Sí, separación de iglesia y Estado

Sí, separación de iglesia y Estado

Antonio Fernós

Catedrático de Derecho

En recordación a José de Diego

El cambio de soberanía sobre nuestro país a consecuencia de la Guerra de Independencia en Cuba trajo cambios dramáticos a nuestra vida económica y política de gran impacto sobre nuestra vida social y personal. Uno de ellos fue poner fin al Estado confesional (con religión y culto oficial) y establecer el precepto constitucional americano de "separación de iglesia y Estado". Esto es, de religión y gobierno.

Cincuenta y dos años después, cuando se reunió nuestra primera Asamblea Constituyente, los sectores más afectados por la pérdida económica, política y social del nuevo régimen pretendieron introducir en la futura Constitución cláusulas de excepción a esa doctrina imperativa. Curiosamente, debe saber usted, el constituyente seleccionado por la iglesia romana de entonces para esa tarea fue un delegado "estadista republicano" . (El relato está en Trias Monge "Como fue"). Los "obispos americanos" de entonces no se resignaban a que, siendo su culto mayoría y ellos "americanos" , no pudieran gobernar. No prevalecieron y, peor para ellos, nuestros constituyentes incluyeron en nuestra Carta Constitucional de Derechos cuatro cláusulas de garantía contra la intromisión de la religión organizada en asuntos de gobierno y sus finanzas. El efecto se vio enseguida pues, en las elecciones siguientes de noviembre de 1952, un obispo romano de Ponce atacó el programa de gobierno propuesto por el Partido Popular. Volvió a las andanzas en 1956 y de nuevo con otros curiosamente "estadistas" en 1959 y 1960 promoviendo un nuevo partido político; el Partido Acción Cristiana se inscribió con fraude y fue disuelto.

Eso por un lado. Roma, viejo imperio, corrigió su error político de 1900 (véanse los textos documentados por los archivos vaticanos, del doctor Samuel Silva Gotay) y nos dio episcopado puertorriqueñ o desde los años de esa década.

El paso de la americanizació n política y social (que no cultural) que se produce desde la televisión en colores USA y extranjera en Puerto Rico de esa misma década de los sesenta, trajo sin embargo otro factor con fuerza: el fundamentalismo bíblico mal llamado "cristiano". Sí, porque poco citan los evangelios de Cristo, sino que predican con el antiguo testamento judío.

Con estos predicadores el País se separa del Evangelio canónico (católico, romano, ortodoxos y episcopales) y proliferan "iglesias" y recientemente predicadores y "dirigentes moralistas" sin credenciales ni formación teológica ni religiosa y a veces ni siquiera universitaria clásica, sino técnica. Con el proyecto de revisión del Código de los Civiles del País, estas fuerzas se juntan para intentar que el gobierno del Estado del pueblo soberano, legisle e imponga para toda la población del País su criterio religioso. No puede ser.

Desde el sacerdote católico boricua y el extranjero hasta los predicadores del nuevo cuño y sus asociados, aparece la campaña de "dubitas" al rigor y vigencia de las disposiciones constitucionales que ordenan la vida gubernamental del País. De eso se trata; de que no se conforman con que no pueden gobernar. Es cuestión de poder político que pretenden imponer por encima del sistema republicano, electoral-territori al, constitucional del País.

Ya son varios los que, ante la Asamblea Legislativa y la prensa, se expresan poniendo en juicio la vigencia de la "separación de iglesia y Estado". Eso es subversión y sedición. Ni más ni menos. Nos hacen violencia política y social.

Tenemos libertad de culto, repito, y eso incluye libertad de no seguir culto alguno. Se tiene que escuchar toda opinión, pero escuchar no obliga a obedecer. Sobre todo a quienes hablan para proponer sustituir y subvertir la democracia constitucional del País; para sustituir las garantías constitucionales de libertad individual por la imposición a toda la sociedad de sus doctrinas y prácticas de culto religioso. Sí, para aceptar que eso se imponga, no tengo tolerancia ni para aceptar la dictadura ni la censura ni la represión. Predíquela sí, pero no espere tener éxito. No puede utilizarse la libertad de expresión y de culto para menoscabar la separación de iglesia y Estado. El soberano es el pueblo y la moral religiosa no se legisla, se vive en la fe y en el corazón.

Es realmente un escándalo moral y social que sectores ideológicos pretendan exigir que el Estado imponga el discrimen, el trato desigual y el rechazo a la libertad individual por razones de una concepción o valoración religiosa con la que toda la población no está conforme ni viene obligada a concurrir. Insisto, además, en que se atenga el discurso público sobre el asunto a lo que se trata; esto es, legislativo, conforme solamente a Derecho y bajo los rigurosamente imperativos preceptos del Derecho constitucional vigente.

Es que la moral religiosa no es legislable y la moral social no es competencia religiosa. Los fanáticos ignorantes tienen oportunidad de expresar sus torpezas, claro. Pero podrían tener algún pudor y utilizar datos valederos, legítimos y pertinentes. ¿Es demasiado pretender que tengan integridad intelectual? Sepan que no lo es: es imperativo.

 

Fuente: El Nuevo Dia de Puerto Rico 

———— ——— ——— ——— ——— ——— ——–

Comentarios del administrador de arguspr:

Como podrán notar el intento de tomar el poder y control politico en Puerto Rico la iglesia catoloica en ela isla, y eso que vivimos en una isla democrática, pero no podemos dejarnos llevar por las apariencias de que son lideres religiosos y que desean un bien a la poblacion de un país, si no el control total de las masas y el sistema economico de un país y del mundo si se lo permiten. En centro américa debe estar ocurriendo lo mismo, ya que todo es parte de un plan ya orquestado desde hace muchos años. Existe una guerra intelectual oculta de poderes inmaginable para personas no iniciadas en estos temas, conspiraciones y hasta asesinatos de grandes lideres intelectuales que están dando la voz de alerta de lo que esta ocurriendo en nuestro país(Puerto Rico) y en otros paises latinoamericanos. Muchas personas se están dando cuenta y luchan contra esa marea de poder absoluto que trata de restringir la libertad de pensamiento. Un pueblo o país ignorante es víctima de estos cleros o lideres religiosos ya establecidos, la verdadera cara se le esta viendo en estos tiempos. ya no se ocultan, los veras muy activos en Uniones patronales(lideres religiosos) en planes medicos (lideres religiosos), administadores de centro médicos(lideres religiosos), en area de educacion privada (lideres religiosos) y puedo mencionar un sin fin de areas donde la religion esta tomando controles sobre la sociedad.

att:

José A. Martínez

Published in: on 17 abril, 2007 at 10:57 AM  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://historiasufologicasenpuertoricoyexterior.wordpress.com/2007/04/17/si-separacion-de-iglesia-y-estado/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: