VIMANAS

VIMANAS

La cultura de la India es particularmente rica en antiguos textos que describen naves voladoras de las más variadas formas, colores y tamaños a las cuales llaman Vimanas o Pushpaka, textos tales como el Mahabaharata, el Ramayana, el Kiratarjuniya, y hasta el sagrado Samarangana Subtrahara cuya antiguedad sobrepasa los tres mil años.

EL RAMAYANA
En las páginas del Ramayana, el gran poema épico hindú atribuido el poeta Valmiki se encuentran alusiones a asombrosos carros voladores y a extraños elementos a reacción que habrían sido utilizados en el curso de las guerras entre los reyes de la alta antigüedad asiática.

En estos vehículos voladores las personas que se montaban en ellos podían volar hacia los cielos y dirigirse a las estrellas y a mundos lejanos, para luego retornar a la Tierra.

Cita textual de la versión de F. Robles Villafranca, 1970:
"Mientras se iban desarrollando estas cosas, Rama, el Kakutsthida, le dijo a Vibdhishana: Ocúpate de procurarme un pronto regreso a mi ciudad. El camino a Ayodhyá es muy difícil de recorrer.
A lo que respondió Vibhishana: Hijo de monarca de la Tierra, yo cuidaré que te conduzcan a tu ciudad. Hay un carro llamado Pushpaka, carro incomparable, resplandeciente como el Sol y que marcha por sí mismo. Montado sobre ese carro, serás conducido por él, sin inquietud, hasta Ayodhya.

Tras estas palabras Vibhishana llamó urgentemente al carro parecido al "Sol" acompañado por su hermano y por ilustre videhana, encendida de rubor, el raghuida, ya montado, le dijo a Sugriva: Apresúrate a subir en el carro con tus generales, Sugriva. Sube también con tus ministros, Vibhishana, monarca de los rakshsas.

Al instante, Sugriva con los reyes de los simios, y Vibhishana con sus ministros, llenos de alegría, montaron en el gran "carro" Pushpaka. Cuando todos estuvieron embarcados, Rama ordenó al vehículo que partiese y el incomparable carro de Kurevase se elevó hacia el mismo seno de los cielos.

El carro volaba como una gran nube empujada por los vientos. Desde allí paseando su mirada por doquier, el guerrero descendiente de Raghú, dijo a Sita la mithiliana, la del rostro bello como el astro de la noche: Mira, ya veo el palacio de mi madre…¡Ayodhyá! ¡Inclínate ante ella, Sita, mi videhana, hete aquí de regreso!

Apenas la muchedumbre, presurosa, les vio llegar "como un segundo sol y con tan rápida marcha", el aire fue rasgado con potentes gritos de alegría, lanzados por ancianos, mujeres y niños. Todos gritaban: ¡Aquí está Rama! Bharata, pasando de la tristeza a la alegría, se acercó, con las manos juntas y honró a Rama: "Sé bien venido", pronunció, con respeto que le merecía su hermano. Pero éste se apresuró a alzarlo, lo apretó contra su pecho y lo estrechó entre sus brazos con alegría…"

EL SAMARANGANA SUBTRAHARA
Este escrito, dedica nada mas y nada menos que 250 versículos a hablarnos de estas extrañas naves:

"El secreto de la fabricación de los Vimanas no puede ser desvelado, y esto no es por ignorancia, sino porque los detalles de la construcción deben mantenerse en el mayor secreto para impedir que alguien pueda fabricar un Vimana con fines perversos.
El cuerpo del Vimana debe ser fuerte y duradero pero de material liviano como un pájaro volador.

Por medio de la potencia graduada del mercurio se pone en movimineto el torbellino impulsador del carro aéreo.

Un solo hombre puede viajar de manera maravillosa y ascender muy alto por los cielos. Puede construirse un Vimana tan grande como el “Templo de la Divinidad”: para ello, hay que utilizar cuatro depósitos de mercurio en la parte inferior, una vez calentados estos, puede desarrollarse por medio del fuego controlado, una potencia equivalente al rayo.
Muy pronto el Vimana asciende convirtiéndose en una perla en el cielo.

Por medio de los Vimanas los hombres pueden ascender a los cielos y los seres del cielo pueden descender a la Tierra."

EL MAHABARATA
En el Mahabarata se cuenta la lucha entre dos pueblos; los Kaurava y los Paudava:
“Los Vimanas eran máquinas volantes que tenían la forma de una esfera y navegaban por los aires por el efecto del mercurio que provocaba un gran viento propulsor.
Los hombres alojados en los Vimanas pueden recorrer grandes distancias en un tiempo maravillosamente corto.

Danava era el disco destructor que poseía armas terribles lanzando relámpagos de fuego espantosos y capaces de destruir las ciudades.

Cukra, a bordo de su Vimana de gran potencia lanzó sobre la ciudad un único proyectil cargado con la potencia de todo el Universo.

Una humareda incandescente, semejante a diez mil soles se elevó en todo su esplendor. Se levantó un viento terrible, la naturaleza enloqueció y el sol giró sobre sí mismo.
Los enemigos caían como briznas de hierba destruidas por las llamas, hervían las aguas de los ríos y los que se lanzaron en busca de salvación murieron sin remedio.
Ardían los bosques. Caballos y elefantes corrían desesperados entre el fuego.
Cuando el viento disipó la humareda de los grandes incendios, se vieron millares de cuerpos calcinados por el rayo terrible”

Este "rayo terrible" aparece como el "Arma de Brahma".

MOHENJO DARO
La desaparición de la ciudad de Mohenjo-Daro en la India hace unos 3500 años pudiera estar relacionada con estos relatos.

Según hoy sabemos, sobre esa ciudad se produjo un resplandor deslumbrante, una gigantesca explosión con una luz totalmente cegadora y que hizo hervir los mares cercanos a esta ciudad costera.
Las ruinas de Mohenjo-Daro han sido estudiadas por especialistas que no se explican cómo pudieron ser destruidos de un modo tan desvastador todos los edificios en un área de mas de un kilómetro de diámetro, la radiación existente en la zona, y la posición de todos los esqueletos
encontrados entre las ruinas y por las calles.

Published in: on 6 octubre, 2006 at 8:00 AM  Comments (1)  

The URI to TrackBack this entry is: https://historiasufologicasenpuertoricoyexterior.wordpress.com/2006/10/06/vimanas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

One CommentDeja un comentario

  1. Mi felicitacioón un gran redacción . Hasta luego.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: