Misterio en el Monte del Estado, Maricao, Puerto Rico.
Jorge Martín Miranda¿Se halla bajo esta zona otro emplazamiento alienígena?

 

 

 

 

Por Jorge Martín – Periodista e Investigador OVNI

C. Jorge Martín, 1995. Derechos reservados.
Tel. (787) 758-0692.
E-mail: jorgemartin87@yahoo.com

Allá por el año 1973 ó 1974, el Sr. Nelson Domínguez, quien para entonces se desempeñaba como técnico de control y locutor de una conocida emisora radial en el oeste de Puerto Rico, vivió una serie de insólitas experiencias ligadas al enigma OVNI en la zona del bosque del Monte del Estado, localizada en el área montañosa oeste-central de la isla.

En opinión de Domínguez, fue testigo de los eventos que a con-tinuación informaremos a ustedes en este artículo debido al hecho de que su turno de trabajo en la torre de transmisión de la emisora en ese lugar era nocturno, y estaba solo allá arriba desde las diez de la noche hasta el amanecer.

Como ya dijimos, los eventos ocurrieron en el sector del Monte del Estado, precisamente en la caseta de la emisora radial comercial conocida entonces como “Radio Heavy”.

En aquél entonces la emisora tenía que transmitir directamente desde la torre de transmission, y durante el tiempo que Domínguez estuvo allá arriba, notó en varias ocasiones una extraña sobremodulación en los equipos electrónicos, la cual era indicada por las agujas de transmisión.
El no encontraba la razón para ello, por qué tenían ese movimiento, porque todo funcionaba perfectamente bien.

Tras ocurrir eso en varias ocasiones, una noche estaba sentado ante los equipos y vio de nuevo la misma sobremodulación indicada por las agujas, y sin saber por qué miró hacia la derecha, hacia una ventana que daba hacia un precipicio, una hondonada muy profunda localizada detrás de la torre donde se unen las pendientes de tres montañas, y notó unas luces que iban bajando por allí.

Aquello le estuvo muy raro, pues ál sabía que en esa área no había carreteras ni viviendas, ni postes ni alumbrados de luz eléctrica.
De noche aquel sector es totalmente negro, oscuro, por eso, al ver aquello reaccionó y de un salto fue a la ventana y miró hacia abajo, hacia el precipicio en cuestión, y vio que aquellas luces misteriosas descendieron hasta lo profundo de la hondonada y desaparecieron. No se vieron más.

A continuación presentamos a ustedes una entrevista que que hicimos al testigo sobre lo sucedido.

Jorge Martín – Sr. Domínguez; ¿Cómo era ese efecto que usted notaba en el equipo de transmisión?

Nelson Domínguez – Simplemente las agujas de modulación en el equipo se movían totalmente hacia el extremo derecho.

J. M.- ¿Y qué significa eso para efectos de la función electrónica de ese tipo de equipos?

N.D.- Significa que la frecuencia estaba sobremodulada. Es algo similar a subir el volumen totalmente. La única diferencia era que la señal se-guía igual, normal. No se afectaba la transmisión ni aumentaba el volu-men.

J.M.- ¿Verificó esto de la modulación con otros empleados y técnicos de la emisora?

N.D.- Sí, llamé al ingeniero de la emisora. El examinó el equipo, le hizo todas las pruebas debidas y me dijo: “Todo está trabajando per-fectamente bien. No hay ninguna razón por la que las agujas se com-porten así y se muevan totalmente hacia la derecha.
“De ocurrir, debería subir el volumen a un nivel tal que se distorsionaría el sonido.”

Pero eso no sucedía… y eso era lo más extraño de todo.
¿Cómo podía ocurrir lo uno sin lo otro? Pero las agujas de los equipos sí se movían totalmente hacia la derecha por unos segundos…y luego todo volvía a la normalidad.

J.M.- ¿Puede describir cómo eran las luces u objetos que usted vio en esa ocasión?

N.D.- Eran una luces blancas, pero un poco opacas. No parpadeaban ni daban vueltas ni nada.

Se veían como se verían las luces de un barco, y eran bastante grandes, porque se podían ver a cierta distancia.

No podía definir claramente si eran redondas o cuadradas. Solamente se podía percibir algo, un objeto envuelto en aquella luz… o más bien luces, porque yo diría que más bien eran unas 15 ó 20 luces posicionadas a lo largo de algo alargado. Y eso fue lo que me estuvo más raro.
Aquellas luces eran todas uniformes y bajaban en forma uniforme. Eran parte integral de una estructura mayor.

J. M.- ¿Cómo se percató originalmente de esas luces, del objeto?

N. D. – Inicialmente vi su reflejo por la esquina del ojo, y reaccioné y miré y vi a lo que fuese aquello con las luces ya bajando hacia la hondonada. Aquello venía volando horizontalmente, y de momento se detuvo de golpe en el aire y dio un viraje directamente hacia abajo en un movimiento de un ángulo de 90 grados… en “L”. Ahí me di cuenta de que estaba viendo algo que no era normal

Pero vi eso mismo y otras cosas parecidas en otras ocasiones, y las vi en sentido invertido, subiendo, saliendo de la misma hondonada, y las vi cuando pasar por encima de la torre.

Después se alejaban como si fueran hacia el mar, hacia el oeste, hacia el Mar Caribe. Al verlas salir de allí abajo se producía el mismo efecto en los equipos, la sobremodulación aquella.

J.M. – ¿Puede describir mas detalladamente lo que veia?

N.D – Sí. En una ocasión pude notar mejor la forma de aquello. Fue una vez que pasaron por encima de la torre de la emisora en una noche que en que había luna llena y se veía la silueta del objeto. Era un objeto alargado, y las luces se veían posicionadas en hilera a lo largo del mis-mo. Al pasar por encima las luces se mantuvieron encendidas.

De momento tomó mayor velocidad y se disparó a una velocidad increíble. Diría que era algo bastante grande, pues a la distancia que lo vi tendría un tamaño similar al que ocuparían cinco automóviles en fila, uno detrás del otro. Como el doble del tamaño de un autobús grande. Pasaban a una distancia de unos 300 a 400 pies de altura.

El primero que pude ver más claramente fue uno alargado. Ya como al mes y medio vi uno que era de forma circular, que salió del mismo sitio, de la hondonada profunda esa, y con luces similares. Se le veía una forma redonda, pero en el centro, arriba, tenía algo como una cúpula. No se le veían ventanas, y se veía metálico, pero de un metal oscuro. No brillaba con la reflección de la luz de la luna. Era de un tono mate, opaco.

El testigo indicó que no sentía sonido alguno cuando los objetos salían de la hondonada y pasaban sobre la estación. Pero sí sentía algo que percibía como anormal, algo similar a la electricidad estática sobre todo su cuerpo cuando los objetos pasaban exactamente sobre él.

Indicó también que los mencionados objetos se veían por lo menos una o dos veces por semana, tras lo cual se daba un período de unas tres semanas, en las que no había movimiento alguno de los objetos, y de pronto la actividad comenzaba nuevamente, durando unos dos a tres días corridos.

Domínguez explicó que pudo ver esto en varias ocasiones, y que se lo decía a sus amigos y compañeros de la emisora, pero todo el mundo se reía, nadie le creía. Ante ello simplemente optó por no decirlo más.

Más Detalles

“De día -dijo el testigo- me llevaba unos binoculares y miraba hacia el precipicio, y lo único que se podía veía eran todas las montañas y el bosque espeso. No se veía si había alguna construcción o si había algún movimiento allí abajo. No se lograba ver el fondo, sólo esa hondonada profunda donde se unen tres montañas que hay allí.

“Tampoco se veía allá abajo arboleda seca o aplastada. Se veía todo normal.

“Pensé hacer un viaje para allá abajo, pero era bastante inclinado, muy empinado, llegar allá abajo era muy difícil. Habría que bajar con soga, y físicamente yo no estaba en la mejor forma para hacerlo.

“Esos objetos que vi tienen que ser cosas que obviamente no son de aquí, no son terrestres, porque no conozco ningún tipo de nave que pueda subir y bajar sin hacer ruido y desaparecer bajo tierra sin dejar la más mínima huella.

“Obviamente son algo más allá de lo que conocemos, algo que no fue construido aquí, que no es tecnología terrestre. No dejan ningún tipo de efectos como quemaduras o ramas partidas en los árboles o marcas. Todo queda normal, como si no hubiese ocurrido nada o se des-materializasen.

“Ahora, y esto es otra cosa… En dos ocasiones sentí que me estaban observando. No logré ver a ninguna persona. Simplemente lo sentí, y fue una impresión muy fuerte.

“La puerta estaba abierta y yo estaba hablando por el micrófono y me dio el presentimiento de que alguien estaba parado en la puerta, pero no pude mirar.

“Cuando apagué el micrófono miré hacia la puerta y no vi nada. Salí y tampoco vi nada.

“Volví y me senté y sentí otra vez que me estaban mirando por la ventana. Eso me estuvo extraño, porque tras la ventana estaba aquél precipicio, y no había cornisas, no había donde pararse. Así que si alguien estaba allí estaba suspendido en el aire… ¿Pero cómo iba a ser eso?

“Salí y le di la vuelta a la caseta. Subí al techo y examine todo y no vi nada. Fue como mirar de momento y ver algo, un celaje. Algo que se movió muy rápido. Aquél celaje llegaba hasta me-dia puerta, sería algo de no más de unos cuatro pies de alto.”

“Era Algo Color Hueso…y con Forma de Cigarro”

Por su parte, el ingeniero en electrónica Jorge Silvestrini, residente en el oeste de Puerto Rico, acompañó al también ingeniero en electrónica Guillermo Bonet, al sector de las antenas de las ya mencionadas emisoras de radio en el Monte del Estado, y se convirtió en otro testigo más de las múltiples incidencias relacionadas a la manifestación de OVNIs y alienígenas en la zona.

Veamos lo que nos dijo sobre esto.

“Una mañana, a principios de los ‘80s –nos dijo Silvestrini- me encontraba acompañando al colega Ing. Guillermo Bonet al Monte del Estado. Estábamos haciendo unos ajustes en los transmisores y las torres de la estación WKJB, la emisora donde yo trabajaba para aquél tiempo.

“Más tarde nos encontrábamos ya bajando en nuestro vehículo, porque habíamos terminado nuestra misión, y me percaté de la presencia de algo muy extraño que me dio mucha curiosidad. Era un objeto que se mantenía suspendido en el aire, estático, y durante todo ese trayecto, se-gún íbamos bajando, se mantenía en el mismo lugar.

“Se lo comuniqué a Guillermo, que siempre ha estado interesado en el asunto de los objetos voladores no identificados, y entonces él se detuvo en uno de los claros en la carretera desde los cuales se puede ver al horizonte desde el Monte del Estado y me indicó, luego de hacer un análisis de lo que veíamos, por eliminación, que estábamos frente a un verdadero objeto volador no identificado.

“Decía: ‘Eso no es un helicóptero por tal o cual razón, tampoco es un avión por tal o cuál razón’, y me convenció de que lo que veíamos era algo anormal y no identificable.

“La forma de aquél artefacto era redonda, y de una tonalidad color hueso, blancuzca. Pero la experiencia fue muy breve.

“Inicialmente no pensé que se trataba de eso, de un OVNI, pero al detenerse Bonet y analizar todo me convenció de ello.

“Y naturalmente, me he quedado con la impresión que me produjo aquél avistamiento el resto de mi vida.”

Silvestrini reveló que posteriormente tuvo otra experiencia, en horas de la madrugada, en la carretera del sector costero de Boquerón, en Cabo Rojo.

Bajando de lo alto, en el horizonte, frente a él, vio aparecer algo muy grande, ancho al frente y angosto en su parte final. Le dio la impresión de que era un objeto con una forma de cigarro, que estaba en el aire y se movía lentamente. No emitía sonido alguno, y seguía una trayectoria desde el mar, del oeste hacia el interior, precisamente hacia la zona de montañas que comprende al área del Monte del Estado. Luego lo perdió de vista.

Posteriormente leyó que lo que llaman en este campo naves nodrizas o naves matrices, tiende a tener esa forma, por lo que identificó al objeto como posiblemente una de éstas.

Un Evento Previo

Un sábado del mes de mayo de 1980, un grupo de 24 voluntarios del cuerpo de la Oficina de la Defensa Civil del municipio de Maricao (el cual se localiza cerca del Monte del Estado, en la región montañosa oeste-central) se encontraban realizando ejercicios en el Monte del Estado, y alegaron haber avistado a tres objetos voladores no identificados a eso de las 4:30 de la mañana.

El dirigente del grupo, identificado como Isaac Irizarry Reyes, quien era sargento del Cuerpo de Voluntarios de la Defensa Civil de Maricao, dijo que primero observaron a uno de los objetos sobre la parte este del Monte del Estado, a unos 800 pies de altura. Lo describió de forma ovalada y muy brillante, luminoso.

Esto ocasionó miedo entre algunos de los integrantes del cuerpo y se internaron entre los matorrales “…por temor a ser atacados.”

Más tarde pudieron observar a otros dos objetos voladores no identificados que sobrevolaban las montañas de Maricao de forma si-milar al primero observado.

Debido al temor reinante entre los integrantes de los voluntarios de la Defensa Civil, estos intentaron comunicarse por medio de un radio CB con el radio CB del cuartel de la Policía de Maricao, pero alegaron que no lograron comunicarse porque en forma inexplicable el radio que portaban dejó de funcionar ante la presencia de los OVNIs.

Tan pronto se alejaron los OVNIs, el radio se normalizó. Más tarde informaron a la Policía sobre lo ocurrido.

Comentario Final

Ante todo lo expuesto debemos preguntarnos si en el subsuelo de la región geográfica puertorriqueña del Monte del Estado y/o bosque de Maricao y Susúa existirá una base subterránea de objetos voladores no identificados, y por ende, de sus tripulantes, tal vez de origen alienígena o extraterrestre.

¿O acaso existirá allí una puerta dimensional a otros universos o a otro tiempo, que los objetos avistados en esa zona utilizan para llegar hasta el nuestro, tal como ocurre en la zona de El Yunque?

En próximas ediciones de nuestra revisyta ENIGMAS del Milenio presentaremos a ustedes más datos sobre la casuística del Monte del Estado y de otras zonas de alta actividad OVNI / alienígena en Puerto Rico. Les invitamos a estar pendientes a éstos.

Published in: on 2 julio, 2014 at 9:26 AM  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://historiasufologicasenpuertoricoyexterior.wordpress.com/2014/07/02/957/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Very nice post. I just stumbled upon your blog and wished to say
    that I’ve truly enjoyed surfing around your blog
    posts. In any case I’ll be subscribing to your feed and I hope you write again soon!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: