.

The following is a transcript of the recorded conversation that I carried out with one of the witnesses to the event, an Army reservist from the USA I had gone with other young people to the forest area between the village of La Coca Falls and in Q, monte below.

For purposes of this article we will call the reservist with the pseudonym Wilfredo Fuentes, since you asked us to keep his identity anonymous.

Jorge Martin – Wilfredo; Can you give an account of what happened?

Wilfredo Fuentes – Well. We are a group we like adventure. We were going to camp at the forest of El Yunque.
This area attracted our attention by the aura of mystery that has acquired by people who claim to have lost there because supposedly strange things happen, and well, out of curiosity decided to go.
Since last year we have been going over there every two or three months, and stayed an overnight Saturday to Sunday.
We walked the paths of night, we camped out there, and the next day early morning we gathered around to exit. We did that for about eight or nine months.
We had already walked the trails of Mount Britton and uptown El Yunque, and decided to walk other paths that we had not explored.

Where J.M.- were then moved?

WF- went to the La Coca, down the path that is in front of La Coca Falls Down.
That day I had left the group would walk ahead and I kept a little back with a buddy, and after half an hour of walking I started to feel my right, in the woods, someone moving in the bushes.
In that area is very difficult to walk, and someone was pushing through the bushes.
I thought, “Maybe it’s one of the guys who is up on the other side”, but did not give the matter much helmet and walked some more.
But one still felt movement, which was parallel to mine, all the mountains, the woods, the undergrowth.
I thought they were making me a joke the other.
My partner and I stopped and that, whatever it was, I stopped too. It was clear that whatever was stalking us.
I shouted, ‘Boys; What happened? ‘, Thinking that maybe it was the other fellow, but no one answered.
I took off my haversack (backpack) and started to climb up the side from which the noise came. I walked about 25 to 30 feet back from the sidewalk and hopped on one side with the idea to surround and take by surprise it was.
But when he heard that whatever it was moved very quickly through the brush, like a bullet, like running away from me. I tried to see him, but it was too fast, and could not.

JM steps Did you feel something running on all fours or on two legs? What was your perception?

WF Notice, that the movement was extremely fast, and ran down between this brush and trees with incredible ease, and I stumbled all the time. But it was like someone running on two feet.

Well J.M.-; What happened then?

WF I said, ‘This is getting dangerous. Here’s something wrong ‘.
I returned with the partner and down. We started walking fast, because the walk was going to be rather long and I wanted daylight lasted us enough.
When we got down we find Jesus (name withheld on request), who was leading the other partner, also a soldier, who was leading the group, which was waiting, and said, “Why do they endured?”.
I said, “Well, because you were hiding up there, making jokes.” But they were not, and when I realized that I cared.

J.M.- O.K. What happened then?

WF I told him what had happened, and as stated in the woods no hidden military thought maybe someone was watching us and saw that we were approaching fled.
We arrived at the area where the sidewalk ends Coca, down to where the river is, that if you deviate to the right going to give the area of the La Mina waterfall, and the map we had indicated that the sidewalk was, but not it looked. From there we continue the path using the compass, etc., but going to the left.
We continue upstream and started to move up to a point in the woods where there were some stakes driven into the ground.
From the point of those stakes got an hour and 15 minutes, through the trees, the woods.
The land was well wooded, with many climbing cliffs and rugged. It was exhausting climb up there but us two, being trained as soldiers, we could do it.
At one point I stopped two or three of the boys, who were tired, and when we heard shouting: “Run!Come! “And thought something was wrong and went to see.
We came to an area and they were standing in a group.
Jesus was very nervous, and other colleagues, very agitated, told us: “See that rock?”. Concerned a great stone that is there, that has a “flat” side smooth and flat that looks like a wall. By pointing the stone.
That stone, on the side of the wall has a gap and address this gap, as it is in the same river, the gap has water at the entrance and in front of it there are a few smaller stones.
I asked what had happened, and he was very nervous, said: “On top of those stones I saw someone like a naked baby, because I saw her clothes. He sat there eñangotado or above, facing the water. ”
He said it was a rare, small, pale figure as gray.
On seeing her reaction was to call others who came after, a riot was formed to take the camera, and that figure suddenly looked at them and likewise, in a heartbeat, moved and disappeared. They searched the area but not seen again.
For them, the gap should have gotten one, because the stones were next to that entry, the gap.
Having run to the other side of the river we had noticed us, and if he ran in the opposite direction would have passed before them.

JM What time was it when they saw the creature?

WF I would say between 3:00 and 4:00 pm.

J.M.- What happened then?

W.F.- We went and spent the night above. The next day we picked up all early, around 6:00 am, and left.

JM Before this interview you told me that something happened that worried them. What was it?

WF- Yes, about two and a half weeks after the trip, Jesus came a letter home with no return address. The letter was in English, and said that she knew who we were, and as a veteran who is (he, Jesus), he knew that some things the government should be kept secret for reasons of national security, and to enter the area which had entered endangered his life and that of his companions, to desist from doing so and not return to enter restricted areas.

JM Had you guys entered a restricted area?

W. F. – No, and so he was rather annoyed by that letter, because at no time we had entered restricted areas, as we have always maintained sidewalks within or near them, and that was a threat.
The trail is marked on the map as an official trail, and had nothing to say “No Trespassing”.
The letter concerned us a little, but you could tell who was who wrote it was not American, because there were errors in spelling.
I said, “Will someone making a joke?” But Jesus said, “But the point is that the address is mine, but labor, because since I moved I have not yet given anyone this direction (the your home). ”

Did anything else occur J.M.- ?, I asked the young man.

WF- Yes, about three or four days later my dad came home from work looking as worried and upset, and said: “I have to talk to you.” He had a letter in his hand, and I did not have sender I said, “Here it was, I got another letter from that.”
He talked very strong, and very concerned, “Do you know where I got this to me? I came to my P.O. Box of work. ”
My dad is a postman. I was impressed, because I know he has a PO Box, but did not know the address.
The letter, instead of saying “… as a veteran you are,” which is what they said to Jesus, saying “… as active you are,” and that worried me, because I am still a member of Army Reserve.
My dad kept telling me, “You know I work with the federal government, I do not go into trouble to me.
“And remember that the government wants to silence or disappear if someone disappears and the point, and you are putting us in danger with your things.”
That bothered me a lot.
Investigated, but did not get any information about who was sending the letters.
Jesus took his letter to a friend who works with the FBI But his friend did not want to help, and refused to investigate the thing

JM Why do you think that these letters reached them only two of you?

WF Good, because we were both leaders of the group, and both had ties to the military, Jesus is veteran, served in the Armed Forces, and know that I am in the reserve. But that implies that someone was watching us in the forest, and They must have photographed and identified.

J.M.- Your dad; Did he say anything else?

W.F.- He was worried. When she learned that we were going to El Yunque and we had to be aware that we did not see the forest guards and we were to take the area said: “You will be getting into something forbidden, who do not go to arrest because there will be problems. ”
He has always thought that there is something up there in the hazy Yunque.

And you J.M.-; Now what do you think of it?

WF- Well, it just so happens that this was the only occasion on which we spent something strange, and the boys saw the creature, and then receive those letters. It is the only connection I can find.
After that we have not been back to El Yunque, we’re letting the thing cool. And my dad does not want you mention El Yunque.
He does not want to go up there, and as I live at home do not want to give you more headaches.

¿EBEs, ‘Albinos’ y Militares en la Sierra Bermeja de Cabo Rojo/Lajas?


Por Jorge Martín – C. 1992.
Prohibida la reproducción.

Foto de Jorge Martín Miranda.

Foto de Jorge Martín Miranda.

Foto de Jorge Martín Miranda.

Foto de Jorge Martín Miranda.

Amigos, en este artículo examinamos datos que nuevamente nos hacen reflexionar sobre la posibilidad de que las autoridades militares estadounidenses en algún momento hayan hecho contacto con inteligencias alienígenas en nuestro país, Puerto Rico. Reproducimos este artículo de nuestra revista ENIGMAS del Milenio. El mismo fue también publicado en nuestro libro “Vieques: Polígono de Tiro y Bombardeo del Tercer Tipo”.

¿EBEs, ‘Albinos’ y Militares en la Sierra Bermeja de Cabo Rojo/Lajas?

Conocimos al Sr. Diego Segarra en el año 1987, luego de la misteriosa explosión y el ‘terremoto’ que fueron sentidos en la región suroeste de Puerto Rico, mientras investigábamos el alegado sismo y una intensa oleada de casos de avista-mientos de objetos volantes no identificados que se produjo tras ello en la zona.
Hicimos contacto con él durante la investigación que efectuábamos por la región durante los meses de junio, julio y agosto de ese año, en la residencia del Señor Ramón Zapata, en el sector Boquerón del municipio de Cabo Rojo.
Diego nos impresionó sobremanera por su manera muy articulada de hablar, su fluído vocabulario y su obvia inteligencia innata.
Decimos esto porque Diego no tenía estudios formales, era un humilde pescador del lugar, pero era una de esas personas que se dedican a ilustrarse a sí misrnas, un ávido lector e inquieto observador de todo lo que le rodeaba.
Era un claro ejemplo del individuo imbuído de la llamada sabiduría popular, un verdadero autodidacta que por razones desconocidas nunca hizo estudios superiores y se conformó con ganarse la vida como pescador y haciendo trabajos ocasionales como mecánico de automóviles o como obrero en construcciones.
Diego Segarra nos narró que años atrás, mientras acampaba junto a otras 16 personas en el sector de la Playa de Pájaros, en la isla de La Mona, el oeste de Puerto Rico, todos vieron emerger del mar a eso de la 1:30 de la mañana a un objeto discoidal muy luminoso que “…fácilmente tendría 1 kilómetro en circunferencia”.
El objeto, alegó, se acercó al campamento y se suspendió sobre el grupo. Lo describió como “…de forma ovalada, muy luminoso y con muchas luces de colores a todo su alrededor”.
Finalmente el formidable OVNI dio un veloz salto hacia arriba en forma vertical, y se perdió en el firmamento.
En nuestros archivos personales mantenemos numerosos informes de observaciones similares a la ofrecida por Segarra, que nos han sido dados por pescadores e incluso policías y vigilantes del Depto. de Recursos Naturales de Puerto Rico, así como también por muchos otros visitantes y acampadores que visitan la isla La Mona.
Pero las revelaciones de Diego Segarra continuaron fluyendo.
“Ahora bien – nos dijo -, el avistamiento que más me impactó después de ese de La Mona fue uno que tuve recientemente un poco más allá del área del Cayo Margarita (cayo localizado unas 15 millas al suroeste de Cabo Rojo y Lajas): “Ocurrió de día – indicó -, a eso de las diez de la mañana.
“Estaba pescando y de momento vi que un poco más allá de mi yola el agua burbujeaba y saltaba, y de momento salió del agua un objeto, un platillo volador, porque eso es lo que era.
“Salió del mar y se quedó suspendido en el aire a unos 60 pies de altura.
“Era redondo y fácilmente tendría unos 50 pies de diámetro.
“Tenía una cúpula en su parte superior, y por debajo tenía algo como una punta. Se parecía a un trompo.Era totalmente silencioso.Despues se sumergió y desapareció en las profundidades del mar.”
“Este tipo de objetos se ven con mayor frecuencia en la zona del Cayo Margarita, en el sector de la Pitahaya (zona en el litoral costero de Lajas / Cabo Rojo), en el sector de la isla de La Mona…y en el área de lo que aquí llamamos ‘La Pared’ o ‘El Beril’, bastante afuera, donde la plataforma submarina del sur de la isla cae a varios miles de pies de profundidad.”
Acto seguido Segarra hizo una serie de comentarios de gran importancia sobre los eventos en esa zona: “Mire Martín – nos dijo -, yo estaba recostado en mi casa cuando ocurrió el temblor y la explosión esa, y mi casa se estremeció.
“Mi nena, que estaba acostada en su cama, se cayó al suelo. Todo se estremeció, y la explosión sonó como si hubiesen explotado mil cajas de dinamita simultáneamente.
“Fue impresionante, sonó como si alguien hubiese explotado algo muy potente bajo la tierra en esta zona.
“No me pareció algo natural, como quieren hacernos creer.
“Además, después de eso muchas personas han visto objetos volantes no identificados, objetos sumergidos no identificados y seres extraños por toda la zona.”
Establecimos una buena amistad con Diego Segarra, y en ocasiones, al visitar la región oeste, él colaboraba con nuestras investigaciones.
A finales del año 1989, un año después del incidente de la desaparición de unos aviones jet de la Marina durante su encuentro con un gran triángulo volador, Segarra nos informó sobre una extraña situación que se estaba desarrollando mar afuera en la zona de ‘La Pared’ o ‘El Beril’, como también la llaman.
“Es la misma zona – dijo – donde vi al objeto con forma de trompo salir del mar y volver a entrar a este, que está unas cuantas millas más allá del Cayo Margarita. En ese lugar está ahora un portaaviones de la Marina de los EE.UU.,y hay mucha actividad en la zona, muchos aviones y helicópteros militares por el sector.
“Han restringido el área, que es una de las mejores áreas de pesca, y no permiten a los pescadores ir allí.
“Si tú vas aparecen barcos de la Guardia Costanera de los EE.UU. y te sacan de allí al momento. No permiten pescar. ¿Por qué?
“Algo están vigilando allí. Es el mismo punto donde vi al platillo aquél, al trompo,y es demasiada casualidad o coincidencia que estén allí mismo y que hayan restringido el acceso a esa zona.
“Todo esto viene ocurriendo desde la explosión y el temblor del ‘87, que empezaron a verse mucho los OVNIs aquí. Desde entonces hay una alta actividad de agentes federales y de militares por toda esta zona que antes no se veía.
“¿Y desde cuándo los federales se involucran tanto con lo que tiene que ver con un alegado temblor de tierra?
“No señor, aquí está pasando algo más que nos quieren ocultar”.
Pero Diego nos dijo algo más que llamó sobremanera nuestra atención: “Algo están haciendo, porque está el portaaviones, pero también tienen otros barcos, y está un barco bien grande con mucho equipo y grúas en su cubierta,un barco de investigaciones trabajando en algo.Están instalando unos tubos metálicos muy grandes en el agua que van hacia lo profundo del mar.
“Si uno le pregunta a los de la Guardia Costanera para qué son los tubos esos no contestan, o te dicen que es un sistema dizque para desalinizar el agua de mar y hacerla potable, pero se ve que no es para eso. Ellos están buscando algo en esa zona, pero no quieren que se sepa lo que pasa.”
“Martín – nos dijo -, estoy seguro de que es solo cuestión de tiempo el que surja alguna evidencia que destape lo que pasa aquí, y si me entero de algo te lo informaré.”
Durante el año 1992 visitamos a Diego con unos colegas investigadores de México y los EE.UU., para una entrevista, y a mitad de la misma se rehusó a continuar con ésta, indicando que había sido amenazado.
“Estas son las ironías de la vida – nos dijo -. Vivimos en un sistema alegadamente democrático, pero si uno se percata de unas cosas y se preocupa por lo que ocurre y quiere averiguar y comenta sobre lo que sucede con todo esto de los OVNIs enseguida aparece gente a decirle a uno que se calle y lo amenazan.
“Yo tengo un amigo – indicó – , que salió un domingo por la tarde a probar una cámara de video nueva que había comprado, y se internó por el sector Las Palmas y por los montes de la Sierra Bermeja, cerca del monte El Cayúl, y se puso a tomar video del paisaje.
“Serían las cuatro de la tarde y el día estaba soleado, y de pronto un destello arriba a su derecha llamó su atención.
“Miró en esa dirección y vio que el destello provenía de un platillo volador pequeño, metálico y plateado que reflejaba el sol, que estaba descendiendo.
“Me lo describió redondo, y dijo que tenía un eje alrededor, como el planeta Saturno.
“Cuando vio al aparato se escondió detrás de unos arbustos, y vio que aterrizó un poco más allá de donde él se encontraba. Pero a todo esto él continuaba tirando video con la cámara.”
Diego continuó con su increíble relato: “El platillo no tendría más de unos 25 a 30 pies de diámetro, salieron por debajo tres soportes y el aparato aterrizó.
“Después se abrió por debajo una puerta con escalones, y tocó el suelo. En su interior se veían equipos electrónicos.
“De momento salieron del objeto dos seres de unos cuatro pies de alto, delgados, con la piel gris pálida y con cabezas y ojos grandes que estaban vestidos con unos mamelucos enterizos grises.
“Salieron y miraron para todos los lados, cerciorándose de que no hubiese alguien que les pudiese ver. Al convencerse de que no había nadie entraron nuevamente al platillo.
“Pasaron unos momentos y salieron de nuevo, pero esta vez no estaban solos. Detrás de ellos salió un hombre de apariencia humana,alto, pero muy pálido.
“Según mi amigo parecía un albino humano alto y flaco. Tenía el pelo corto, rubio platinado, y sus ojos estaban cubiertos por unos lentes muy obscuros.
“Estaba vestido elegantemente, con un traje y pantalones negros, camisa blanca y corbata roja, con zapatos negros brillosos.
“El hombre miró también a todos lados y caminó en dirección a una vereda entre los montes donde lo esperaban dos soldados vestidos con ropa de camuflaje militar verde en un vehículo Jeep.
“El individuo se acomodó en el jeep y el vehículo partió con sus tres ocupantes por la vereda entre los montes.
“Mi a-migo no lo podía creer. Había visto todo esto y lo había filmado con su cámara de video.
“Los hombrecitos entraron de nuevo al platillo, que como una bala se elevó y se perdió en el cielo.Todo esto él lo filmó con su cámara.
“Cuando se aseguró de que nadie le veía mi amigo salió a toda carrera y fue a su casa a dejar el video. Después llegó hasta mi casa para decirme lo que tenía. Me explicó todo y lo convencí de que hiciera otras copias del video, para entre otras cosas darte una a ti de inmediato, para que lo pudieras hacer público.
“En eso quedamos. Eso fue el domingo, pero desgraciadamente él trabaja en una agencia federal de los EE.UU. en Mayaguez (ciudad más al norte, cercana a Cabo Rojo), y no pudo evitar, en su euforia, decirle a todo el mundo lo que tenía en el video, y que lo había visto en la Sierra Bermeja.
“Eso fue el lunes por la mañana. Cuando llegó a su casa a eso de las 4:30 de la tarde ya le estaban esperando.
“Un contingente de alegados agentes federales lo encerró en su casa junto a su familia y los interrogaron por horas,hostigándoles y amenazándoles.
“Se apoderaron del video, pero querían asegurarse de que no había hecho otras copias. El no había hecho aun las copias acordadas.
“Una vez se convencieron de que no había hecho más copias se dedicaron a averiguar quiénes, aparte de sus compañeros de trabajo, conocían de la existencia del video y de lo visto por él. Ante la presión psicológica a la que fue sometido reveló que yo sabía todo.
“Antes de irse le amenazaron, indicándole que si hablaba del asunto ‘algo malo’ podía pasarle a sus niños, a su familia, y entonces vinieron a mi casa.
“Me interrogaron por buen tiempo y me amenazaron. Me dijeron que si yo hablaba podría pasarle algo a mis nenes.También me dijeron que me podían fabricar un caso de drogas, acusarme de traficar drogas y meterme preso.
“Después de eso me paran a cada rato cuando voy caminando por la calle o la carretera, cuando menos lo espero, y me recuerdan que no hable de lo que sé.
“Aparentemente saben todo sobre mí y sobre mi familia. Me han dicho que recuerde que tengo un hijo preso en Nueva York por unos problemas que él se buscó allá, y que recuerde que en las prisiones los ‘accidentes’ ocurren fácilmente y que cualquiera puede acabar muerto sin que se sepa nunca qué pasó.
“También me dicen que saben los horarios (escolares) de las clases de mis nenes y que ‘algo’ puede pasarles, que sería una pena que a mi nena, que es atleta, alguien le rompa las rodillas en un ‘accidente’.
“¿Entiendes ahora por qué no podía hablar de eso cuando ustedes vinieron? Esa gente es capaz de todo. No me dejan quieto, hostigándome todo el tiempo. Pero hay una cosa que no entiendo Martín, si ellos se llevaron el video, que era la única evidencia de lo que mi amigo vio; ¿por qué nos hacen esto? ¿Por qué nos hostigan?
“Ahora mi amigo y yo no podemos vernos. Nos amenazaron sobre hacer contacto. Y a él lo han aterrado hacia mí. Me ve y es como si viese al diablo, sale huyendo y se desaparece… y era como mi hermano. ¿Por qué hacen estas cosas?”
Le contestamos que el video de su amigo y lo que ellos sabían hubiese probado fuera de toda duda que existía una conexión entre seres de aparente origen extraterrestre y alguna sección del gobierno de los EE.UU., y que ese contacto se estaba efectuando por alguna razón en la zona de Cabo Rojo / Lajas, al igual, que en otras partes del archipiélago de Puerto Rico.
Preguntamos a Diego quiénes eran los que le hostigaban y amenazaban, y nos dijo que eran agentes federales, pero que desconocía a qué agencia específica pertenecían.
“Eso sí – indicó – ,son puertorriqueños y se mueven por la zona en un vehículo 4 x 4 Izusu Trooper color gris y en otro vehículo pequeño del mismo color.”
Dimos las gracias a Diego por su confianza en nosotros al relatarnos lo que sucedía, y antes de irnos nos llevó al lugar donde su amigo habría visto y filmado todo el incidente, que resultó ser una hondonada profunda en el costado de un monte llamado ‘El Cayúl’, en la Sierra Bermeja.
Ahora bien; ¿quién era aquél individuo que alegadamente salió de la nave que era tripulada también por los seres humanoides, y que partió del lugar junto los dos militares en el vehículo militar Jeep?
La respuesta a esta interrogente permanece sin respuesta.

El Extraño ‘Suicidio’ de Diego Segarra

Poco tiempo después nos comunicamos telefónicamente con Diego y éste nos invitó a pasar por su casa, pues tenía “…algo importantísimo” que habría encontrado cerca de la costa, muy cerca del Faro de Cabo Rojo, lugar de muchos avistamientos de OVNIs.
Me indicó que lo que había encontrado era “…algo crucial en relación a la situación OVNI en la zona”.
Acordamos que iríamos lo antes posible, pero por razones de mucho trabajo en San Juan no pudimos hacerlo.
Pasaron un par de semanas y un día me enteré, con sorpresa y consternación, de que Diego Segarra había muerto en circunstancias extrañas.
Según las autoridades policiales la causa de su muerte se atribuía a suicidio alegadamente motivado por un estado emocional afectado debido a problemas familiares.
Al investigar lo ocurrido nos enteramos de que alegadamente Diego se había ‘suicidado’ por medio de un balazo auto infligido al corazón.
Pero hay ángulos muy confusos en torno al asunto que nos hacen dudar de la versión oficial de su muerte.
Al momento de su muerte Diego Segarra se encontraba en la residencia de una amiga sentimental, la cual dormía junto a un hermano de ella en una habitación contigua.
Según la interpretación de los hechos a base de la escena encontrada en el lugar, Diego habría tomado una almohada y se la habría puesto sobre su pecho, apretando entonces a su vez el cañón del arma de fuego que utilizó contra la almohada y su pecho, aparentemente con la intención de ahogar el sonido del disparo.
Pero; ¿para qué un alegado suicida va a querer amortiguar el ruido de un disparo con el que se volaría el corazón? Esto no tiene sentido, pero sí podría entenderse en el caso de que alguien más fuese el que apretó el gatillo del arma y ese mismo ‘alguien’ intentase encubrir su crímen ahogando el sonido del disparo, lo que tal vez le daría tiempo para salir de la escena.
Otro detalle que no hace sentido es que la amiga de Diego y el hermano de ésta, que alegadamente dormían en una habitación contigua al momento de ‘hacerse’ el disparo, no escucharon nada, pero sin embargo, varios vecinos en residencias cercanas sí escucharon la detonación del arma.
Este detalle ameritaba una mayor investigación de parte de las autoridades policiales antes de despachar todo como un caso de suicidio.
Estos y otros detalles indican que no todo está claro en relación a la muerte de Diego, y que algo huele a podrido en este asunto.
Igualmente, la Policía desconocía las amenazas y el hostigamiento al que Diego Segarra estaba siendo sometido por los agentes que le asediaban.
Opinamos que sería conveniente reabrir el caso e investigar nuevamente todo el asunto, como lo han pedido algunos familiares y amigos de Diego.

Vaya este escrito como un homenaje al caborrojeño Diego segarra.

Falleció el excelente locutor, narrador y declamador poético puertorriqueño David Ortiz Angleró.

Por: Jorge Martín Miranda

Hace unos días falleció el excelente locutor, narrador y declamador poético puertorriqueño David Ortiz Angleró. David, aparte de su carrera artística, poética y de locución, fue un gran puertorriqueño que siempre estuvo al servicio de la Patria.
Como parte de su labor participó en el 1975, como narrador, en el documental ‘Platillos Voladores Sobre Puerto Rico’, producido por Jorge R. Marquina.
Hace un par de años nos encontramos casualmente en un establecimiento comercial en el Viejo San Juan y hablamos sobre su participación en aquella producción fílmica sobre la casuística OVNI/ET de Puerto Rico hasta aquél año.
David me dijo que aunque siempre había estado abierto a la posibilidad de que el fenómeno OVNI fuese real y de que seres de otros mundos sí nos estuviesen visitando, quedó totalmente convencido de ello cuando participó en la producción del documental y examinó la enorme cantidad de información seria que existía en Puerto Rico sobre el tema, y la gran cantidad de testigos de credibilidad que pudieron entrevistar, etc.
Me indicó también que deseaba hacer otro documental sobre el tema con nuestra participación, poniendo al día los eventos OVNI de Puerto Rico, mostrando las nuevas informaciones y evidencias disponibles.
Lamentablemente, el proyecto no llegó a efectuarse, pero siempre agradeceré a David su interés por llevar al público del país y del exterior información seria sobre el asunto.
Descanse en paz en los brazos del Señor, quien en vida fuese David Ortiz Angleró.
En memoria de David Ortiz Anglero el documental ‘Platillos Voladores Sobre Puerto Rico’

Rescatan Cadaver Alienígena en el Bosque de El Yunque

Rescatan Cadaver Alienígena en el Bosque de El Yunque

Jorge Martín Miranda

Por Jorge Martín – Periodista e Investigador OVNI en Puerto Rico
C. Jorge Martín, 1986. Derechos reservados por Jorge Martín.
Tel. (787) 758-0692. E-mail: jorgemartin87@yahoo.com

Una de las revelaciones más impactantes obtenidas durante nuestra investigación del incidente de la caída del OVNI en el bosque de El Yunque, en Puerto Rico, fue el testimonio de un camarógrafo y editor de noticias de un conocido canal de televisión de la isla, que investigaba la caída del alegado ‘avión’ (el OVNI) en El Yunque en la noche del 19 de febrero de 1984.
Con su declaración, se quebró aún más el muro de silencio que por tantos años se había mantenido en relación a los misteriosos incidentes en esa zona.
El camarógrafo nos pidió mantener su identidad en el anonimato debido a razones poderosas, por su seguridad personal y la de su familia, pero aclaramos que tenemos testigos que estuvieron presentes al momento de su declaración.
Los lectores conocerán esas razones al leer el final de este capítulo.
Ante la importancia de sus revelaciones presentamos aquí una transcripción textual de sus sorprendentes palabras.
Para efectos de la transcripción llamaremos al testigo con el pseudónimo ‘César Torres’ (C.T.), y nosotros nos identificaremos como J.M. (Jorge Martín).
Le preguntamos a ‘César’ cómo se vio involucrado con lo que pasó en El Yunque, y respondió:
C.T. : En mi trabajo teníamos que cubrir una serie de eventos y fuimos a El Yunque a investigar cuando la caída del famoso avión aquél.
J.M.: Perdona, quiero aclarar esto bien. ¿A qué avión te refieres cuando hablas del avión que se estrelló?
C.T..: Este…¡Ejem! (tos) eeh…Estamos hablando del avión del 1984.
J.M.: ¿Estamos hablando entonces del objeto que cayó allí y que después ocultaron todo, sacando a la policía, a la Administración Federal de Aviación y a la Defensa Civil de la búsqueda oficial, diciendo que nada había pasado?
C.T.: Eso es correcto. Y es un tema que…eeehhh… yo había dilatado darle esta entrevista por un sinnúmero de razones, y usted está consciente de esto. Pero esto lo estoy haciendo voluntariamente (darnos sus informaciones).
Quiero que sepan los que conozcan estas informaciones que usted no me está pagando nada por dar estas declaraciones, y le digo a los que puedan escuchar o conocer estas informaciones que se pongan en observación en el área de El Yunque, especialmente hacia el área del Pico del Este, porque está ocurriendo algo interesante que todos debemos conocer, y debemos estar alertas. Lo que pasa es que uno está apático a entrar en este tipo de cosas, porque es algo bastante serio.
C.T. continuó relatando lo sucedido: Nosotros subimos a El Yunque, nos desviamos por una serie de carreteras y encontramos un portón con un candado, y el candado no estaba puesto, por lo que mis compañeros y yo, no puedo mencionar sus nombres aquí (los tenemos), procedimos a subir en busca de la información y llegamos a este sitio donde hay una serie de torres y una caseta de cemento como esas que utiliza el Navy para radio y comunicaciones.
Inmediatamente nos topamos con una serie de personas vestidas totalmente de blanco, como el uniforme que usan los bomberos de la NASA, con capuchas y el cuerpo completamente tapado de blanco.
Esta gente se estaba preparando para algo allí, y nos pidieron que nos identificásemos. Lo hicimos y nos ordenaron abandonar el lugar inmediatamente, y así lo hicimos. No pudimos tomar ningún tipo de evidencia fílmica porque no lo permitieron.
J.M.: Nos llama la atención esto, porque este tipo de traje puede ser algún tipo de traje de asbesto, pero también pudo ser algún tipo de traje anti-contaminación para evitar la contaminación radioactiva, química e incluso bacterial, etc.
J.M.: ¿Qué pasó entonces?
C.T.: Nos preguntaron que cómo habíamos llegado a esa carretera y al acceso para allá arriba, y les dijimos que casualmente el portón estaba abierto.
Había bastantes de esas personas vestidas con trajes de anti-contami-nación, dos vehículos llenos y otras personas afuera, todos vestidos así. En un momento dado llegaron otras personas más en otro vehículo, pero estaban vestidos a la mitad, no tenían las capuchas puestas. Al llegar se colocaron la capucha.
J.M.: ¿Qué hacían allí? ¿Iban o venían de algún lugar específico?
C.T.: Había dos o tres que estaban entrando y saliendo de la caseta de cemento, pero siempre con la vestidura esa puesta.
Bajamos según las indicaciones, y nos fuimos.
J.M.: ¿Pudiste percibir algo especial en ellos?
C.T.: No, solamente su vestimenta y que entraban y salían constantemente de aquella caseta de cemento.
J.M.: ¿Pudiste ver si sus vehículos estaban rotulados?
C.T.: Sí. Estaban rotulados… como del U.S. NAVY.
Luego de eso vi otras cosas, y llegué a mis propias conclusiones, que son las siguientes… Vamos a dejar establecido que yo no creía en este tipo de cosas ni en la luz eléctrica y… al confrontarme con esta situación (tos nerviosa) tengo que decir que está ocurriendo algo, algo extraño. No puedo decir que son platillos voladores ni objetos voladores, pero que sí está ocurriendo algo muy extraño en el área de El Yunque y que hay una actividad grande de estas cosas allí, especialmente en la época de los meses de noviembre a febrero.
J.M.: ¿No creías nada del asunto ovni hasta que tuviste estas experiencias?
C.T.: No señor. Después tuve que rendirme ante la evidencia.
J.M.: ¿Hubo algo más que te dejase ver que todo esto tuviese relación con ovnis, supuestas naves procedentes del espacio exterior?
C.T.: Bueno… este… (gesto de preocupación) Sí. Más tarde, conversando con un muy buen amigo que era controlador aéreo en una base cercana a El Yunque, hablamos de lo que vi.
Yo fui a cuestionarle el por qué de lo que vi allá arriba, y no me supo decir. Pero sí me dijo que un helicóptero había perdido su energía… eeehhh…se quedó muerto, todos sus instrumentos se volvieron locos, el piloto se quedó sin control del helicóptero y tuvo que sacarlo de un área de una llamada fuerza magnética poderosa, y aterrizó a duras penas en la base, que era la Estación Naval Roosevelt Roads.
J.M.: ¿Eso ocurrió para cuando el objeto misterioso cayó en El Yunque, el supuesto avión que según las autoridades nunca cayó?
C.T.: Sí señor. Porque se dieron a la tarea de buscar al objeto o avión, y toda la información que conocíamos indicaba que habían empezado un día oficialmente, pero cuando hablé con esta persona me dijo que empezaron el día antes. (¿Recuerdan las declaraciones del confidente que nos informó sobre la recuperación de los restos del ovni caído la noche del 19 de febrero de 1984?) El helicóptero aterrizó con mucha dificultad en la base y, bueno, lo más grande es que trasladaron a mi amigo y no sabemos ahora mismo dónde se encuentran ni él ni su familia.
J.M.: ¿El helicóptero, era de la base?
C.T.: El helicóptero era de la Guardia Costanera de los EE.UU.
Mi amigo me dijo que cuando el helicóptero llegó allí lo rodearon y se llevaron al helicóptero. No supo qué hicieron con el personal del helicóptero.
C.T. dijo que su amigo controlador aéreo le reveló que la tripulación del helicóptero había empezado a hacer su búsqueda, pero cayó en una zona de turbulencia donde los instrumentos se volvieron locos y la aeronave se fue que-dando sin corriente eléctrica y empezó a experimentar fuertes vibraciones.
El piloto llamó a la base para pedir instrucciones y entonces decidió girar totalmente hacia la derecha para salir de esa zona, que él mismo llamó como ‘un círculo de turbulencia magnética’.
De la base le ordenaron salir inmediatamente del área, y extrañamente comentó que en la base parecían conocer ya que esa área de turbulencia mag-nética se encontraba allí.
J.M.: Te voy a preguntar algo, y me contestas a tu mejor conocimiento de acuerdo a lo que él te dijo.
Cuando en 1984 un equipo de W.K.A.Q. T.V. compuesto por Jorge Rivera Nieves y el camarógrafo Carlos Ortiz intentaron sobrevolar esa área en un helicóptero de la Autoridad de Energía Eléctrica investigando lo que había pasado con el objeto caído, al pasar por un área, específicamente la que había señalado el policía Morales como el sitio de la caída y por las que el helicóptero de búsqueda de la policía se negó a pasar (aparentemente siguiendo órdenes superiores), el helicóptero tuvo ciertos problemas, el reloj de cuarzo del piloto se descompuso y las baterías del equipo de video del camarógrafo Carlos Ortiz se descargaron en forma extraña. ¿Algo así le ocurrió al helicóptero?
C.T.: Sí señor, una vibración, instrumentos locos, los “dials”, las agujas de brújulas, gasolina, etc., todas locas, girando en todas direcciones sin control… y quedó casi muerto.
J.M.: Bien, cuando llegan a Roosevelt Roads, ¿qué te dice él que pasa?
C.T.: Vino un personal que nadie sabía quiénes eran…
J.M.: Eso es raro, porque siendo él controlador aéreo, deberían tener una idea él o sus compañeros de para qué estaban en la base y quiénes eran los miembros de ese personal.
C.T.: No sabían a qué pertenecía ese personal, ni quién les llamó. Era un personal misterioso. Rodearon al helicóptero, bajaron al personal y se lo lleva este otro personal desconocido aparentemente especializado, y después se llevaron al helicóptero, y a mi amigo, el controlador aéreo, lo trasladan.
J.M.: ¿Y no has podido hacer más contacto con él?
C.T.: No. No sabemos dónde está. No volvió a comunicarse con nosotros.
J.M.: Pero pudiste comunicarte con él sobre lo que habías visto antes de que lo trasladasen…
C.T.: Sí. Porque como estábamos en esto de la investigación, y cuando usted investiga algo busca a sus mejores amigos en las posiciones claves que puedan darle algo de información, y yo fui a cuestionarle sobre esas personas que vi allá arriba vestidas de blanco.
J.M.: ¿Y qué te comentó?
C.T.: No comentó nada, porque no sabía nada. Pero sí me dijo que era un atuendo especial para combatir radiación que se usaba mucho, y entonces, en la conversación surge eso otro del helicóptero y lo demás. Y entonces me di cuenta de que fue un objeto no identificado lo que había caído allí.
J.M : ¿Das credibilidad a lo que él te dijo?
C.T.: Yo le doy total credibilidad a este amigo que me dijo todo, primero porque él y yo somos como hermanos y eehh… uno se pone a analizar, no por confiar en la persona, sino por un análisis de las cosas que me pasaron a mí y a mis compañeros y de las cosas que observé y lo que él me cuenta después…y tengo que concluir con certeza de que está ocurriendo algo y que el gobierno lo está ocultando.
J.M.: ¿Tú dirías que ya es hora de que se conozca lo que está ocurriendo y a qué nos exponemos con todo esto?
C.T.: Sí señor. Es el momento. Todo tiene un momento en la vida, y yo diría que este es el momento en que debemos empezar a cuestionar qué está sucediendo y qué se está haciendo en El Yunque.
Un Raro Cadáver
De momento el testigo se mostró un poco perturbado y nos dijo: “Mire Martín, voy a ser completamente honesto con usted, el lugar donde vimos a aquella gente vestida de blanco fue en una ladera junto al Pico del Este, donde están los radares del U.S. NAVY, una ladera que está a unos 600 pies de distancia bajando a la derecha de los radares. Más abajo estaba aquél personal… y lo que verdaderamente vimos allí nos heló la sangre.
“Allí se había estrellado algo. Había algo quemado más abajo, partes de algo, y había un área donde la vegetación estaba quemada…y un poco más allá había una zona de terreno con muchas cenizas…y en el piso había un cadáver muy raro. Era un cuerpo gris largo y delgado tirado en el piso. Para nosotros aquello estaba muerto.
“Se parecía a una persona, pero no era una persona era…una cosa con los brazos muy largos…y tenía una cabeza un poco grande y calva. Tenía toda la piel de aquél color gris desagradable.
“No le vimos ropa, parecía que era así, todo gris.
“Estaba tirado sobre el terreno, y rodeado por aquél personal vestido con aquella ropa especial para evitar la contaminación (ver ilustración hecha por el testigo). Ahí fue que nos vieron y nos detuvieron. Lo demás ya se lo he relatado. Eso es todo lo que pudimos ver.
J.M.: ¿Por qué no nos habías dicho esto antes?
C.T. : Mire, esto es algo muy peligroso, y la reputación de uno se puede afectar si uno habla de que vio algo así. Esa gente, el Gobierno, tiene el poder para hacer lo que quiera, y fácilmente desacreditan a uno.
“Para mí que nos dejaron ir, aunque con las advertencias, porque éramos gente de los medios de comunicación y de nosotros no aparecer se iba a crear una situación que no les convenía, porque el medio para el que trabajábamos seguramente comenzaría una campaña para investigar lo que nos había pasado, y podía descubrirse todo el asunto.”
Posteriormente, el testigo nos dijo que no nos había hablado antes sobre el extraño cadáver que pudo ver porque alegadamente él y sus compañeros fueron arrestados por aquel personal, pero luego fueron dejados en libertad con la condición de que se presentasen al día siguiente al edificio del Gobierno Federal de los EE.UU. en la calle Chardón, en Hato Rey.
Así lo hicieron, y una vez allí fueron llevados a una oficina donde un personal federal les mostró carpetas con información general sobre ellos, sus familiares, sus amigos y allegados, así como también todo su historial educativo y de empleos, etc.
Les advirtieron que si hablaban sobre lo que habían visto en El Yunque habría graves consecuencias para ellos.
Finalmente le dijimos: “Bien, sabemos que median esas y otras cir-cunstancias personales por las cuales lo pensaste mucho antes de dar estas declaraciones, y las comprendemos. Por eso queremos expresarte nuestro agradecimiento por la cooperación que nos has dado y estas informaciones que llevaremos al público, que son de gran valor.
“En su momento, cuando se conozca lo que ocurre en El Yunque, podrá medirse su inmenso valor.
“Muchas gracias a nombre del pueblo de Puerto Rico”.

 

English version:

By Jorge Martin – Journalist and Researcher UFO Puerto Rico
George C. Martin, 1986. Rights Reserved by Jorge Martín.
Phone (787) 758-0692. E-mail: jorgemartin87@yahoo.com

One of the most shocking revelations obtained during our investigation of the incident UFO crash in the forest of El Yunque in Puerto Rico, was the testimony of a news cameraman and editor of a popular TV channel of the island, investigating fall of the alleged ‘plane’ (the UFO) in El Yunque on the night of February 19, 1984.
In his statement, he further broke the wall of silence that so many years had remained regarding the mysterious incidents in the area.
The cameraman asked us to keep his identity anonymous because of compelling reasons for his personal safety and that of his family, but we clarify that we have witnesses who were present at the time of declaration.
Readers know those reasons to read the end of this chapter.
Given the importance of his revelations present here a verbatim transcript of his amazing words.
For purposes of transcription call the witness under the pseudonym ‘César Torres’ (CT), and we identify ourselves as JM (George Martin).
We asked ‘Caesar’ how he was involved with what happened in El Yunque, and answered:
C. T. In my work we had to cover a series of events and went to El Yunque to investigate when the fall of that famous plane.
JM: Sorry, I want to clarify this right. What tickets do you mean when you talk about the plane crash?
C. T.:., This … Ahem! (cough) um … we’re talking about the 1984 plane.
JM: Are we talking about then the object that fell there and then hid everything, bringing to police, the Federal Aviation Administration and the Civil Defense of the official search, saying that nothing had happened?
C. T.: That is correct. And it is an issue that … eeehhh … I had dilated to give this interview a number of reasons, and you are aware of this. But I’m doing this voluntarily (give us your information).
Please know that you know this information is not paying me anything to these statements, and tell those who can hear or know this information to be put under observation in the area of ​​El Yunque, especially to the area of ​​Pico East, because it is something interesting happening we should all know, and we must be alert. What happens is that one is apathetic to enter this kind of thing, because it’s pretty serious.
C. T. continued recounting what happened: We went up to El Yunque, turn off on a series of roads and found a gate with a lock, and the lock was not set, so my colleagues and I can not mention their names here (we have them ), proceeded to climb in search of information and got to this place where there are a series of towers and cement shed as those used by the Navy to radio communications.
Immediately we encounter a number of people dressed all in white, like the uniform worn by firefighters NASA, hoods and body completely covered in white.
The people were ready for something there and asked us identificásemos. We did and ordered us to leave immediately, and we did. We could not take any kind of filmic evidence that was not allowed.
JM: It is remarkable that, because this type of dress can be any type of asbestos suit, but could also be some kind of anti-suit to prevent radioactive contamination, chemical and even bacterial contamination, etc..
JM: What happened then?
CT: They asked us how we got to this road and access up there, and told them that the gate was open casually.
There were plenty of people dressed in costumes of anti-pollution, two vehicles and others filled out, all dressed well. At a time when more people arrived as another vehicle, but were dressed in half, they had their hoods on. Arriving hood placed.
JM: What were they doing there? Were they going or coming from a specific place?
CT: There were two or three who were in and out of the house of cement, but always with the garment on.
We went down as directed, and left.
JM: Could you sense something special about them?
CT: No, only his clothes and came and went in that booth cement.
JM: Were you able to see if their vehicles were labeled?
CT: Yeah … They were labeled as the U.S. NAVY.
After that I saw other things, and I came to my own conclusions, which are as follows … Let’s leave established that I did not believe in such things or electricity and … to confront this situation (cough nervosa) have to say that something is happening, something strange. I can not say they are flying saucers or flying objects, but that it is something very strange going on in the area of ​​El Yunque and there is a big activity of these things there, especially in the days of the months of November to February.
JM: You did not think anything of the UFO issue until you had these experiences?
C. T.: No sir. Then I had to surrender to the evidence.
JM: Was there something more than leave you to see that this had regarding UFOs, you alleged craft from outer space?
CT: Well … this … (frown) Yes Later, talking to a good friend who was an air traffic controller at a base near El Yunque, we speak of what I saw.
I went to question him why what I saw up there, and could not tell me. But they told me that a helicopter had lost its power … eeehhh … stay dead, all his instruments went crazy, the pilot ran out of control of the helicopter and had to remove it from an area of ​​a powerful magnetic force called and barely landed at the base, which was the Naval Station Roosevelt Roads.
JM: That was when the mysterious object fell in El Yunque, the alleged plane that authorities never fell?
C. T.: Yes sir. Because given the task of searching the object or plane, and all the information we knew they indicated they had officially started a day but when I talked to this person told me that started the day before. (Remember the confident statements that informed us about the recovery of the remains of the fallen the night of February 19, 1984 UFO?) The helicopter landed with difficulty at the base and, well, the biggest thing is that I moved to friend and now we do not know where to find him or his family.
J. M.: The helicopter was based?
CT: The helicopter was from the U.S. Coast Guard
My friend told me that when the helicopter got there surrounded him and took the helicopter. He did not know what they did with the staff of the helicopter.
C. T. air traffic controller said his friend told him that the helicopter crew had started doing your research, but fell into a zone of turbulence where the instruments went crazy and the aircraft was that-giving without power and began experiencing severe vibrations .
The pilot called the base for instruction and then decided to completely turn right to exit the area, which he called as ‘a circle of magnetic turbulence’.
Base was ordered to immediately leave the area, and strangely commented that seemed to know the basis for that area of ​​magnetic turbulence was there.
JM: I’ll ask a question, and I answer to my best knowledge according to what he told you.
When in 1984 a team of W.K.A.Q. T.V. composed by Jorge Rivera Nieves and cameraman Carlos Ortiz tried to fly a helicopter in the area of Electric Power Authority investigating what happened to the fallen, passing through an area, specifically concern that the police had identified Morales as the site fall and why the helicopter search the police refused to pass (apparently following orders), the helicopter had certain problems, the quartz watch the pilot broke and batteries video equipment cameraman Carlos Ortiz were landed strangely. Something happened to the helicopter as well?
CT: Yes, sir, a vibration, crazy instruments, “dials” compass needles, gasoline, etc., all crazy, spinning uncontrollably in all directions … and was almost dead..
JM: Well, when they arrive at Roosevelt Roads, what he says goes?
CT: Did a staff that no one knew who they were …
JM: That’s weird, because he being an air traffic controller should have an idea he or his companions what they were at the base and who were the members of that staff.
CT: They knew what belonged to the staff, or who called them. It was a mysterious staff. Surrounded the helicopter went down to staff and would have carried this other specialized staff apparently unknown, and then taken to the helicopter, and my friend, the air traffic controller, you move.
JM: And you were unable to make contact with him?
C. T.: No. We do not know where he is. He did not communicate with us.
JM: But you could communicate with him about what you saw before him to be taken …
CT: Yes, because as we were in this research, and when you research something looking their best friends in key positions who can give you some information, and went to question him about those people I saw up there dressed in white.
JM: And what you said?
C. T.: Do not say anything, because I knew nothing. But they told me it was a special outfit to combat radiation was widely used, and then, in the conversation that arises another helicopter and all. And then I realized that it was an unidentified object which had fallen there.
JM: Do you give credence to what he said?
CT: I give full credit to this friend who told me everything, first because he and I are like brothers and eehh … one begins to analyze, not to trust the person, but an analysis of the things I happened to me and my colleagues and the things I saw and what he tells me later … and I have to conclude with certainty that something is happening and that the government is hiding.
JM: Would you say that it is time they know what is happening and what we are exposed to all this?
C. T.: Yes sir. It’s time. Everything has a time in life, and I would say this is the time when we begin to question what is happening and what is being done in El Yunque.
A Rare Corpse
At the moment the witness was a little upset and said: “Look Martin, I’ll be completely honest with you, where we saw that people dressed in white was on a hillside next to the Pico del Este, where the radars are the U.S. NAVY, a slope which is about 600 feet down to the right of the radars. Below was that staff … and what it really we saw there froze our blood.
“There something had crashed. There were slightly burnt down, parts of something, and there was an area where vegetation was burned … and a little beyond was an area of land with many ashes … and the floor had a weird body. It was a long, thin gray body lying on the floor. For us that was dead.
“He looked like a person, but not one person was … a thing with long arms … and had a big head and a little bald. I had all the skin that nasty gray.
“There we saw clothes, so we thought it was all gray.
“I was lying on the ground, and surrounded by it that personnel wearing special clothing to prevent contamination (see illustration made by the witness). That’s when we saw and we stopped. Everything else I was told. That’s all we could see.
JM: Why did not you tell us this before?
C. T. : Look, this is very dangerous, and one’s reputation can be affected if you mention you saw something. These people, the government has the power to do what you want, and easily discredited one.
“To me they left we go, albeit with warnings, because we were people in the media and we do not appear was to create a situation that did not suit them, because the environment for which we worked surely begin a campaign to investigate what had happened to us, and the whole thing could be discovered. ”
Subsequently, the witness said he had not spoken to us before about the strange corpse could see because allegedly he and his companions were arrested by that staff, but then they were released on condition they report the next day to building U.S. Federal Government Chardon Street, Hato Rey.
They did so, and once there they were taken to an office where a federal personnel folders showed them with general information about themselves, their family, their friends and relatives, as well as all its educational and employment history, etc..
They were warned that if they talked about what they had seen in El Yunque will have serious consequences for them.
Finally I said, “Well, we know that mediate these and other personal circumstances for which it much thought before giving such statements, and understand. So we want to express our appreciation for the cooperation you have given us and we will take this information to the public, which are of great value.
“At the time, when you know what happens in El Yunque, you can measure its immense value.
“Thank you on behalf of the people of Puerto Rico.”

Abducción en el Aire- El caso de José Maldonado y José Pagán Santos

Por José Perez

Investigador de campo

 

pilotoencuentro ovi zona oeste

A las 6:10 pm (18.10 horas) el 28 de junio de 1980, José Maldonado Torres y su amigo, José Pagán Santos, despegaron del Aeropuerto Internacional de Las Américas en Santo Domingo, República Dominicana en una avioneta Ercoupe marcada N3808H. El Ercoupe era propiedad de José Pagán Jiménez (padre de José Pagán Santos), un Oficial de la Policía Aérea de Puerto Rico. Ellos se dirigían a su casa en Puerto Rico.

A las 8:03 pm (20.03 horas) en el sitio “Las Mesas”, varios aviones recibieron transmisiones de radio de la avioneta N3808H:

“Mayday, mayday, Ercoup tres, ocho, cero, ocho, Hotel. Podemos ver un objeto extraño en nuestra ruta, estamos perdidos, mayday, mayday”.

Un vuelo de Iberia IB-976 en ruta desde Santo Domingo a España respondió a la mayday y recibió una respuesta:

“Ah, vamos desde Santo Domingo al Aeropuerto Internacional de San Juan pero encontramos ah, un objeto extraño en nuestra ruta que nos hizo desviar de rumbo tres veces diferentes, lo tenemos justo delante de nosotros, nuestro rumbo es cero siete cero grados… nuestra altitud es 1.600 a cero siete cero grados… nuestro VOR se perdió fuera de frecuencia… “

Iberia vuelo IB-976 luego transmitió un mensaje a la avioneta N3808H que San Juan les pidió que active su transpondedor.

La avioneta N3808H respondió que el Ercoup no estaba equipado con un transpondedor. A las 8:06 pm (20.06 horas), Iberia IB-976 le preguntó por su distintivo de llamada y la posición estimada y recibió esta respuesta:

“En este momento se supone que debemos estar a unas treinta y cinco millas (56 km) de la costa de Puerto Rico, pero tenemos algo raro al frente de nosotros que nos hace desviar de rumbo todo el tiempo, cambié nuestra ruta una segunda (ininteligible) nuestro presente rumbo ahora mismo es 300, estamos otra vez en lo mismo, señor.

No se supo de ellos más. A las 8:12 pm (20.12 horas), la Flota de Guerra del Atlántico de los EE.UU. verificó la última posición en el radar del avión N3808H a treinta y cinco millas (56 km) al oeste de Puerto Rico.

Una búsqueda se montó que incluyó el padre de Santos centrado en esta última posición del radar. Se suspendió después de dos días cuando ningún rastro fue encontrado. Nunca encontraron ningún rastro.

 

informe padre de piloto

English version:

By José Perez

At 6:10 p.m. (18.10 hours) on June 28, 1980, José Maldonado Torres and his friend, José Pagán Santos, took off from the international airport of the Americas in Santo Domingo, Dominican Republic in a plane marked Ercoupe N3808H. The Ercoupe was owned by José Pagán Jiménez (father of José Pagán Santos), an official of the police air Puerto Rico. They were heading to his home in port Rico.A 8:03 pm (20.03 hours) on the site “The tables”, several aircraft received the plane N3808H radio broadcasts: “Mayday, mayday, Ercoup three, eight, zero, eight, Hotel. “We can see a foreign objects into our route, we are lost, mayday, mayday”.An Iberia IB-976 flight en route from Santo Domingo to Spain responded to the mayday and received a response: “Ah, going from Santo Domingo to the international airport of San Juan but we find ah, a foreign object in our route that made us deviate from heading three different times, we have it right in front of us, our course is zero seven zero degrees… our altitude is 1,600 to zero seven zero degrees… our VOR faded out frequency…” “Iberia flight IB-976 then conveyed a message to the N3808H plane that San Juan asked them to activate their personal transponder.The plane N3808H responded that the Ercoup was not equipped with a transponder. At 8:06 pm (20.06 hours), Iberia IB-976 you asked by its call sign and the estimated position and received this response: “at this point is that we should be at about thirty-five miles (56 km) off the coast of Puerto Rico, but we have something rare in front of us that make us deviate from course all the time, I changed our route a second (unintelligible) our present course is now 300, we are again in the same, Mr.It was not learned of them more. At 8:12 pm (20.12 hours), the U.S. Atlantic fleet of Guerra.UU. verified the last position on the radar of the aircraft N3808H to thirty-five miles (56 km) West of Puerto Rico.Una search was mounted that the father of Saints focused on this last radar position included. It was suspended after two days when no trace was found. No trace was ever found.

Encuentro cercano en Cabo Rojo Puerto Rico

 

 

Por : Reinaldo Rodríguez

En abril de 2003 fui asignado junto a 5 compañeros de trabajo a trabajar a las áreas de los pueblos de Cabo Rojo y Mayagüez. Por la distancias de ambos pueblos del área metropolitana de Puerto Rico nos autorizaron a pernoctar en el área de trabajo de lunes a viernes. Entre todos localizamos una casa de playa en el área de los restaurantes en Joyuda a una distancia razonable de ambos pueblos. En la casa teníamos acceso directo a la playa de la laguna de Joyuda. Les cuento que una noche, eran como las 7:30 p.m. mientras jugamos domino bajo un cobertizo de la casa a la orilla de la playa, el compañero que estaba bajo techo pero con acceso visual de la laguna alcanzó a ver un rayo de luz extraño sobre la superficie de la mar. Lo compartió con los que estamos en la mesa y de inmediato nos levantamos todos y salimos a la playa a ver que pasaba. De inmediato nos sorprendimos con lo que los seis vimos. A una distancia como de 300 metros de donde estamos y a una altura como de 50 a 70 pies o quizás más sobre la superficie de la mar todos vimos una enorme nave redonda detenida en el espacio. Dos de los compañeros que tenían experiencia militar se apresuraron a decir que lo que estábamos viendo era una nave militar o un helicóptero. En el momento que mis compañeros dijeron su opinión la nave como que se expandió hacia arriba y hacia abajo y encendió todas su luces alrededor y se comenzó a escuchar un sonido fuerte y profundo. Luego pudimos ver que debajo de la nave sobre el agua estaba un bote de pesca con tres pescadores que estaban recogiendo sus trampas de pesca y dejando otras cuando de pronto salió un rayo de luz intenso del centro de la nave que fue directo sobre los pecadores. Vimos que estos se trataron de cubrir con sus brazos sus cabezas y estaban asustados. Al ver eso nosotros comenzamos a gritar a los pescadores, gestión inútil por la distancia. Luego de nuestro intento la nave movió el rayo de luz hasta nosotros en la orilla, quedando todos cubiertos por el rayo de luz y paralizados. Luego de unos minutos que nos parecieron eternos la nave retiro el rayo de luz y apago todas sus luces junto con un ruido intenso. Todos pensamos que se retiraba. No fue así, al rato oímos otra vez el ruido intenso, se expandió y encendió todas sus luces. De pronto vimos que se abrió algo como una puerta de donde salieron 4 naves más pequeñas que la nave y se alejaron rápidamente como en dirección hacia Aguadilla. Al rato vimos que se abrió nuevamente la puerta y regresaron las cuatro naves. Luego todos vimos que la nave se movió un poco hacia arriba. En ese momento sentimos otra vez el ruido intenso y vimos a distancia de la nave unas luces pequeñas que se acercaban bien rápido. En esta ocasión los compañeros con experiencia militar si identificaron las naves. Dos aviones militares con todas sus armas y en dirección a la nave. De inmediato cuando los aviones trataron de acercarse esta nave se alejo a gran velocidad de manera que los aviones militares no pudieron acercarse para nada a la nave. Todo duró alrededor de dos horas. Una semana después la misma nave regresó pero esta vez solo la vimos unos minutos y se fue a gran velocidad. El en lugar donde trabajamos hicimos algunas preguntas sobre nuestra experiencia pero nadie nos quiso hablar del tema en Cabo Rojo. Luego de esta experiencias a los seis nos sucedieron algunas cosa que nos parecieron algo extrañas y fuera de lo común a todos.

estaba ya obscuro, aunque había luna y mucha luz de un restaurante que estaba al lado izquierdo de la casa. La noche estaba clara y sin nubes. La nave era totalmente redonda y del grande de una cancha de baloncesto, además al expandirse hacia arriba y hacia abajo se podían ver luces de colores que daban vueltas alrededor de la nave. La dirección de lugar es la carretera que va de Cabo Rojo a Mayaguez. del barrio Joyuda. En esa carretera la casa estaba al lado de un pequeño restaurante de mariscos, de frente quedaba el estacionamiento de un hotel al lado teníamos una casa de vivienda. En la parte de la casa de donde vimos la nave también se ve cerca un islote. Luego del hotel teníamos liqour store que se inaguró en la semana que llegamos a la casa. El dueño de la casa tenía en ese tiempo un hotel en la carretera 100 luego de pasar la entrada principal del pueblo de Cabo Rojo. Lamentablemente ya no tengo contacto con los compañeros de trabajo. Tres de ellos renunciaron a su puesto de trabajo luego de completar el trabajo en Cabo Rojo. En mi caso quede incapacitado luego de un accidente en el 2009 por lo que perdí contacto con el resto de los compañeros que quedaron. En el caso de los pescadores solo recuerdo que se quedaron muy quietos en su bote mientras todo paso y luego vimos que se alejaron en dirección como hacia Mayaguez. Con la situación y emoción de lo que vimos no recuerdo más testigos. Esa noche nos recogimos temprano cada cual para su cuarto. Los aviones trataron de seguir la nave que se alejo en dirección como hacia Aguadilla en relación de donde estábanos parados. Mi amigo todos los días de mi vida recuerdo todo lo que vi en ese momento. Los aviones tenían su armamento por debajo. En cuanto al rayo de luz recuerdo que era de gran intensidad y de luz blanca. La nave era circular totalmente, así fue como la vi y la recuerdo. Cuando digo que la nave se expandió, quiero decir que la parte de arriba se separo de la de abajo mediante un ruido fuerte para dejar ver las luces de colores que se movían y prendían y apagaban alrededor de la nave. Cunado apagaba las luces y se cerraba hacia un ruido fuerte y de por debajo salía el rayo de luz. La nave al lado de los aviones según recuerdo era como de dos a tres veces más grande que ellos. Nos quedamos quietos totalmente mientras el rayo nos toco a todos, tal vez por el susto o la impresión de algo que no esperábamos que nos pasara. La nave era según recuerdo del un color gris metálico no brillante. No recuerdo si tenía alguna cúpula. Solo recuerdo que se abrió una puerta por debajo de la nave y salieron cuatro naves mucho más pequeñas que ella envueltas cada una en una luz intensa blanca que se alejaron en dirección como hacia Aguadilla. En cuanto al tiempo salíamos de trabajar a 4:30 p.m. y tardábamos algunos 15 minutos en llegar a la casa. Luego nos metimos a la playa mientras otros compañeros preparaban la cena. Salimos de la playa subimos a la casa para bañarnos para luego cenar. Recuerdo que empezamos a jugar domino inmediatamente luego de cenar pues no había televisión y cuando nos retiramos al cuarto recuerdo haber puesto la hora a mi reloj despertador, en ese momento me doy cuenta que habíamos estado alrededor de dos horas. Al día siguiente en la mañana recuerdo que cada compañero se fue para su trabajo sin hacer comentarios de lo que habíamos visto la noche anterior. En el lugar donde estaba trabajando le conté algo de mi experiencia a las personas más cercanas y solo uno me dijo que eso era común verlo y que nadie hablaba de eso. Me pareció en aquel momento que el mensaje era cállate no digas más. Espero poder aclarar algunas dudas sobre lo que recuerdo de mi experiencia. Trate de hacer lo mejor que pude. Gracias por su interés en mi experiencia, nos es fácil que le crean a uno, por eso es silencio es a veces es preferible.

English Version:

close encounter in Cabo Rojo Puerto Rico

In April 2003, I was assigned next to 5 coworkers to work in areas of the towns of Cabo Rojo and Mayaguez. By the distances of both towns in the metropolitan area of Puerto Rico we were authorized to spend the night in the area of work from Monday through Friday. Together we locate a Beach House in the area of the restaurants in Joyuda within a reasonable distance of both peoples. In the House we had direct access to playa de Joyuda lagoon. I’ll tell you that one night, they were as domino 7:30 p.m. while playing under a roof of the House on the edge of the beach, the colleague who was under roof but with visual access of the lagoon reached to see a strange beam of light on the surface of the sea. Shared it with us at the table and immediately we all lenvantamos and went out to the beach to see passing. Immediately we were surprised with what the six we saw. A distance 300 metres from where we are and as high as 50 to 70 feet or perhaps more on the surface of the sea all saw a huge round ship arrested in space. Two of the companions who had military experience were quick to say that what we were seeing was a military ship or helicopter. At the time that my colleagues said his opinion the ship as that expanded upward and downward and went on all your lights around and began to hear a strong and deep sound. Then we could see that a fishing boat was under the ship on the water, with three fishermen who were picking up their fishing traps and leaving others when suddenly an intense beam of light from the center of the ship which was direct about sinners. We saw that they tried to cover their heads with their arms and were afraid. To see that we started yelling to the fishermen, waste management by distance. After our attempt to ship moved the ray of light to us on the shore, leaving everyone covered by the beam of light and paralyzed. After a few minutes that seemed eternal ship removal the light beam and turn off all their lights together with intense noise. We all think that it was withdrawing. It did not, while we hear again the intense noise, expanded and went on all of its lights. Suddenly we saw that you opened something like a door where left 4 ships smaller than the ship and moved away quickly as in direction to Aguadilla. After a while we saw that the door opened again and returned the four ships. Then we all saw that the ship was moved slightly upwards. At that time we felt again the intense noise and saw a ship from a few small lights approaching good fast. This time colleagues experienced military if they identified the ships. Two military aircraft with all their weapons and in the direction of the ship. Immediately when the aircraft tried to approach this ship is alejo at high speed so that military aircraft could not get close to ship. All hard about two hours. A week later the same ship back but this time only we saw it a few minutes and it was at high speed. It in place where we did some questions about our experience but nobody we wanted to talk about the issue in Cabo Rojo. After this experience at six us happened some thing that found us something strange and out of the ordinary at all.

It was already dark, but had Moon and plenty of light of a restaurant that was on the left side of the House. The night was clear and without clouds. The ship was completely round and large one of a basketball court, in addition to expand upward and down you could see lights that gave turns around the ship. The address of place is the road which runs from Cabo Rojo to Mayaguez. the Joyuda neighborhood. On that road, the House was beside a small seafood restaurant, front left the parking lot of a hotel next door had a dwelling house. In the part of the House where we also saw the ship is near an islet. After the hotel had liqour store to be opened in the week we arrived at the House. The owner of the House had at that time a hotel on the road 100 after passing the main entrance to the town of Cabo Rojo. Unfortunately I can no longer have contact with coworkers. Three of them gave up his post after completing work in Cabo Rojo. In my case stay disabled after an accident in 2009 for what I lost contact with the rest of the companions who were. In the case of the fishermen just memory that stayed very still in his boat while all step and then we saw that they walked away in the direction as towards Mayagüez. The situation with emotion in what we saw I do not remember more witnesses. That night we picked up us early each one for your room. The aircraft tried to follow the ship is alejo in direction as to Aguadilla in relationship where unemployed estabanos. My friend every day of my life I remember all I saw at that time. The aircraft had its armament below. As for the ray of light I remember that was intensive and white light. The ship was completely circular, this was how I saw it and remember it. When I say that the ship was expanded, I say that top is separated from the bottom by a loud noise to let see the lights that moved and lit and smokily around the ship. Brother-in-law turned off the lights and closed to a loud noise and below left the ray of light. The ship next to the aircraft as I recall was as two to three times larger than themselves. We were still completely while Ray we had all, perhaps by the shock or the impression of something that we did not expect that we should. The ship was as I recall from the a non-glossy metallic grey. I do not remember if I had any dome. I only remember that opened a door below the ship and left four ships much smaller than she wrapped each in intense white light that went away in direction as to Aguadilla. In terms of the time we were leaving work at 4:30 p.m. and it took us some 15 minutes to reach the House. Then we got to the beach while others prepared the dinner. We left the beach went up to the House to swim for dinner then. I remember that we began to play domino immediately then he has dinner because there was no television and when we went into the fourth memory have put the time on my clock, at that moment I realize that we had been about two hours. The next day in the morning I remember that each partner went to work without comments of what we had seen last night. In the place where it was working I told something from my experience the people closest and only one told me that it was common to see him and that nobody talked about that. Thought me at that time that the message was shut up do not say more. I hope to be able to clarify some doubts about what I remember from my experience. Try to do the best I could. Thank you for your interest in my experience, it is easy to believe you one, hence the silence is sometimes is preferable.

En el Triángulo de Bermuda: Puertorriqueños Tienen Encuentro con Gigantesco Platillo Volador

En el Triángulo de Bermuda: Puertorriqueños Tienen Encuentro con Gigantesco Platillo Volador


Por Jorge Martín, 
periodista e investigador OVNI de Puerto Rico
C. Jorge Martín – Todos los derechos reservados.
E-mail: jorgemartin87@yahoo.com
Tel. (787) 758-0692

El capitán puertorriqueño Eladio Monserrate Ortiz y sus compañeros a bordo del barco Southern Endeavor vivieron una impactante experiencia mientras remolcaban una barcaza con mercancía desde Puerto Rico hacia Lousiana, Estados Unidos.

Los hechos ocurrieron en las noches de los días 22, 23 y 24 de abril del 2002.

Le entrevistamos sobre lo ocurrido, y brindamos aquí a ustedes lo informado por él.

Veamos lo sucedido la noche del 22 de abril de este año 2002., a las doce de la noche, justo en el Bahama Channel, entre las Bahamas y Cuba, cerca de la isla llamada Great Inagua, que pertenece al archipiélago de las islas Bahamas, y es la isla del archipiélago que está más al sur.

El Capitán Monserrate comenzó su guardia a las doce de la noche, y estando sobre la cubierta se percató de la presencia de algo parecido a “…una estrella muy grande que llegó y se detuvo en el aire a unos quince mil pies de altura, más o menos.”

Preguntó al que dirigía el navío en ese momento si se había percatado de aquella ‘luz’, y éste le respondió “Eso llegó y se puso ahí desde las nueve de la noche. Y no se mueve, está brillando allí constantemente.”

El barco continuó desplazándose por la superficie del mar y el misterioso objeto luminoso se desplazaba paralelo a él, manteniéndose a la misma distancia.

Esa noche no ocurrió nada más, y al salir el sol el objeto dejó de verse. Pero la noche siguiente se repitió el avistamiento, y se produjo un evento realmente asombroso.

El Capitán Monserrate explicó los hechos con más detalle: “Estábamos ya por el Bahama Channel, más cerca de la isla de Cuba que de Cayo Sal, en lo que llaman el Canal Bane. Esto fue ya en la noche del 23 de abril.

“Aquella luz regresó, pero un poco más tarde, a eso de las doce y treinta de la noche más o menos, y empezó a agrandarse, a acercársenos. Se acercó hasta que el radar del barco la captó…y la mancha en el radar era grandísima.

“Medí la mancha que salía en el radar, que tú lo llevas a la escala del radar y te da unas medidas, y esas medidas las puedes llevar a la carta náutica y eso te da unas medidas en millas, kilómetros y millas náuticas, y se veía una línea que daba una medida de un kilómetro en tamaño. ¡Eso era gigantesco! Nos pasó por encima a unos cinco mil pies de altura, y el radar lo tenía en la pantalla.

“Era redondo,y tenía muchas luces a todo su alrededor que giraban por su centro, de diferentes colores. Azul, rojo, verde, amarillo-anaranjado, y colores que yo no había visto antes.

“Por debajo tenía tres… yo no les llamo motores, más bien eran unas luces blancas grandes muy brillantes, dispuestas en forma de triángulo.

“Para nosotros esas luces eran las que lo mantenían en vuelo. Ahora, aquello no hacía ruido. No le escuchamos ningún sonido. Solo se escuchaban los motores del barco. ”

Añadió que el descomunal objeto era similar a “…un platillo volador gigantesco y con su fuselaje de una tonalidad metálica negruzca.”

En cuestión de un par de minutos el enorme disco volador se desplazó por encima del barco, con rumbo hacia Haití.

“Al pasarnos por encima -continuó explicando con gesto de asombro- fue que nos percatamos de que tenía esas tres cosas por debajo, las tres luces grandes blancas. Nos iluminó tanto que vimos hasta la parte de atrás de la barcaza como si fuera de día. Pero la luz no se difundía, se mantenía solamente debajo del objeto. Iba suavecito, y siguió a la misma altura, con rumbo hacia Haití, y se perdió a lo lejos hacia el sureste.”

¿Qué pensaron ustedes al ver esto, de un tamaño tan descomunal, pasando sobre ustedes?, preguntamos al testigo.

“¡Nos llevaron! – contestó . Pensé que nos iban a llevar. En un momento así uno piensa tantas cosas… como ‘Me van a llevar.’ ‘¿Qué hace esta nave aquí?’ ‘¿De dónde salieron?’

“Otro de los compañeros, Félix Aguilar, que es de Carolina, Puerto Rico, estaba buscando café abajo y al subir ya esa nave estaba más allá, y le dije ‘¡Mira lo que va allí!’, y lo vio también.”

En el preciso momento en que todo esto ocurría Monserrate se comunicó urgentemente por medio de un teléfono de satélite con su padre, residente en el municipio de Fajardo, en Puerto Rico, y le describió lo que sucedía.

Posteriormente conversamos con su padre, el Sr. Eladio Monserrate Peña, y éste nos confirmó lo anterior, añadiendo que su hijo estaba muy alterado cuando le llamó.

Más ‘No Identificados’ en la Zona

En la noche del día 24 de abril se produjo otro avistamiento, esta vez de un OVNI más pequeño. El avistaje se produjo entre el Cayo Cocos y el Cayo Sal.

“El segundo objeto era más pequeño -dijo el testigo-, y también era redondo, pero su estructura superior era diferente. Era un disco con algo parecido a una casa luminosa, una estructura encima con luz blanca brillante y como un aura. Este era más pequeño, de unos 50 piesde diámetro o menos, y tenía dos luces que cambiaban de colores en las esquinas, y una luz como las tres que tenía el grande, pero una sola luz.”

“Pasó a una media milla de nosotros, y bien bajito, a unos 500 pies de altura. La estructura del objeto se podía ver también de una tonalidad metálica opaca, negra.”

El capitán Monserrate y los demás tripulantes del barco piensan que el OVNI pequeño que vieron el tercer día había sido enviado por el mayor para hacer un nuevo reconocimiento de su barco.

En ningún momento durante esos tres días de incidentes vieron por la zona aviones militares de ningún país, ni de Cuba ni de los Estados Unidos. Solamente se vieron barcos de carga, y algunos barcos de cruceros que iban y venían.

“Las personas que viajaban en esos cruceros que estaban en la zona -añadió Monserrate – tienen que haber visto algo de esto, especialmente en la noche del 23 , en la que pasó aquél platillo gigante, especialmente uno de la línea de cruceros Carnival, que estaba cruzando esa noche por allí. Y esos barcos salen de New Orleans, hacia íbamos donde nosotros.”

Los testigos no se comunicaron con su base para informar lo que estaba sucediendo al no creerlo pertinente, y por temor a que no se les creyese. Tampoco notificaron a su compañía en Puerto Rico.

“Niebla Extraña” y Eventos Anómalos Periféricos

Después del avistamiento del segundo OVNI, el más pequeño, el día 24 de abril, apareció por toda la zona una neblina muy rara, a eso de las dos de la mañana, y duró casi dos días. No se veía nada, ni siquiera la barcaza que llevaban remolcada detras de su barco a unos mil pies de distancia.

Otro detalle extraño fue que el mar estaba como un plato, con una calma anormal, sin marea ni oleaje, nada. Y no se veía ni escuchaba nada a la redonda.

Después de las primeras 24 horas en esa situación Monserrate y sus compañeros comenzaron a preocuparse, pues además de la calma anormal el sistema de geo-posicionamiento por satélite no funcionaba bien.

El equipo no enviaba las señales precisas, pero gracias a su experiencia en el mar y en esa zona, y más o menos calculando la marea y las fórmulas que usaban para sacar en claro su posición, utilizando las cartas náuticas, lograban mantenerse en la ruta que debían seguir.

De haber seguido las indicaciones del satélite hubiesen perdido su ruta, porque no era preciso en su funcionamiento.

Además, durante ese lapso de tiempo luego del segundo avistamiento, todos los equipos electrónicos a bordo del barco se dañaron, y hubo que repararlos al llegar a tierra o cambiarlos por otros.

Entre los equipos averiados estaban el radar principal, el piloto automático y el giroscopio. Los sistemas de teléfono por satélite y de GPS (de geo-posicionamiento por satélite) no daban lecturas precisas. Los sistemas de radiocomunicación se dañaron también.

J. M. – Respecto a la nave mayor; ¿puede usted pensar que era algún tipo de nave prototipo secreta de los Estados Unidos, o lo descarta?

E. M- No, lo descarto. Es difícil. Los humanos no tenemos tanta tecnología todavía, hasta donde conozco, como para hacer este tipo de naves que no hagan ruido,tan grandes,y que vuelen venciendo la gravedad, no lo creo. Ya hubieran hecho un avión de pasajeros así, silencioso. Por eso ya no usan al Concord, porque hace demasiado ruido.

J. M. – ¿Se fue rápidamente?

L. M. – Sí. En menos de cinco minutos ya no se veía.

J. M. – ¿Por qué cree usted que quienes fuesen que estaban tripulando aquél artefacto tan grande decidieron acercarse a ustedes y permitirles verlo con claridad?

E. M. – No lo sé.

J. M. – ¿Qué ha significado esta experiencia para usted?

E. M. – Creo que otros seres ya están por ahí. Que sí existen, y que ya están aquí, viviendo con nosotros.

J. M. – ¿Quiénes, y por qué?

E. M. – Los que tripulen y dirijan eso, aquellas naves. Quiénes son, no lo sé. Pero sean quienes sean ya tienen que vivir aquí, porque dudo que a ese aparato tan grande lo hayan traído aquí solamente para pasear por aquí. Y tenía que haber mucha gente dentro de ese aparato, de esa nave inmensa.

J.M. – ¿Le ha afectado el percatarse de esta realidad?

E. M. – No, pero sí de ahora en adelante voy a estar más pendiente de estas cosas.

Experiencias Anteriores

Durante nuestra conversación, el Capitán Monserrate nos reveló unas experiencias previas que había vivido con el fenómeno OVNI, dos de ellas en el suroeste de Puerto Rico, en Cabo Rojo, y la otra en el este, cerca de la isla de Vieques.

“Las primeras dos fueron en el 1993. Yo estuve trabajando de capitán en una lancha privada en Cabo Rojo por un año, y cuando fui a llevar esa lancha a esa zona, a finales de octubre del ‘93, vi frente a lo que llaman allí el Cayo Margarita una luz grandísima, algo muy grande y de forma alargada, como un tubo de luz fluorescente blanca, que bajó del cielo en un ángulo de 45 grados, en forma controlada y a una velocidad no muy rápida entró al agua, al mar, en la zona que llaman el beril, donde la plataforma submarina cae hacia lo profundo.
Ver aquello era impresionante.

“Imagínese, yo estaría a unas 20 millas de distancia, y ese objeto luminoso se veía de unas 12 pulgadas de largo… Aquello tenía que tener unas dimensiones enormes. Entró al agua, y la luz que despedía era tanta que se podía ver según seguía bajando hacia lo profundo, porque se veía la luz que despedía. El agua se quedó como de día. Había una claridad tremenda, hasta que desapareció en la profundidad.

“Yo estaba con un compañero y él se puso muy nervioso al ver eso. Esa zona del beril está a unas 15 a 20 millas mar afuera frente a el Faro de Cabo Rojo.”

“El otro incidente -continuó diciendo- fue en noviembre de ese mismo año 1993. Yo iba para el barco, que estaba en el club náutico de Boquerón, y al llegar a la meseta arriba de la carretera #100 se veían unas luces raras en el cielo.

“Otras personas que iban por la carretera y yo nos detuvimos, y vi a uno que yo conocía y le dije ‘¿Qué pasa?’, y él contestó ‘Por ahí van unos platillos voladores. Mira donde van’, y vi cinco luces ovaladas blancas, brillantes, que iban volando en formación.

“En ese mismo momento aparecen 4 ó 5 helicópteros militares negros y nos pasaron por encima en dirección a las luces, a los objetos aquellos.

“Los helicópteros tenían unas aletas, como los Blackhawk o los Apache. Al llegar cerca de las luces ellas se dispararon a una velocidad tremenda en diferentes direcciones, y una de ellas bajó y entró al mar.

“Los helicópteros intentaron seguirlas, pero eran demasiado rápidas, fue imposible para ellos…y se fueron.

“La otra ocasión fue en el 1997. Vimos una luz muy grande suspendida entre la isla de Vieques y la Estación Naval Roosevelt Roads. Se vieron unas cuatro o cinco noches corridas. Parecía una estrella muy grande, como lo que vimos recientemente en el canal entre Cuba y las Bahamas. Se veía que estaba dentro de la atmósfera terrestre, a unos diez mil a quince mil pies de altura tal vez, aun adentro. Se veía como una bola de baloncesto luminosa allá arriba, grande.

“No estamos hablando de un lucero. Tan violenta era la luz que emanaba de esa nave, que llegaba hasta abajo,a la superficie del mar.

“Para ese tiempo la lancha de la Autoridad de los Puertos que va hacia la isla de Culebra tenía problemas con el tanque séptico, y tuvimos que hacerle unos arreglos al sistema de bombeo, y había que desaguar unas aguas usadas en un sitio que nos había designado la Guardia Costanera para desaguar.

“Estábamos allí en esos menesteres, y allí fue que lo vimos. Pero lo raro era que esa lancha tiene un radar que cubre hasta sesenta y dos millas, un área bastante amplia, y no lo captaba. Por cierto, nos llamaron como cuatro veces para saber qué estábamos haciendo nosotros allí.”

J. M. – ¿Quién se comunicó con ustedes?

E. M. – La gente del Navy se comunicó con nosotros desde el campo de tiro de Vieques para saber quiénes éramos y qué estábamos haciendo nosotros allí. Cuando les dijimos que éramos de la Autoridad de los Puertos no preguntaron nada más. Les dije lo que pasaba y que íbamos a estar allí un par de días.

J. M. – Eso es un área donde regularmente ellos no intervienen, porque no está restringida. ¿Por qué les llamaron entonces para investigar quién estaba allí?

E. M. – Fue raro que nos llamasen, porque allí no llegaban las bombas de las prácticas militares, estábamos fuera del área de tiro.

J. M. – Pero ocurrió cuando se estaba produciendo la presencia de aquél objeto en la zona.

E. M. – Correcto.

J. M. – Y tenían que estar captándolo y observándolo también desde el área de la Estación Naval Roosevelt Roads y desde el área del campo de tiro en Vieques…

E. M. – Claro, con todos los equipos que tienen allí tienen que haberlo visto y haberlo captado.

J. M. – ¿Vio algún tipo de acción desde la estación naval, que enviasen un aviones de combate a reconocer aquél objeto, o algo?

E. M. – Fíjese, no. Pero sí había varios helicópteros del Navy sobrevolando la zona de arriba para abajo, cada uno por su propio lado.

J. M. – ¿Qué hacían esos helicópteros?

E. M. – Daban vueltas por la isla. Iban hasta Cabo Blanco, seguían hasta Piñero. Lo vimos todo porque estábamos en el centro de la zona.

Por lo menos las tres noches que le estuvimos haciendo los arreglos a la lancha esa luz volvía a aparecer allá arriba,y los helicópteros también estuvieron, haciendo lo mismo.
Eso llegaba a eso las siete de la noche y entre nueve y diez de la noche se iba. Después los helicópteros se quedaban volando un rato, y entonces se iban.

J. M. – ¿Qué más ha podido ver en relación con este tipo de cosas?

E. M.- Bueno, una noche en el 1998-99, no recuerdo exactamente la fecha, vi algo que parecía un avión, pero no tenía luces. Hacía como un zumbido. Para entonces yo vivía en el sector La Prá, en Vieques.

Eso pasó por encima de La Prá.Pasó en dirección a Fajardo, hacia el área del islote Palominos, por allí. Era más grande que un jet comercial de pasajeros, y de forma triangular.

Mire, a decir verdad, aquello se parecía a un avión Stealth, pero con un tamaño heavy, muy grande. Tiendo a pensar que era un Stealth, pero lo otro que vimos, aquella esfera brillante enorme entre Vieques y Roosevelt Roads era algo muy diferente…y para mí no era de este mundo.

Finalmente, Monserrate hizo un comentario interesante con el que estamos en total acuerdo: “Mire Martín, aquí están pasando cosas muy raras, porque en ocasiones pasan estas cosas y en la base Roosevelt Roads hay una gran actividad y se envían aviones a investigar, etc., pero en otras ocasiones no pasa nada. Es como si en la base conociesen a algunos de los que dirigen esos objetos y a otros no, y con los que no conocen reaccionan.

“No sé, es como si estuviesen en contacto con algunos de ellos…o quién sabe, a lo mejor algunos de esos objetos son cosas de ellos, de la base, y los otros no.”

Como habrán podido percatarse, estimados lectores, la experiencia vivida por el Capt. Montalvo y sus compañeros en la zona del llamado Triángulo de Bermuda es muy parecida a la vivida por otros, manifestándose incluso varios fenómenos anómalos para los cuales la ciencia actual no tiene aun respuestas… y OVNIs.

El siguiente caso, experimentado por los tripulantes de un barco cubano, es otro ejemplo de esto. Nótense las similitudes entre ambos incidentes. Los datos han sido extraídos del diario de navegación del buque tanquero “Cuba”. Se apoya también en el testimonio de Juan Albo Ruiz, quien estaba a bordo como telegrafista.

“Sucedió el 25 de agosto del año 1980 –dijo Albo Ruiz-. Veníamos navegando del puerto de Toronto, Canadá, hacia la Habana, Cuba, y esto fue los que nos ocurrió entre la Florida y las Bahamas: La noche anterior todos a bordo se extrañaban que hubiera una noche cerrada, sin una nube y sin una estrella, pero como estábamos a horas de la Habana, nadie se preocupó mucho por ello.

“Al otro día, a la hora meridiana (12 meridiano) cuando el segundo oficial de cubierta puso el radar, para tomar la meridiana en posición, pues debía verse por estima el saliente del faro de Palm Beach, el radar no vio tierra en ninguna escala, ni 18, ni 24, ni 36, ni 64 millas, cuando debíamos estar a 12 millas.

“En ese momento subió el contramaestre con el primer oficial gritando que pararan las máquinas, que veían el fondo con piedras, caracoles, arena y todo, y que “¡…nos íbamos a varar en un pie de agua!” Yo me asomé por el alerón, y efectivamente, parecía que ya estábamos varados.

“El capitán, en el puente, ordena a Williamson (girar 180 grados y tomar el rumbo inverso) cosa que se hizo en el acto.

“Cuando se me ordenó mirar el satélite de navegación, la pantalla solo presentaba puntos, cero posición. Entré por orden del capitán a la estación de radio para informar al control de tráfico de Miami Coast Guard lo que pasaba, pues el VHF solo tenía ruidos atmosféricos y no salíamos al aire, y al encender el transmisor y los dos receptores, el transmisor me daba con las agujas del manómetro a tierra, y el receptor no decía nada en ninguna banda.

“Pongo los sistemas de emergencia de 244 y el mismo resultado. En ese momento oigo al tercer oficial gritar que el girocompás estaba loco, y el compás magnético no señalaba el norte, sino que se movía a más de 30 grados de un lado al otro.

“En estas circunstancias el capitán ordenó tripulación con chaleco (en un barco cuando se da esa orden es como un “abran fuego” sin saber a quién tirar), preparar balsas y botes y continuar navegando hacia lo que se suponía el norte, hasta que el mar se oscureciera.

“A las 4 horas el mar retomó sus contornos habituales y comenzaron a responder los equipos de navegación. Se tomó rumbo oeste hasta ver la costa de EEUU. Salimos directamente a Palm Beach y enmendamos rumbo a la Havana.

 

English Version:

The Bermuda Triangle : Meeting with Puerto Ricans have Giant Flying Saucer

By Jorge Martín ,
UFO investigative journalist of Puerto Rico
Jorge C. Martin – All rights reserved.
E – mail: jorgemartin87@yahoo.com
Phone (787) 758-0692

The Puerto Rican captain Monserrate Eladio Ortiz and his companions on board the ship Endeavor Southern lived a shocking experience while towing a barge with goods from Puerto Rico to Louisiana, United States.

The incident occurred on the nights of 22 , 23 and 24 April 2002 .

We interviewed him about what happened, and here to offer you reported him.

Consider what happened the night of April 22 this year 2002. , At twelve o’clock , right in the Bahama Channel, between the Bahamas and Cuba , near the island called Great Inagua , which belongs to the archipelago of the Bahamas , and is the island of the archipelago which is further south.

Captain Monserrate began his watch at twelve o’clock , and being on deck noticed the presence of something like ” … a very large star came and stood in the air about fifteen thousand feet , more or less. ”

Asked who ran the ship at that time if he had noticed that ‘light’ , and he replied “That came and stood there from nine in the evening. And does not move, it is shining there constantly . ”

The boat continued moving over the surface of the sea and the mysterious luminous object moved parallel to it , keeping the same distance.

That night came around, and at sunrise the object ceased to be . But the next night the sighting was repeated , and there was a really amazing event.

Monserrate Captain explained the facts in more detail: “We were already on the Bahama Channel , closer to the island of Cuba to Cayo Sal, in what is called the Canal Bane. This was because on the night of April 23.

” That light returned , but a little later, at about twelve thirty at night or so , and began to grow larger , to approach us . He walked up to the boat ‘s radar caught … and the stain on the radar was very great .

” I measured out the stain on the radar , you take him to the radar and gives measures , and these measures can lead to the nautical chart and that gives you a measured in miles , kilometers and nautical miles, and looked a line gave a measure of a mile in size. That was huge ! We went over about five thousand feet , and it had radar screen .

“It was round, and had lots of lights all around its center wheeling , different colors . Blue, red, green, yellow – orange, and colors that I had not seen before.

“Below was three … I do not call them engines , rather they were a very large bright white lights arranged in a triangle.

“For us that those lights were kept in flight. Now , that made ​​no noise . I did not hear any sound. Only the ship’s engines were heard . ”

He added that the huge object was similar to ” … a flying saucer with its gigantic metal fuselage blackish hue . ”

Within a couple of minutes the huge frisbee moved over the ship , bound for Haiti .

” By moving over – explaining continued with a gesture of astonishment was that we realized that had those three things below , the three white lights . We saw so much that lit up the back of the barge as if it were day . But the light does not spread, but remained below the object . Went softly , and followed the same height , heading towards Haiti , and was lost in the distance to the southeast. ”

What you thought on seeing this , such an enormous size , passing over you? , Asked the witness.

“We took ! – Answered . I thought you were going to wear. In a moment you think so many things … like ‘ I will go. ‘ ‘ What makes this ship here? ‘ ‘Where did they come from? ‘

” Another fellow , Felix Aguilar , who is from Carolina, Puerto Rico , was looking for coffee to go up and down and the ship was beyond , and I said ‘Look what goes there ,’ and saw him too. ”

At the precise moment when all this was happening Monserrate urgently communicated via a satellite phone with his father, residing in the town of Puerto Rico Fajardo, and described what was happening.

Later we talked to his father , Mr. Monserrate Eladio Pena, and he confirmed to us this, adding that his son was very upset when he called .

More ‘ Unidentified ‘ in the Area

On the night of April 24 there was another sighting , this time a UFO smaller. The sighting occurred between Cayo Coco and Cayo Sal

” The second object was smaller , the witness said , and was also round, but its upper structure was different. It was a disc with something like a light house, a structure above with bright white light like an aura. This was smaller , about 50 piesde diameter or less , and had two lights that changed colors in the corners , and a light as the three which had the largest , but one light. ”

“He spent about half a mile from us, and well short , about 500 feet high. The object structure could also see an opaque , black metallic color. ”

Monserrate Captain and other crew members of the ship think the small UFO that viewed the third day had been sent by the old for a new appreciation of your boat.

At no time during the three days of events in the area saw military aircraft of any country, or Cuba or the United States. Only cargo ships, and some cruise ships coming and going viewed .

“People traveling in those cruisers who were in the area, said Monserrate – must have seen some of this , especially in the evening of 23 , where he spent one giant dish , especially one of the cruise line Carnival , which I was crossing that night there. And those ships out of New Orleans, to where we were going . ”

The witnesses did not communicate with his base to report what was happening to believe no relevance , and for fear that they are not believed . Neither company notified its Puerto Rico .

” Strange Rain ” Anomalous Events and Peripherals

After the second UFO sighting , the smallest, the 24th of April, the whole area appeared a strange mist , at about two o’clock , and lasted almost two days. There was nothing , not even carrying barge towed behind your boat a thousand feet below.

Another strange thing was that the sea was like a bowl , with an abnormal calm , no waves and tide , nothing. And do not see or hear anything around.

After the first 24 hours in that situation Monserrate and his colleagues began to worry , as well as abnormal calm the geo – positioning system satellite did not work well .

The team did not send precise signals , but thanks to his experience at sea and in that area, and roughly calculating the tide and the formulas used to take his position clear , using charts, managed to stay on course they should follow.

Have followed the directions of the satellite they had lost their way , because it was not precise in its operation.

In addition, during that period of time after the second sighting , all electronic equipment on board the ship were damaged and had to be repaired at landfall or changed by others.

Among the failed equipment were the main radar, autopilot and gyro . Systems satellite phone and GPS ( geo- positioning satellite ) did not give accurate readings. Radio systems are also damaged .

J. M. – On the nave ; Can you think it was some kind of secret prototype ship of the United States , or discard it ?

E. M- No, I discard . It’s hard . Humans do not have such technology yet , to my knowledge , to make this type of ships that do not make noise , so great, and flying overcoming gravity, I think not. Already they had made an airliner so quiet. So not used to Concord because it makes too much noise.

J. M. – It was fast?

LM – Yes In less than five minutes was no longer visible .

JM – Why do you think those were who were manning one big artifact decided to come to you and allow them to see it clearly ?

E. M. – I do not know .

JM – What this experience has meant to you?

E. M. – I think other things are already out there . They do exist, and they are already here , living with us.

J. M. – Who , and why?

EM – Those crewing and direct that, those ships . Who are they, do not know. But whoever they are and have to live here , because I doubt that such a large appliance you have brought here just to walk around here . And it had to be many people within that system, that immense ship.

J. M. – Has it affected realizing this reality?

EM – No, but from now on I will be more aware of these things.

Past experiences

During our conversation , Captain Monserrate showed us some previous experience who had lived with the UFO , two of them in southwestern Puerto Rico , Cabo Rojo phenomenon , and the other in the east, near the island of Vieques.

” The first two were in 1993. Were I was working in a private boat captain in Cabo Rojo for a year, and when I take the boat to the area in late October ’93 , I saw the face of what they call Cayo Margarita there a huge light, something very large and elongated , like a white fluorescent tube , which came down from heaven at an angle of 45 degrees, in a controlled manner and at a very fast speed not entered the water , the sea , in the place they call the beril , where the continental shelf drops into the deep .
The sight was breathtaking.

“Imagine , I’d be about 20 miles away, and saw this bright object about 12 inches long … That had to have huge dimensions . Entered the water , and the light was bouncing so much that you could see as continued down to deep , because the light bouncing looked . The water was as day . There was a tremendous clarity , until it disappeared into the depths .

” I was with a colleague and he was very nervous to see that. That area is about beril 15 to 20 miles out to sea off the Cabo Rojo Lighthouse . ”

” The other incident – continued – it was in November of the same year 1993. I went to the ship, which was at the Yacht Club Boqueron, and to reach the plateau above Highway # 100 about strange lights were seen in the sky.

” Other people who were on the road and I stopped , and I saw one I knew and I said ‘ What ? ‘ And he replied ‘ That way they go about flying saucers. Look where you’re going , ‘and I saw five white , oval bright lights that were flying in formation.

” Right then 4 or 5 black military helicopters objects appear and we drove over towards the lights, those .

” The helicopters had fins like the Blackhawk or Apache. Arriving near the lights they were fired at a tremendous speed in different directions, and one of them got out and entered the sea.

” The helicopters tried to follow them, but they were too fast , it was impossible for them … and left.

” The other time was in 1997 . We saw a big light suspended between Vieques and Roosevelt Roads Naval Station . Four or five nights were run . It seemed a very big star , as we saw recently in the channel between Cuba and the Bahamas. You could see he was inside the Earth’s atmosphere , about 10000-15000 feet maybe even inside. It looked like a ball of light up there , great basketball.

“We’re not talking about a star. So violent was the light that emanated from that ship, which reached down to the sea surface.

” At that time the launch of the Ports Authority is going to the island of Culebra had problems with the septic tank, and we had to make some repairs to the pumping system , and had to drain some water used on a site that we had Coast Guard designated to drain .

“We were there in those duties , and it was there that we saw . But the strange thing was that this boat has a radar that covers up to sixty- two miles, an area spacious enough, and did not get it . By the way , we called four times to know what we were doing there. ”

J. M. – Who contacted you?

EM – People ‘s Navy contacted us from the Vieques bombing range to know who we were and what we were doing there. When we told them we were from the Ports Authority did not ask anything else. I told them what happened and that we were going to be there a couple of days .

JM – This is an area where they do not regularly involved because it is not restricted. Why then were called to investigate who was there ?

EM – It was rare that we call him, for there came pumps military practices , we were out of the shooting area .

JM – But it happened when it was producing the presence of that object in the area.

E. M. – Right.

JM – And they had to be watching and capturing it from the area of ​​the Roosevelt Roads Naval Station and from the area of the range in Vieques …

EM – Clear, with all teams having there must have seen and have captured .

JM – You saw some action from the naval station , one that they sent warplanes to recognize that object , or something ?

E. M. – Look , no. But there were several Navy helicopters hovering overhead it up and down , each on their own side.

J. M. – What were the helicopters ?

E. M. – They circled around the island. They went to Cabo Blanco, followed up Piñero. We saw it all because we were in the center of the area.

At least the three nights we were making arrangements to launch the light reappeared up there, and helicopters were also doing the same.
That came to that seven in the night between nine and ten of the night went. After the helicopters were flying a while, and then they left.

JM – What else could see on this sort of thing?

EM- Well, one night in 1998-99 , can not remember the exact date , I saw something that looked like a plane, but had no lights . It was such a buzz . By then I was living in the La Prá in Vieques.

That happened over the Prá.Pasó toward Fajardo, into the area of ​​islet Palominos , there. It was larger than a commercial passenger jet , and triangular .

Look , truth be told , that resembled a Stealth aircraft , but with a heavy , very large. I tend to think it was a Stealth , but the other thing we saw that huge glowing sphere between Vieques and Roosevelt Roads was very different … and for me was out of this world.

Finally , Monserrate made ​​an interesting comment with which we are in total agreement : “Look Martin, here are experiencing strange things , because sometimes these things happen and Roosevelt Roads is a great activity and aircraft were sent to investigate, etc. . , but sometimes nothing happens. It’s as if the base from recognizing some of those who run these objects and not others , and those unfamiliar react .

” I do not know , it’s as if they were in contact with some of them … or who knows , maybe some of these objects are things of them, of the base, and the other does not . ”

As you have notice , dear readers , the experience of Capt. . Montalvo and his colleagues in the area of the Bermuda Triangle is very similar to that experienced by others, even manifesting various anomalous phenomena for which current science has no answers … and even UFOs.

The following case , seen by the crew of a Cuban boat, is another example of this. Note the similarities between the two incidents. The data were extracted from log- tanker ship ” Cuba ” . It also relies on the testimony of John Albo Ruiz, who was on board as a telegrapher .

“It happened on 25 August 1980 Albo said Ruiz . We had been sailing from the port of Toronto , Canada, to Havana , Cuba , and this was all that happened to us between Florida and the Bahamas: The night all aboard were surprised that there was a dark night , not a cloud without a star but as we were hours away from Havana , no one much cared for it.

” The next day , the noon hour ( 12 noon ) when the second deck officer made ​​the radar, to take the crystal in position , as would be expected by outgoing Palm Beach Lighthouse , the radar did not see land in any scale , or 18 , or 24 , or 36, or 64 miles , when we should be 12 miles.

“At that moment the boatswain rose with the first officer they stopped screaming machines , they saw the bottom with stones , shells , sand and all, and that”… we went to beach in a foot of water ! “I looked out the spoiler , and indeed, it seemed that we were already stranded.

“Captain on the bridge , orders Williamson ( rotate 180 degrees and take the reverse direction ) which was done on the spot.

“When I was ordered to watch the satellite navigation screen only had points , zero position . I went by order of the captain to the radio station to inform the traffic control Miami Coast Guard what was happening, because the VHF was only atmospheric noise and not going on the air , and turn on the transmitter and two receivers , the transmitter I faced with needles gauge ground , and the receiver does not say anything on any side .

“I put the 244 emergency systems and the same result. At that moment I hear the third officer shout that was crazy gyro and magnetic compass not pointing north, but moved more than 30 degrees from side to side .

“In these circumstances, the captain ordered crew vest ( on a ship when the order is given is as an” open fire ” without knowing who pull ) , making rafts and boats and continue sailing to the north which was supposed until the sea is dark.

” At 4 hours the sea resumed its usual boundaries and began to respond navigation equipment . It took due west until you see the U.S. coast . We went directly from Palm Beach and amend heading to Havana .

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 151 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: