Raúl ordenó el derribo de las avionetas

Raúl ordenó el derribo de las avionetas

WILFREDO CANCIO ISLA
El Nuevo Herald

 

JORGE REY / Getty Images
RAUL CASTRO durante una ceremonia en honor de los mártires de la revolución, en El Cacahual, La Habana.

El designado sucesor del poder en Cuba, el general Raúl Castro, planificó y ordenó el derribo de las dos avionetas de la organización Hermanos al Rescate en 1996, revela una grabación inédita con su propia voz que obtuvo El Nuevo Herald.

"Yo decía que traten de tumbarlos arriba del territorio, pero ellos entraban en La Habana y se iban …. Claro, con un cohetazo de esos, avión-avión, lo que viene para abajo es una bola de fuego y que va a caer arriba de la ciudad", relata Castro en la cinta, refiriéndose a una reunión militar previa al 24 de febrero de 1996. "Bueno, túmbenlos en el mar cuando se aparezcan; si no, consulten los que tienen las facultades".

La grabación de 11 minutos y 32 segundos registra una conversación en la sede provincial del Partido Comunista de Cuba (PCC) en Holguín. El encuentro se celebró el 21 de junio de 1996 con la participación de funcionarios gubernamentales y periodistas de la cadena nacional Radio Rebelde.

La charla con los periodistas, a quien en dos ocasiones Castro advierte que "no publiquen nada de esto", fue grabada por personal técnico de Radio Rebelde. Hace pocos días una fuente hizo llegar una copia desde Cuba a El Nuevo Herald a través de la agencia Nueva Prensa Cubana, con sede en Miami.

Las declaraciones de Castro tuvieron lugar pocos días antes de que se conociera públicamente un informe de la Organización Internacional de Aviación Civil de Naciones Unidas (OACI), el cual confirmó que las dos avionetas Cessna C-337 fueron abatidas en aguas internacionales por cazas MiG de la fuerza aérea cubana. El reporte de la OACI fue divulgado el 27 de junio de 1996.

Castro dice a los presentes que no quería dar opiniones "hasta que la OACI no se manifestara", pero les advierte que "como lo tienen redactado hasta el momento [los miembros de la OACI), no es beneficioso para nosotros".

Cuba siempre sostuvo que las avionetas fueron abatidas dentro de las 12 millas que demarcan sus aguas territoriales. Las conclusiones de la OACI tomaron en cuenta los documentos aportados por ambos países, así como las posiciones marítimas del crucero Majesty of the Seas y del barco pesquero Tri-Liner, cuyos respectivos tripulantes presenciaron la destrucción de las avionetas.

Aunque la luz verde para actuar contra las avionetas siempre se atribuyó al gobernante Fidel Castro tras sus confesiones al periodista Dan Rather para la cadena televisiva CBS, en julio de 1996, la grabación obtenida por El Nuevo Herald apunta a que Raúl Castro tuvo en sus manos la planificación y la orden directa del derribo, que costó la vida a los pilotos Armando Alejandre, Carlos Costa, Mario de la Peña y Pablo Morales.

Todo indica que la decisión se tomó premeditadamente durante una reunión con altos mandos militares el 13 de enero de 1996, fecha en que aviones de Hermanos al Rescate violaron el espacio aéreo cubano y lanzaron proclamas sobre La Habana.

"Yo aclaré que [la decisión] había que descentralizarla si queremos que jugara su papel, y a cinco generales se les dio las facultades", explica en la grabación el actual mandatario interino y ministro de las Fuerzas Armadas (FAR). "Ellos [Hermanos al Rescate] iban a ir incrementando esto y no se tuvo más remedio que tomar esta decisión".

No se especifican los nombres de los generales designados, aunque expertos consultados consideran que uno de ellos debió ser el general de división Rubén Martínez Puente, quien se desempeñó como jefe de las tropas de defensa antiaérea (DAAFAR) entre 1987 y 1998. Actualmente dirige la Unión Agropecuaria Militar.

En una detallada descripción, Raúl Castro confiesa que desde una incursión de las avionetas del 13 de julio de 1995, las fuerzas militares cubanas estaban listas para actuar.

"Yo me fui [en 1995] al puesto de mando del MININT y trasladamos el mando de la Aviación para allí, o sea para el edificio del Ministerio del Interior en la Plaza de la Revolución", recuerda. ‘Teníamos cámaras en el Morro, en diferentes azoteas, se captó y se filmaron. Un MiG 23 se les puso detrás … `Lo tengo, lo tengo’, dijo. ‘Déjalo que se vaya’, se le ordenó".

Más adelante afirma que la orden de actuar permanece en vigor después de la acción militar cumplida. "La orden está dada, pero ahora tenemos que actuar con más flexibilidad", asevera. "Y se mantiene".

La grabación corrobora múltiples datos de los sucesos ocurridos en torno al incidente y aporta pormenores del estado de alerta extrema que se generó entre la jerarquía militar y las esferas gubernamentales en los días posteriores al 24 de febrero.

La tensión que rodeó entonces a los mandos militares motivó precauciones especiales para proteger los viajes de Fidel Castro dentro del país y la presencia de los máximos dirigentes gubernamentales en movilizaciones políticas masivas, según la cinta.

En la narración, Raúl cuenta que en días recientes tuvo que dar una orden de aterrizaje forzoso al avión donde viajaba Fidel Castro desde Ciego de Avila, debido a que la base aérea de San Antonio de los Baños detectó “varios objetivos en el centro de la provincia Habana”.

”Cuando [Fidel] iba para allá [La Habana], yo ordené que lo aterrizaran en Varadero. Hubo que decir que la orden era mía”, dice. “¡Que aterricen en Varadero!, y él [Fidel] mandó que la cumplieran”.

Al mencionar los objetivos aéreos, Raúl dice que ”le pusimos los OVNIS”, pero no aclara si en esa ocasión se trataba de aviones de exploración estadounidenses o interferencias electrónicas artificiales en el radar.

En otro momento de sus declaraciones, cuenta que el gobierno cubano advirtió a Washington que derribaría cualquier avioneta o avión de inteligencia militar que se acercara a La Habana durante las celebraciones del 1ro. de mayo de 1996 en la Plaza de la Revolución.

”Se lo mandamos a decir el 1ro. de mayo”, rememoró. “Yo con Fidel nunca estoy junto, como ustedes saben, pero el 1ro. de mayo yo estaba allí en la tribuna y la orden era que el que se apareciera por allí, sea el que sea, sí había que llevárselo al pico”.

El contenido de la grabación adquiere particular interés en momentos en que Raúl Castro, de 75 años, ha tomado las riendas del gobierno cubano tras la operación intestinal de urgencia que obligó a Fidel Castro a delegar sus funciones el pasado 31 de julio.

Familiares de los pilotos asesinados y José Basulto, el presidente de Hermanos al Rescate, han insistido en llevar a Raúl Castro ante la justicia estadounidense como responsable de la acción de los MiG cubanos. En agosto del 2003, la fiscalía federal de Miami encausó a tres oficiales cubanos vinculados directamente con el derribo: el general Martínez Puente, así como los hermanos Alberto y Francisco Pérez Pérez.

”Nunca hemos oído una descripción tan detallada que comprometa a Raúl Castro en el crimen”, expresó ayer Maggie Alejandre Khuly, hermana del piloto Armando Alejandre. “Este es el tipo de prueba que estamos buscando desde el primer día como confirmación de que el asesinato fue premeditado”.

La fiscalía se limitó a decir que el proceso se halla aún en fase preparatoria, a cargo del fiscal John Kastrenakes.

”La acusación está vigente y los acusados no han sido detenidos”, manifestó Alicia Valle, una portavoz de la fiscalía.

Sin embargo, una fuente gubernamental en Washington apuntó que “definitivamente la grabación puede ayudar en el proceso judicial”.

”Todas las evidencias que se acumulen sobre el derribo pueden ser de mucha utilidad para el futuro inmediato”, dijo la fuente bajo condición de anonimato.

Basulto, un sobreviviente de la persecución de los MiG cubanos el 24 de febrero y crítico del comportamiento seguido por el gobierno estadounidense en el caso, considera que la cinta “señala a Raúl Castro como causante directo de la decisión de abatir las avionetas”.

”Es un recordatorio del planeamiento del crimen”, manifestó.

El activista señaló como detalle de singular interés en el testimonio la referencia a presuntas imágenes falsas en el radar, que activaron los MiG cubanos apenas horas antes de que las avionetas de Hermanos al Rescate salieran rumbo a Cuba. El despegue desde el aeropuerto de Opa-locka se produjo alrededor de la 1 p.m. del 24 de febrero.

Las autoridades estadounidenses rechazaron haber generado imágenes artificiales esa mañana.

”Este caso ha sido como un rompecabezas y las piezas siguen cayendo una a una”, comentó Basulto.

Además de la grabación, El Nuevo Herald pudo obtener dos fotografías que registran el encuentro de Raúl Castro con los periodistas en Holguín en junio de 1996. Una de las fotos es durante una visita a la casa de los Castro en la finca de Birán, en el municipio de Cueto, declarado sitio histórico.

El Nuevo Herald quiere agradecer a la agencia Nueva Prensa Cubana y especialmente a su directora, Nancy Perez Crespo, por su decisiva participación en este proyecto

 

Published in: on 23 agosto, 2006 at 9:24 AM  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://historiasufologicasenpuertoricoyexterior.wordpress.com/2006/08/23/raul-ordeno-el-derribo-de-las-avionetas/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: