Falleció el excelente locutor, narrador y declamador poético puertorriqueño David Ortiz Angleró.

Por: Jorge Martín Miranda

Hace unos días falleció el excelente locutor, narrador y declamador poético puertorriqueño David Ortiz Angleró. David, aparte de su carrera artística, poética y de locución, fue un gran puertorriqueño que siempre estuvo al servicio de la Patria.
Como parte de su labor participó en el 1975, como narrador, en el documental ‘Platillos Voladores Sobre Puerto Rico’, producido por Jorge R. Marquina.
Hace un par de años nos encontramos casualmente en un establecimiento comercial en el Viejo San Juan y hablamos sobre su participación en aquella producción fílmica sobre la casuística OVNI/ET de Puerto Rico hasta aquél año.
David me dijo que aunque siempre había estado abierto a la posibilidad de que el fenómeno OVNI fuese real y de que seres de otros mundos sí nos estuviesen visitando, quedó totalmente convencido de ello cuando participó en la producción del documental y examinó la enorme cantidad de información seria que existía en Puerto Rico sobre el tema, y la gran cantidad de testigos de credibilidad que pudieron entrevistar, etc.
Me indicó también que deseaba hacer otro documental sobre el tema con nuestra participación, poniendo al día los eventos OVNI de Puerto Rico, mostrando las nuevas informaciones y evidencias disponibles.
Lamentablemente, el proyecto no llegó a efectuarse, pero siempre agradeceré a David su interés por llevar al público del país y del exterior información seria sobre el asunto.
Descanse en paz en los brazos del Señor, quien en vida fuese David Ortiz Angleró.
En memoria de David Ortiz Anglero el documental ‘Platillos Voladores Sobre Puerto Rico’

Anuncios

EL ORGANISMO FINANCIERO MÁS PODEROSO DEL MUNDO ADVIERTE DE LA LLEGADA DE OTRA GRAN CRISIS

Published in: on 21 julio, 2014 at 11:23 AM  Dejar un comentario  

Misterio en el Monte del Estado, Maricao, Puerto Rico.
Jorge Martín Miranda¿Se halla bajo esta zona otro emplazamiento alienígena?

 

 

 

 

Por Jorge Martín – Periodista e Investigador OVNI

C. Jorge Martín, 1995. Derechos reservados.
Tel. (787) 758-0692.
E-mail: jorgemartin87@yahoo.com

Allá por el año 1973 ó 1974, el Sr. Nelson Domínguez, quien para entonces se desempeñaba como técnico de control y locutor de una conocida emisora radial en el oeste de Puerto Rico, vivió una serie de insólitas experiencias ligadas al enigma OVNI en la zona del bosque del Monte del Estado, localizada en el área montañosa oeste-central de la isla.

En opinión de Domínguez, fue testigo de los eventos que a con-tinuación informaremos a ustedes en este artículo debido al hecho de que su turno de trabajo en la torre de transmisión de la emisora en ese lugar era nocturno, y estaba solo allá arriba desde las diez de la noche hasta el amanecer.

Como ya dijimos, los eventos ocurrieron en el sector del Monte del Estado, precisamente en la caseta de la emisora radial comercial conocida entonces como “Radio Heavy”.

En aquél entonces la emisora tenía que transmitir directamente desde la torre de transmission, y durante el tiempo que Domínguez estuvo allá arriba, notó en varias ocasiones una extraña sobremodulación en los equipos electrónicos, la cual era indicada por las agujas de transmisión.
El no encontraba la razón para ello, por qué tenían ese movimiento, porque todo funcionaba perfectamente bien.

Tras ocurrir eso en varias ocasiones, una noche estaba sentado ante los equipos y vio de nuevo la misma sobremodulación indicada por las agujas, y sin saber por qué miró hacia la derecha, hacia una ventana que daba hacia un precipicio, una hondonada muy profunda localizada detrás de la torre donde se unen las pendientes de tres montañas, y notó unas luces que iban bajando por allí.

Aquello le estuvo muy raro, pues ál sabía que en esa área no había carreteras ni viviendas, ni postes ni alumbrados de luz eléctrica.
De noche aquel sector es totalmente negro, oscuro, por eso, al ver aquello reaccionó y de un salto fue a la ventana y miró hacia abajo, hacia el precipicio en cuestión, y vio que aquellas luces misteriosas descendieron hasta lo profundo de la hondonada y desaparecieron. No se vieron más.

A continuación presentamos a ustedes una entrevista que que hicimos al testigo sobre lo sucedido.

Jorge Martín – Sr. Domínguez; ¿Cómo era ese efecto que usted notaba en el equipo de transmisión?

Nelson Domínguez – Simplemente las agujas de modulación en el equipo se movían totalmente hacia el extremo derecho.

J. M.- ¿Y qué significa eso para efectos de la función electrónica de ese tipo de equipos?

N.D.- Significa que la frecuencia estaba sobremodulada. Es algo similar a subir el volumen totalmente. La única diferencia era que la señal se-guía igual, normal. No se afectaba la transmisión ni aumentaba el volu-men.

J.M.- ¿Verificó esto de la modulación con otros empleados y técnicos de la emisora?

N.D.- Sí, llamé al ingeniero de la emisora. El examinó el equipo, le hizo todas las pruebas debidas y me dijo: “Todo está trabajando per-fectamente bien. No hay ninguna razón por la que las agujas se com-porten así y se muevan totalmente hacia la derecha.
“De ocurrir, debería subir el volumen a un nivel tal que se distorsionaría el sonido.”

Pero eso no sucedía… y eso era lo más extraño de todo.
¿Cómo podía ocurrir lo uno sin lo otro? Pero las agujas de los equipos sí se movían totalmente hacia la derecha por unos segundos…y luego todo volvía a la normalidad.

J.M.- ¿Puede describir cómo eran las luces u objetos que usted vio en esa ocasión?

N.D.- Eran una luces blancas, pero un poco opacas. No parpadeaban ni daban vueltas ni nada.

Se veían como se verían las luces de un barco, y eran bastante grandes, porque se podían ver a cierta distancia.

No podía definir claramente si eran redondas o cuadradas. Solamente se podía percibir algo, un objeto envuelto en aquella luz… o más bien luces, porque yo diría que más bien eran unas 15 ó 20 luces posicionadas a lo largo de algo alargado. Y eso fue lo que me estuvo más raro.
Aquellas luces eran todas uniformes y bajaban en forma uniforme. Eran parte integral de una estructura mayor.

J. M.- ¿Cómo se percató originalmente de esas luces, del objeto?

N. D. – Inicialmente vi su reflejo por la esquina del ojo, y reaccioné y miré y vi a lo que fuese aquello con las luces ya bajando hacia la hondonada. Aquello venía volando horizontalmente, y de momento se detuvo de golpe en el aire y dio un viraje directamente hacia abajo en un movimiento de un ángulo de 90 grados… en “L”. Ahí me di cuenta de que estaba viendo algo que no era normal

Pero vi eso mismo y otras cosas parecidas en otras ocasiones, y las vi en sentido invertido, subiendo, saliendo de la misma hondonada, y las vi cuando pasar por encima de la torre.

Después se alejaban como si fueran hacia el mar, hacia el oeste, hacia el Mar Caribe. Al verlas salir de allí abajo se producía el mismo efecto en los equipos, la sobremodulación aquella.

J.M. – ¿Puede describir mas detalladamente lo que veia?

N.D – Sí. En una ocasión pude notar mejor la forma de aquello. Fue una vez que pasaron por encima de la torre de la emisora en una noche que en que había luna llena y se veía la silueta del objeto. Era un objeto alargado, y las luces se veían posicionadas en hilera a lo largo del mis-mo. Al pasar por encima las luces se mantuvieron encendidas.

De momento tomó mayor velocidad y se disparó a una velocidad increíble. Diría que era algo bastante grande, pues a la distancia que lo vi tendría un tamaño similar al que ocuparían cinco automóviles en fila, uno detrás del otro. Como el doble del tamaño de un autobús grande. Pasaban a una distancia de unos 300 a 400 pies de altura.

El primero que pude ver más claramente fue uno alargado. Ya como al mes y medio vi uno que era de forma circular, que salió del mismo sitio, de la hondonada profunda esa, y con luces similares. Se le veía una forma redonda, pero en el centro, arriba, tenía algo como una cúpula. No se le veían ventanas, y se veía metálico, pero de un metal oscuro. No brillaba con la reflección de la luz de la luna. Era de un tono mate, opaco.

El testigo indicó que no sentía sonido alguno cuando los objetos salían de la hondonada y pasaban sobre la estación. Pero sí sentía algo que percibía como anormal, algo similar a la electricidad estática sobre todo su cuerpo cuando los objetos pasaban exactamente sobre él.

Indicó también que los mencionados objetos se veían por lo menos una o dos veces por semana, tras lo cual se daba un período de unas tres semanas, en las que no había movimiento alguno de los objetos, y de pronto la actividad comenzaba nuevamente, durando unos dos a tres días corridos.

Domínguez explicó que pudo ver esto en varias ocasiones, y que se lo decía a sus amigos y compañeros de la emisora, pero todo el mundo se reía, nadie le creía. Ante ello simplemente optó por no decirlo más.

Más Detalles

“De día -dijo el testigo- me llevaba unos binoculares y miraba hacia el precipicio, y lo único que se podía veía eran todas las montañas y el bosque espeso. No se veía si había alguna construcción o si había algún movimiento allí abajo. No se lograba ver el fondo, sólo esa hondonada profunda donde se unen tres montañas que hay allí.

“Tampoco se veía allá abajo arboleda seca o aplastada. Se veía todo normal.

“Pensé hacer un viaje para allá abajo, pero era bastante inclinado, muy empinado, llegar allá abajo era muy difícil. Habría que bajar con soga, y físicamente yo no estaba en la mejor forma para hacerlo.

“Esos objetos que vi tienen que ser cosas que obviamente no son de aquí, no son terrestres, porque no conozco ningún tipo de nave que pueda subir y bajar sin hacer ruido y desaparecer bajo tierra sin dejar la más mínima huella.

“Obviamente son algo más allá de lo que conocemos, algo que no fue construido aquí, que no es tecnología terrestre. No dejan ningún tipo de efectos como quemaduras o ramas partidas en los árboles o marcas. Todo queda normal, como si no hubiese ocurrido nada o se des-materializasen.

“Ahora, y esto es otra cosa… En dos ocasiones sentí que me estaban observando. No logré ver a ninguna persona. Simplemente lo sentí, y fue una impresión muy fuerte.

“La puerta estaba abierta y yo estaba hablando por el micrófono y me dio el presentimiento de que alguien estaba parado en la puerta, pero no pude mirar.

“Cuando apagué el micrófono miré hacia la puerta y no vi nada. Salí y tampoco vi nada.

“Volví y me senté y sentí otra vez que me estaban mirando por la ventana. Eso me estuvo extraño, porque tras la ventana estaba aquél precipicio, y no había cornisas, no había donde pararse. Así que si alguien estaba allí estaba suspendido en el aire… ¿Pero cómo iba a ser eso?

“Salí y le di la vuelta a la caseta. Subí al techo y examine todo y no vi nada. Fue como mirar de momento y ver algo, un celaje. Algo que se movió muy rápido. Aquél celaje llegaba hasta me-dia puerta, sería algo de no más de unos cuatro pies de alto.”

“Era Algo Color Hueso…y con Forma de Cigarro”

Por su parte, el ingeniero en electrónica Jorge Silvestrini, residente en el oeste de Puerto Rico, acompañó al también ingeniero en electrónica Guillermo Bonet, al sector de las antenas de las ya mencionadas emisoras de radio en el Monte del Estado, y se convirtió en otro testigo más de las múltiples incidencias relacionadas a la manifestación de OVNIs y alienígenas en la zona.

Veamos lo que nos dijo sobre esto.

“Una mañana, a principios de los ‘80s –nos dijo Silvestrini- me encontraba acompañando al colega Ing. Guillermo Bonet al Monte del Estado. Estábamos haciendo unos ajustes en los transmisores y las torres de la estación WKJB, la emisora donde yo trabajaba para aquél tiempo.

“Más tarde nos encontrábamos ya bajando en nuestro vehículo, porque habíamos terminado nuestra misión, y me percaté de la presencia de algo muy extraño que me dio mucha curiosidad. Era un objeto que se mantenía suspendido en el aire, estático, y durante todo ese trayecto, se-gún íbamos bajando, se mantenía en el mismo lugar.

“Se lo comuniqué a Guillermo, que siempre ha estado interesado en el asunto de los objetos voladores no identificados, y entonces él se detuvo en uno de los claros en la carretera desde los cuales se puede ver al horizonte desde el Monte del Estado y me indicó, luego de hacer un análisis de lo que veíamos, por eliminación, que estábamos frente a un verdadero objeto volador no identificado.

“Decía: ‘Eso no es un helicóptero por tal o cual razón, tampoco es un avión por tal o cuál razón’, y me convenció de que lo que veíamos era algo anormal y no identificable.

“La forma de aquél artefacto era redonda, y de una tonalidad color hueso, blancuzca. Pero la experiencia fue muy breve.

“Inicialmente no pensé que se trataba de eso, de un OVNI, pero al detenerse Bonet y analizar todo me convenció de ello.

“Y naturalmente, me he quedado con la impresión que me produjo aquél avistamiento el resto de mi vida.”

Silvestrini reveló que posteriormente tuvo otra experiencia, en horas de la madrugada, en la carretera del sector costero de Boquerón, en Cabo Rojo.

Bajando de lo alto, en el horizonte, frente a él, vio aparecer algo muy grande, ancho al frente y angosto en su parte final. Le dio la impresión de que era un objeto con una forma de cigarro, que estaba en el aire y se movía lentamente. No emitía sonido alguno, y seguía una trayectoria desde el mar, del oeste hacia el interior, precisamente hacia la zona de montañas que comprende al área del Monte del Estado. Luego lo perdió de vista.

Posteriormente leyó que lo que llaman en este campo naves nodrizas o naves matrices, tiende a tener esa forma, por lo que identificó al objeto como posiblemente una de éstas.

Un Evento Previo

Un sábado del mes de mayo de 1980, un grupo de 24 voluntarios del cuerpo de la Oficina de la Defensa Civil del municipio de Maricao (el cual se localiza cerca del Monte del Estado, en la región montañosa oeste-central) se encontraban realizando ejercicios en el Monte del Estado, y alegaron haber avistado a tres objetos voladores no identificados a eso de las 4:30 de la mañana.

El dirigente del grupo, identificado como Isaac Irizarry Reyes, quien era sargento del Cuerpo de Voluntarios de la Defensa Civil de Maricao, dijo que primero observaron a uno de los objetos sobre la parte este del Monte del Estado, a unos 800 pies de altura. Lo describió de forma ovalada y muy brillante, luminoso.

Esto ocasionó miedo entre algunos de los integrantes del cuerpo y se internaron entre los matorrales “…por temor a ser atacados.”

Más tarde pudieron observar a otros dos objetos voladores no identificados que sobrevolaban las montañas de Maricao de forma si-milar al primero observado.

Debido al temor reinante entre los integrantes de los voluntarios de la Defensa Civil, estos intentaron comunicarse por medio de un radio CB con el radio CB del cuartel de la Policía de Maricao, pero alegaron que no lograron comunicarse porque en forma inexplicable el radio que portaban dejó de funcionar ante la presencia de los OVNIs.

Tan pronto se alejaron los OVNIs, el radio se normalizó. Más tarde informaron a la Policía sobre lo ocurrido.

Comentario Final

Ante todo lo expuesto debemos preguntarnos si en el subsuelo de la región geográfica puertorriqueña del Monte del Estado y/o bosque de Maricao y Susúa existirá una base subterránea de objetos voladores no identificados, y por ende, de sus tripulantes, tal vez de origen alienígena o extraterrestre.

¿O acaso existirá allí una puerta dimensional a otros universos o a otro tiempo, que los objetos avistados en esa zona utilizan para llegar hasta el nuestro, tal como ocurre en la zona de El Yunque?

En próximas ediciones de nuestra revisyta ENIGMAS del Milenio presentaremos a ustedes más datos sobre la casuística del Monte del Estado y de otras zonas de alta actividad OVNI / alienígena en Puerto Rico. Les invitamos a estar pendientes a éstos.

Published in: on 2 julio, 2014 at 9:26 AM  Comments (1)  

Rescatan Cadaver Alienígena en el Bosque de El Yunque

Rescatan Cadaver Alienígena en el Bosque de El Yunque

Jorge Martín Miranda

Por Jorge Martín – Periodista e Investigador OVNI en Puerto Rico
C. Jorge Martín, 1986. Derechos reservados por Jorge Martín.
Tel. (787) 758-0692. E-mail: jorgemartin87@yahoo.com

Una de las revelaciones más impactantes obtenidas durante nuestra investigación del incidente de la caída del OVNI en el bosque de El Yunque, en Puerto Rico, fue el testimonio de un camarógrafo y editor de noticias de un conocido canal de televisión de la isla, que investigaba la caída del alegado ‘avión’ (el OVNI) en El Yunque en la noche del 19 de febrero de 1984.
Con su declaración, se quebró aún más el muro de silencio que por tantos años se había mantenido en relación a los misteriosos incidentes en esa zona.
El camarógrafo nos pidió mantener su identidad en el anonimato debido a razones poderosas, por su seguridad personal y la de su familia, pero aclaramos que tenemos testigos que estuvieron presentes al momento de su declaración.
Los lectores conocerán esas razones al leer el final de este capítulo.
Ante la importancia de sus revelaciones presentamos aquí una transcripción textual de sus sorprendentes palabras.
Para efectos de la transcripción llamaremos al testigo con el pseudónimo ‘César Torres’ (C.T.), y nosotros nos identificaremos como J.M. (Jorge Martín).
Le preguntamos a ‘César’ cómo se vio involucrado con lo que pasó en El Yunque, y respondió:
C.T. : En mi trabajo teníamos que cubrir una serie de eventos y fuimos a El Yunque a investigar cuando la caída del famoso avión aquél.
J.M.: Perdona, quiero aclarar esto bien. ¿A qué avión te refieres cuando hablas del avión que se estrelló?
C.T..: Este…¡Ejem! (tos) eeh…Estamos hablando del avión del 1984.
J.M.: ¿Estamos hablando entonces del objeto que cayó allí y que después ocultaron todo, sacando a la policía, a la Administración Federal de Aviación y a la Defensa Civil de la búsqueda oficial, diciendo que nada había pasado?
C.T.: Eso es correcto. Y es un tema que…eeehhh… yo había dilatado darle esta entrevista por un sinnúmero de razones, y usted está consciente de esto. Pero esto lo estoy haciendo voluntariamente (darnos sus informaciones).
Quiero que sepan los que conozcan estas informaciones que usted no me está pagando nada por dar estas declaraciones, y le digo a los que puedan escuchar o conocer estas informaciones que se pongan en observación en el área de El Yunque, especialmente hacia el área del Pico del Este, porque está ocurriendo algo interesante que todos debemos conocer, y debemos estar alertas. Lo que pasa es que uno está apático a entrar en este tipo de cosas, porque es algo bastante serio.
C.T. continuó relatando lo sucedido: Nosotros subimos a El Yunque, nos desviamos por una serie de carreteras y encontramos un portón con un candado, y el candado no estaba puesto, por lo que mis compañeros y yo, no puedo mencionar sus nombres aquí (los tenemos), procedimos a subir en busca de la información y llegamos a este sitio donde hay una serie de torres y una caseta de cemento como esas que utiliza el Navy para radio y comunicaciones.
Inmediatamente nos topamos con una serie de personas vestidas totalmente de blanco, como el uniforme que usan los bomberos de la NASA, con capuchas y el cuerpo completamente tapado de blanco.
Esta gente se estaba preparando para algo allí, y nos pidieron que nos identificásemos. Lo hicimos y nos ordenaron abandonar el lugar inmediatamente, y así lo hicimos. No pudimos tomar ningún tipo de evidencia fílmica porque no lo permitieron.
J.M.: Nos llama la atención esto, porque este tipo de traje puede ser algún tipo de traje de asbesto, pero también pudo ser algún tipo de traje anti-contaminación para evitar la contaminación radioactiva, química e incluso bacterial, etc.
J.M.: ¿Qué pasó entonces?
C.T.: Nos preguntaron que cómo habíamos llegado a esa carretera y al acceso para allá arriba, y les dijimos que casualmente el portón estaba abierto.
Había bastantes de esas personas vestidas con trajes de anti-contami-nación, dos vehículos llenos y otras personas afuera, todos vestidos así. En un momento dado llegaron otras personas más en otro vehículo, pero estaban vestidos a la mitad, no tenían las capuchas puestas. Al llegar se colocaron la capucha.
J.M.: ¿Qué hacían allí? ¿Iban o venían de algún lugar específico?
C.T.: Había dos o tres que estaban entrando y saliendo de la caseta de cemento, pero siempre con la vestidura esa puesta.
Bajamos según las indicaciones, y nos fuimos.
J.M.: ¿Pudiste percibir algo especial en ellos?
C.T.: No, solamente su vestimenta y que entraban y salían constantemente de aquella caseta de cemento.
J.M.: ¿Pudiste ver si sus vehículos estaban rotulados?
C.T.: Sí. Estaban rotulados… como del U.S. NAVY.
Luego de eso vi otras cosas, y llegué a mis propias conclusiones, que son las siguientes… Vamos a dejar establecido que yo no creía en este tipo de cosas ni en la luz eléctrica y… al confrontarme con esta situación (tos nerviosa) tengo que decir que está ocurriendo algo, algo extraño. No puedo decir que son platillos voladores ni objetos voladores, pero que sí está ocurriendo algo muy extraño en el área de El Yunque y que hay una actividad grande de estas cosas allí, especialmente en la época de los meses de noviembre a febrero.
J.M.: ¿No creías nada del asunto ovni hasta que tuviste estas experiencias?
C.T.: No señor. Después tuve que rendirme ante la evidencia.
J.M.: ¿Hubo algo más que te dejase ver que todo esto tuviese relación con ovnis, supuestas naves procedentes del espacio exterior?
C.T.: Bueno… este… (gesto de preocupación) Sí. Más tarde, conversando con un muy buen amigo que era controlador aéreo en una base cercana a El Yunque, hablamos de lo que vi.
Yo fui a cuestionarle el por qué de lo que vi allá arriba, y no me supo decir. Pero sí me dijo que un helicóptero había perdido su energía… eeehhh…se quedó muerto, todos sus instrumentos se volvieron locos, el piloto se quedó sin control del helicóptero y tuvo que sacarlo de un área de una llamada fuerza magnética poderosa, y aterrizó a duras penas en la base, que era la Estación Naval Roosevelt Roads.
J.M.: ¿Eso ocurrió para cuando el objeto misterioso cayó en El Yunque, el supuesto avión que según las autoridades nunca cayó?
C.T.: Sí señor. Porque se dieron a la tarea de buscar al objeto o avión, y toda la información que conocíamos indicaba que habían empezado un día oficialmente, pero cuando hablé con esta persona me dijo que empezaron el día antes. (¿Recuerdan las declaraciones del confidente que nos informó sobre la recuperación de los restos del ovni caído la noche del 19 de febrero de 1984?) El helicóptero aterrizó con mucha dificultad en la base y, bueno, lo más grande es que trasladaron a mi amigo y no sabemos ahora mismo dónde se encuentran ni él ni su familia.
J.M.: ¿El helicóptero, era de la base?
C.T.: El helicóptero era de la Guardia Costanera de los EE.UU.
Mi amigo me dijo que cuando el helicóptero llegó allí lo rodearon y se llevaron al helicóptero. No supo qué hicieron con el personal del helicóptero.
C.T. dijo que su amigo controlador aéreo le reveló que la tripulación del helicóptero había empezado a hacer su búsqueda, pero cayó en una zona de turbulencia donde los instrumentos se volvieron locos y la aeronave se fue que-dando sin corriente eléctrica y empezó a experimentar fuertes vibraciones.
El piloto llamó a la base para pedir instrucciones y entonces decidió girar totalmente hacia la derecha para salir de esa zona, que él mismo llamó como ‘un círculo de turbulencia magnética’.
De la base le ordenaron salir inmediatamente del área, y extrañamente comentó que en la base parecían conocer ya que esa área de turbulencia mag-nética se encontraba allí.
J.M.: Te voy a preguntar algo, y me contestas a tu mejor conocimiento de acuerdo a lo que él te dijo.
Cuando en 1984 un equipo de W.K.A.Q. T.V. compuesto por Jorge Rivera Nieves y el camarógrafo Carlos Ortiz intentaron sobrevolar esa área en un helicóptero de la Autoridad de Energía Eléctrica investigando lo que había pasado con el objeto caído, al pasar por un área, específicamente la que había señalado el policía Morales como el sitio de la caída y por las que el helicóptero de búsqueda de la policía se negó a pasar (aparentemente siguiendo órdenes superiores), el helicóptero tuvo ciertos problemas, el reloj de cuarzo del piloto se descompuso y las baterías del equipo de video del camarógrafo Carlos Ortiz se descargaron en forma extraña. ¿Algo así le ocurrió al helicóptero?
C.T.: Sí señor, una vibración, instrumentos locos, los “dials”, las agujas de brújulas, gasolina, etc., todas locas, girando en todas direcciones sin control… y quedó casi muerto.
J.M.: Bien, cuando llegan a Roosevelt Roads, ¿qué te dice él que pasa?
C.T.: Vino un personal que nadie sabía quiénes eran…
J.M.: Eso es raro, porque siendo él controlador aéreo, deberían tener una idea él o sus compañeros de para qué estaban en la base y quiénes eran los miembros de ese personal.
C.T.: No sabían a qué pertenecía ese personal, ni quién les llamó. Era un personal misterioso. Rodearon al helicóptero, bajaron al personal y se lo lleva este otro personal desconocido aparentemente especializado, y después se llevaron al helicóptero, y a mi amigo, el controlador aéreo, lo trasladan.
J.M.: ¿Y no has podido hacer más contacto con él?
C.T.: No. No sabemos dónde está. No volvió a comunicarse con nosotros.
J.M.: Pero pudiste comunicarte con él sobre lo que habías visto antes de que lo trasladasen…
C.T.: Sí. Porque como estábamos en esto de la investigación, y cuando usted investiga algo busca a sus mejores amigos en las posiciones claves que puedan darle algo de información, y yo fui a cuestionarle sobre esas personas que vi allá arriba vestidas de blanco.
J.M.: ¿Y qué te comentó?
C.T.: No comentó nada, porque no sabía nada. Pero sí me dijo que era un atuendo especial para combatir radiación que se usaba mucho, y entonces, en la conversación surge eso otro del helicóptero y lo demás. Y entonces me di cuenta de que fue un objeto no identificado lo que había caído allí.
J.M : ¿Das credibilidad a lo que él te dijo?
C.T.: Yo le doy total credibilidad a este amigo que me dijo todo, primero porque él y yo somos como hermanos y eehh… uno se pone a analizar, no por confiar en la persona, sino por un análisis de las cosas que me pasaron a mí y a mis compañeros y de las cosas que observé y lo que él me cuenta después…y tengo que concluir con certeza de que está ocurriendo algo y que el gobierno lo está ocultando.
J.M.: ¿Tú dirías que ya es hora de que se conozca lo que está ocurriendo y a qué nos exponemos con todo esto?
C.T.: Sí señor. Es el momento. Todo tiene un momento en la vida, y yo diría que este es el momento en que debemos empezar a cuestionar qué está sucediendo y qué se está haciendo en El Yunque.
Un Raro Cadáver
De momento el testigo se mostró un poco perturbado y nos dijo: “Mire Martín, voy a ser completamente honesto con usted, el lugar donde vimos a aquella gente vestida de blanco fue en una ladera junto al Pico del Este, donde están los radares del U.S. NAVY, una ladera que está a unos 600 pies de distancia bajando a la derecha de los radares. Más abajo estaba aquél personal… y lo que verdaderamente vimos allí nos heló la sangre.
“Allí se había estrellado algo. Había algo quemado más abajo, partes de algo, y había un área donde la vegetación estaba quemada…y un poco más allá había una zona de terreno con muchas cenizas…y en el piso había un cadáver muy raro. Era un cuerpo gris largo y delgado tirado en el piso. Para nosotros aquello estaba muerto.
“Se parecía a una persona, pero no era una persona era…una cosa con los brazos muy largos…y tenía una cabeza un poco grande y calva. Tenía toda la piel de aquél color gris desagradable.
“No le vimos ropa, parecía que era así, todo gris.
“Estaba tirado sobre el terreno, y rodeado por aquél personal vestido con aquella ropa especial para evitar la contaminación (ver ilustración hecha por el testigo). Ahí fue que nos vieron y nos detuvieron. Lo demás ya se lo he relatado. Eso es todo lo que pudimos ver.
J.M.: ¿Por qué no nos habías dicho esto antes?
C.T. : Mire, esto es algo muy peligroso, y la reputación de uno se puede afectar si uno habla de que vio algo así. Esa gente, el Gobierno, tiene el poder para hacer lo que quiera, y fácilmente desacreditan a uno.
“Para mí que nos dejaron ir, aunque con las advertencias, porque éramos gente de los medios de comunicación y de nosotros no aparecer se iba a crear una situación que no les convenía, porque el medio para el que trabajábamos seguramente comenzaría una campaña para investigar lo que nos había pasado, y podía descubrirse todo el asunto.”
Posteriormente, el testigo nos dijo que no nos había hablado antes sobre el extraño cadáver que pudo ver porque alegadamente él y sus compañeros fueron arrestados por aquel personal, pero luego fueron dejados en libertad con la condición de que se presentasen al día siguiente al edificio del Gobierno Federal de los EE.UU. en la calle Chardón, en Hato Rey.
Así lo hicieron, y una vez allí fueron llevados a una oficina donde un personal federal les mostró carpetas con información general sobre ellos, sus familiares, sus amigos y allegados, así como también todo su historial educativo y de empleos, etc.
Les advirtieron que si hablaban sobre lo que habían visto en El Yunque habría graves consecuencias para ellos.
Finalmente le dijimos: “Bien, sabemos que median esas y otras cir-cunstancias personales por las cuales lo pensaste mucho antes de dar estas declaraciones, y las comprendemos. Por eso queremos expresarte nuestro agradecimiento por la cooperación que nos has dado y estas informaciones que llevaremos al público, que son de gran valor.
“En su momento, cuando se conozca lo que ocurre en El Yunque, podrá medirse su inmenso valor.
“Muchas gracias a nombre del pueblo de Puerto Rico”.

 

English version:

By Jorge Martin – Journalist and Researcher UFO Puerto Rico
George C. Martin, 1986. Rights Reserved by Jorge Martín.
Phone (787) 758-0692. E-mail: jorgemartin87@yahoo.com

One of the most shocking revelations obtained during our investigation of the incident UFO crash in the forest of El Yunque in Puerto Rico, was the testimony of a news cameraman and editor of a popular TV channel of the island, investigating fall of the alleged ‘plane’ (the UFO) in El Yunque on the night of February 19, 1984.
In his statement, he further broke the wall of silence that so many years had remained regarding the mysterious incidents in the area.
The cameraman asked us to keep his identity anonymous because of compelling reasons for his personal safety and that of his family, but we clarify that we have witnesses who were present at the time of declaration.
Readers know those reasons to read the end of this chapter.
Given the importance of his revelations present here a verbatim transcript of his amazing words.
For purposes of transcription call the witness under the pseudonym ‘César Torres’ (CT), and we identify ourselves as JM (George Martin).
We asked ‘Caesar’ how he was involved with what happened in El Yunque, and answered:
C. T. In my work we had to cover a series of events and went to El Yunque to investigate when the fall of that famous plane.
JM: Sorry, I want to clarify this right. What tickets do you mean when you talk about the plane crash?
C. T.:., This … Ahem! (cough) um … we’re talking about the 1984 plane.
JM: Are we talking about then the object that fell there and then hid everything, bringing to police, the Federal Aviation Administration and the Civil Defense of the official search, saying that nothing had happened?
C. T.: That is correct. And it is an issue that … eeehhh … I had dilated to give this interview a number of reasons, and you are aware of this. But I’m doing this voluntarily (give us your information).
Please know that you know this information is not paying me anything to these statements, and tell those who can hear or know this information to be put under observation in the area of ​​El Yunque, especially to the area of ​​Pico East, because it is something interesting happening we should all know, and we must be alert. What happens is that one is apathetic to enter this kind of thing, because it’s pretty serious.
C. T. continued recounting what happened: We went up to El Yunque, turn off on a series of roads and found a gate with a lock, and the lock was not set, so my colleagues and I can not mention their names here (we have them ), proceeded to climb in search of information and got to this place where there are a series of towers and cement shed as those used by the Navy to radio communications.
Immediately we encounter a number of people dressed all in white, like the uniform worn by firefighters NASA, hoods and body completely covered in white.
The people were ready for something there and asked us identificásemos. We did and ordered us to leave immediately, and we did. We could not take any kind of filmic evidence that was not allowed.
JM: It is remarkable that, because this type of dress can be any type of asbestos suit, but could also be some kind of anti-suit to prevent radioactive contamination, chemical and even bacterial contamination, etc..
JM: What happened then?
CT: They asked us how we got to this road and access up there, and told them that the gate was open casually.
There were plenty of people dressed in costumes of anti-pollution, two vehicles and others filled out, all dressed well. At a time when more people arrived as another vehicle, but were dressed in half, they had their hoods on. Arriving hood placed.
JM: What were they doing there? Were they going or coming from a specific place?
CT: There were two or three who were in and out of the house of cement, but always with the garment on.
We went down as directed, and left.
JM: Could you sense something special about them?
CT: No, only his clothes and came and went in that booth cement.
JM: Were you able to see if their vehicles were labeled?
CT: Yeah … They were labeled as the U.S. NAVY.
After that I saw other things, and I came to my own conclusions, which are as follows … Let’s leave established that I did not believe in such things or electricity and … to confront this situation (cough nervosa) have to say that something is happening, something strange. I can not say they are flying saucers or flying objects, but that it is something very strange going on in the area of ​​El Yunque and there is a big activity of these things there, especially in the days of the months of November to February.
JM: You did not think anything of the UFO issue until you had these experiences?
C. T.: No sir. Then I had to surrender to the evidence.
JM: Was there something more than leave you to see that this had regarding UFOs, you alleged craft from outer space?
CT: Well … this … (frown) Yes Later, talking to a good friend who was an air traffic controller at a base near El Yunque, we speak of what I saw.
I went to question him why what I saw up there, and could not tell me. But they told me that a helicopter had lost its power … eeehhh … stay dead, all his instruments went crazy, the pilot ran out of control of the helicopter and had to remove it from an area of ​​a powerful magnetic force called and barely landed at the base, which was the Naval Station Roosevelt Roads.
JM: That was when the mysterious object fell in El Yunque, the alleged plane that authorities never fell?
C. T.: Yes sir. Because given the task of searching the object or plane, and all the information we knew they indicated they had officially started a day but when I talked to this person told me that started the day before. (Remember the confident statements that informed us about the recovery of the remains of the fallen the night of February 19, 1984 UFO?) The helicopter landed with difficulty at the base and, well, the biggest thing is that I moved to friend and now we do not know where to find him or his family.
J. M.: The helicopter was based?
CT: The helicopter was from the U.S. Coast Guard
My friend told me that when the helicopter got there surrounded him and took the helicopter. He did not know what they did with the staff of the helicopter.
C. T. air traffic controller said his friend told him that the helicopter crew had started doing your research, but fell into a zone of turbulence where the instruments went crazy and the aircraft was that-giving without power and began experiencing severe vibrations .
The pilot called the base for instruction and then decided to completely turn right to exit the area, which he called as ‘a circle of magnetic turbulence’.
Base was ordered to immediately leave the area, and strangely commented that seemed to know the basis for that area of ​​magnetic turbulence was there.
JM: I’ll ask a question, and I answer to my best knowledge according to what he told you.
When in 1984 a team of W.K.A.Q. T.V. composed by Jorge Rivera Nieves and cameraman Carlos Ortiz tried to fly a helicopter in the area of Electric Power Authority investigating what happened to the fallen, passing through an area, specifically concern that the police had identified Morales as the site fall and why the helicopter search the police refused to pass (apparently following orders), the helicopter had certain problems, the quartz watch the pilot broke and batteries video equipment cameraman Carlos Ortiz were landed strangely. Something happened to the helicopter as well?
CT: Yes, sir, a vibration, crazy instruments, “dials” compass needles, gasoline, etc., all crazy, spinning uncontrollably in all directions … and was almost dead..
JM: Well, when they arrive at Roosevelt Roads, what he says goes?
CT: Did a staff that no one knew who they were …
JM: That’s weird, because he being an air traffic controller should have an idea he or his companions what they were at the base and who were the members of that staff.
CT: They knew what belonged to the staff, or who called them. It was a mysterious staff. Surrounded the helicopter went down to staff and would have carried this other specialized staff apparently unknown, and then taken to the helicopter, and my friend, the air traffic controller, you move.
JM: And you were unable to make contact with him?
C. T.: No. We do not know where he is. He did not communicate with us.
JM: But you could communicate with him about what you saw before him to be taken …
CT: Yes, because as we were in this research, and when you research something looking their best friends in key positions who can give you some information, and went to question him about those people I saw up there dressed in white.
JM: And what you said?
C. T.: Do not say anything, because I knew nothing. But they told me it was a special outfit to combat radiation was widely used, and then, in the conversation that arises another helicopter and all. And then I realized that it was an unidentified object which had fallen there.
JM: Do you give credence to what he said?
CT: I give full credit to this friend who told me everything, first because he and I are like brothers and eehh … one begins to analyze, not to trust the person, but an analysis of the things I happened to me and my colleagues and the things I saw and what he tells me later … and I have to conclude with certainty that something is happening and that the government is hiding.
JM: Would you say that it is time they know what is happening and what we are exposed to all this?
C. T.: Yes sir. It’s time. Everything has a time in life, and I would say this is the time when we begin to question what is happening and what is being done in El Yunque.
A Rare Corpse
At the moment the witness was a little upset and said: “Look Martin, I’ll be completely honest with you, where we saw that people dressed in white was on a hillside next to the Pico del Este, where the radars are the U.S. NAVY, a slope which is about 600 feet down to the right of the radars. Below was that staff … and what it really we saw there froze our blood.
“There something had crashed. There were slightly burnt down, parts of something, and there was an area where vegetation was burned … and a little beyond was an area of land with many ashes … and the floor had a weird body. It was a long, thin gray body lying on the floor. For us that was dead.
“He looked like a person, but not one person was … a thing with long arms … and had a big head and a little bald. I had all the skin that nasty gray.
“There we saw clothes, so we thought it was all gray.
“I was lying on the ground, and surrounded by it that personnel wearing special clothing to prevent contamination (see illustration made by the witness). That’s when we saw and we stopped. Everything else I was told. That’s all we could see.
JM: Why did not you tell us this before?
C. T. : Look, this is very dangerous, and one’s reputation can be affected if you mention you saw something. These people, the government has the power to do what you want, and easily discredited one.
“To me they left we go, albeit with warnings, because we were people in the media and we do not appear was to create a situation that did not suit them, because the environment for which we worked surely begin a campaign to investigate what had happened to us, and the whole thing could be discovered. ”
Subsequently, the witness said he had not spoken to us before about the strange corpse could see because allegedly he and his companions were arrested by that staff, but then they were released on condition they report the next day to building U.S. Federal Government Chardon Street, Hato Rey.
They did so, and once there they were taken to an office where a federal personnel folders showed them with general information about themselves, their family, their friends and relatives, as well as all its educational and employment history, etc..
They were warned that if they talked about what they had seen in El Yunque will have serious consequences for them.
Finally I said, “Well, we know that mediate these and other personal circumstances for which it much thought before giving such statements, and understand. So we want to express our appreciation for the cooperation you have given us and we will take this information to the public, which are of great value.
“At the time, when you know what happens in El Yunque, you can measure its immense value.
“Thank you on behalf of the people of Puerto Rico.”

Abducción en el Aire- El caso de José Maldonado y José Pagán Santos

Por José Perez

Investigador de campo

pilotoencuentro ovi zona oeste

A las 6:10 pm (18.10 horas) el 28 de junio de 1980, José Maldonado Torres y su amigo, José Pagán Santos, despegaron del Aeropuerto Internacional de Las Américas en Santo Domingo, República Dominicana en una avioneta Ercoupe marcada N3808H. El Ercoupe era propiedad de José Pagán Jiménez (padre de José Pagán Santos), un Oficial de la Policía Aérea de Puerto Rico. Ellos se dirigían a su casa en Puerto Rico.

A las 8:03 pm (20.03 horas) en el sitio “Las Mesas”, varios aviones recibieron transmisiones de radio de la avioneta N3808H:

“Mayday, mayday, Ercoup tres, ocho, cero, ocho, Hotel. Podemos ver un objeto extraño en nuestra ruta, estamos perdidos, mayday, mayday”.

Un vuelo de Iberia IB-976 en ruta desde Santo Domingo a España respondió a la mayday y recibió una respuesta:

“Ah, vamos desde Santo Domingo al Aeropuerto Internacional de San Juan pero encontramos ah, un objeto extraño en nuestra ruta que nos hizo desviar de rumbo tres veces diferentes, lo tenemos justo delante de nosotros, nuestro rumbo es cero siete cero grados… nuestra altitud es 1.600 a cero siete cero grados… nuestro VOR se perdió fuera de frecuencia… “

Iberia vuelo IB-976 luego transmitió un mensaje a la avioneta N3808H que San Juan les pidió que active su transpondedor.

La avioneta N3808H respondió que el Ercoup no estaba equipado con un transpondedor. A las 8:06 pm (20.06 horas), Iberia IB-976 le preguntó por su distintivo de llamada y la posición estimada y recibió esta respuesta:

“En este momento se supone que debemos estar a unas treinta y cinco millas (56 km) de la costa de Puerto Rico, pero tenemos algo raro al frente de nosotros que nos hace desviar de rumbo todo el tiempo, cambié nuestra ruta una segunda (ininteligible) nuestro presente rumbo ahora mismo es 300, estamos otra vez en lo mismo, señor.

No se supo de ellos más. A las 8:12 pm (20.12 horas), la Flota de Guerra del Atlántico de los EE.UU. verificó la última posición en el radar del avión N3808H a treinta y cinco millas (56 km) al oeste de Puerto Rico.

Una búsqueda se montó que incluyó el padre de Santos centrado en esta última posición del radar. Se suspendió después de dos días cuando ningún rastro fue encontrado. Nunca encontraron ningún rastro.

informe padre de piloto

English version:

By José Perez

At 6:10 p.m. (18.10 hours) on June 28, 1980, José Maldonado Torres and his friend, José Pagán Santos, took off from the international airport of the Americas in Santo Domingo, Dominican Republic in a plane marked Ercoupe N3808H. The Ercoupe was owned by José Pagán Jiménez (father of José Pagán Santos), an official of the police air Puerto Rico. They were heading to his home in port Rico.A 8:03 pm (20.03 hours) on the site “The tables”, several aircraft received the plane N3808H radio broadcasts: “Mayday, mayday, Ercoup three, eight, zero, eight, Hotel. “We can see a foreign objects into our route, we are lost, mayday, mayday”.An Iberia IB-976 flight en route from Santo Domingo to Spain responded to the mayday and received a response: “Ah, going from Santo Domingo to the international airport of San Juan but we find ah, a foreign object in our route that made us deviate from heading three different times, we have it right in front of us, our course is zero seven zero degrees… our altitude is 1,600 to zero seven zero degrees… our VOR faded out frequency…” “Iberia flight IB-976 then conveyed a message to the N3808H plane that San Juan asked them to activate their personal transponder.The plane N3808H responded that the Ercoup was not equipped with a transponder. At 8:06 pm (20.06 hours), Iberia IB-976 you asked by its call sign and the estimated position and received this response: “at this point is that we should be at about thirty-five miles (56 km) off the coast of Puerto Rico, but we have something rare in front of us that make us deviate from course all the time, I changed our route a second (unintelligible) our present course is now 300, we are again in the same, Mr.It was not learned of them more. At 8:12 pm (20.12 hours), the U.S. Atlantic fleet of Guerra.UU. verified the last position on the radar of the aircraft N3808H to thirty-five miles (56 km) West of Puerto Rico.Una search was mounted that the father of Saints focused on this last radar position included. It was suspended after two days when no trace was found. No trace was ever found.

audio torre de control

audio tower control

A %d blogueros les gusta esto: