Fuego Del Dragon num.93

 

EL FUEGO DEL DRAGON

BOLETIN MENSUAL DE OVNILOGIA

Nº 93 – Mayo de 2006

 

Editado por Carlos Alberto Iurchuk

La Plata – Argentina

iurchuk@netverk.com.ar

"El Dragón Invisible"

http://dragoninvisible.com.ar


Se permite la reproducción parcial o total, por cualquier medio, de los artículos presentados en este boletín. Si así se hiciere, se agradecerá la notificación al autor del artículo y al editor del boletín.


21 de julio de 2002: Importante encuentro OVNI

(Primera parte)

 

Mario Luis Bracamonte

Río Cuarto – Argentina

malubra2003@yahoo.com.ar

Círculo Ovnilógico Riocuartense (C.O.R.)

 

Nota de Carlos Alberto Iurchuk

: En la noche del domingo 21 de julio de 2002, y mientras se estaba en plena oleada ovni y de mutilaciones de animales en la mayor parte del territorio argentino, se produce un encuentro ovni cuya real magnitud sólo se pudo vislumbrar tiempo después. Es, sin duda, uno de los incidentes más importantes de la casuística argentina.

La primera información que se conoció, se refiere al relato de uno de los testigos.

Agradezco a Mario Bracamonte y todo el equipo del COR por permitirme publicar los siguientes informes.

 

Policía avista ovni gigante

Prestaba sus servicios en ese momento

 

Círculo Ovnilógico Riocuartense (C.O.R.)

23 de julio de 2002

 

El Sargento de la Policía de Córdoba, Guillermo Arias, que presta servicios en la dependencia de la localidad de Chaján a unos 60 kilómetros al sur este de Río Cuarto, se encontraba la noche del domingo 21 de julio de 2002, aproximadamente a las 23:00 horas efectuando una patrulla de rutina por la zona rural de Chaján, cuando escuchó en su radio que sus camaradas de armas de la localidad de Achiras indicaban la observación de luces en sectores de aquella localidad y que estaban tomando arrumbamiento hacia Chaján. Esta última población se encuentra al sur oeste de Achiras y está ubicada sobre la ruta nacional 8 que en este tramo comunica a las ciudades de Río Cuarto en Córdoba, con Villa Mercedes, en la provincia de San Luis.

Arias, al volante de la camioneta patrullero logró divisar una formación de siete luces a la distancia y decidió avanzar unos 10 kilómetros por un camino vecinal de tierra. Cuando había transitado esa distancia, notó no sin sorpresa que el motor del vehículo que tripulaba se detenía súbitamente y con el envión fue a dar contra un bordo de la banquina. Simultáneamente en el hábitat de la camioneta las luces del tablero iniciaron un desordenado prende y apaga, el radio policial se enloqueció y comenzó a mostrar en su dial el paso discontinuo de las frecuencias (cifras de cada canal), en tanto que todo ese espacio de la cabina se invadía de un olor acre, como de cables quemados y la luz del interior que no funcionaba al igual que el indicador de stop, comenzaron a encenderse alternadamente.

Presa de nerviosismo, Arias, saltó de la camioneta y retrocedió unos metros por el camino, perdiendo en la huída su teléfono celular. La oscuridad ahora era total, cuando de repente y de en medio de esa situación, de un campo vecino al camino se encendió una inmensa luz a la vez que un objeto de forma triangular se elevaba majestuosamente. Ahora, el temor dejó paso a un estado de terror en el veterano policía que se veía asediado por lo que él describió como una verdadera "ciudad flotante" de unos 200 metros de largo, con una larga hilera de "ventanillas" (dijo que quizá eran como 100), en las cuales Arias manifestó haber observado como que algo se movía detrás de ellas. Describió a esos movimientos como televisores que hacen rayas y de sombras a las cuales definió como "no humanas" y que muchos rayos de luces salían de la parte inferior del objeto triangular en dirección al piso. El suceso, según Arias duró 2 a 3 segundos, pero que a él "le parecieron una eternidad".

Presa del pánico no quería regresar a la camioneta patrullera, cuando de pronto el objeto triangular se elevó y se alejó desapareciendo tras unas lomadas de un campo cercano. Arias indicó en su testimonio que mientras el objeto se alejaba todo el sector quedó "como de día", ya que podía observar nítidamente hacienda, campos, alambrados, etc., y que la vislumbre duró unos 20 minutos más.

Cuando logró recomponer su estado de nerviosismo, regresó al vehículo y dio aviso a sus camaradas de inmediato de lo que acababa de sucederle, recibiendo instrucciones radiales de que ya estaba partiendo hacia allí refuerzos en su ayuda. En medio de la oscuridad escuchó sonar la chicharra del teléfono celular y fue así como pudo encontrarlo, y al atender era su esposa que lo estaba tratando de ubicar junto a sus camaradas. Relató brevemente lo sucedido y diciendo que estaba bien se aprestó a recibir el apoyo anunciado. El agente Barrios desde Achiras trataba de mantenerlo calmo por medio del radio, al igual que el Sargento Medina que fue el primero en intervenir y el Sargento Primero Córdoba, suboficiales que acudieron de inmediato a la zona donde el camarada pedía auxilio.

Entre tanto otro personal radiaba el hecho a los superiores en la Unidad Regional 9 con asiento en la ciudad de Río Cuarto, que tras conocer los hechos, impartieron directivas específicas. Al respecto agregamos que hoy lunes cercano el medio día, la Plana Mayor de la citada Unidad policial, se hizo presente en Chaján donde se dispuso una revisión médica del Sargento Arias y posteriormente una reconstrucción del hecho para lo cual se movilizaron hasta el mismo lugar de los sucesos.

Hubo una cobertura periodística del Canal 13 de Río Cuarto, LV 16 Radio Río Cuarto y a lo largo de este lunes, numerosas FM de esta ciudad, recabaron entrevistas a Miembros del C.O.R. para conocer más aspectos de este espectacular incidente; emisoras a las que se sumaron otras de diferentes lugares del país que estaban levantando la noticia por medio de Internet y requerían con urgencia detalles del hecho al C.O.R. que hoy ha visto desbordada nuevamente su red telefónica, no sólo por los medios citados, presentaciones en televisión; sino por particulares de ciudad y región que daban cuenta de observaciones de objetos luminosos en la noche de ayer en dirección oeste de la ciudad, cuando no de quienes aseguraban haber efectuado videogabaciones de un objeto similar al visto por el Sargento Arias, pero esta vez en pleno Río Cuarto.

 

Nota de Carlos Alberto Iurchuk

: Un mes después de ocurrido el incidente, el Círculo Ovnilógico Riocuartense a través de su boletín SIO, informaba acerca de la presencia de otros testigos, incluyendo un policía y un bombero, aquella noche del 21 de julio.

 

Bombero y policía asediados por haces lumínicos

 

"S.I.O." – Servicio Informativo Ovnilógico

22 de agosto de 2002

 

RIO CUARTO, 22/8/02 – (S.I.O.): Si bien no trascendieron nombres, se conoció ayer por boca de los propios investigadores riocuartenses, que el relato del sargento Guillermo Arias de su extraño encuentro con una artefacto triangular de 200 metros de largo, antes de la medianoche del domingo 21 de julio pasado en cercanías de la población de Chaján a unos 60 kilómetros al sudoeste de Río Cuarto, tiene cada día mayor asidero.

En efecto. Los investigadores del C.O.R. manifestaron ante este Servicio Informativo, que a pesar de algunas demoras en la investigación, debido a razones de salud de integrantes de la Comisión, se ha logrado hasta el momento una significativa colecta de evidencias compuesta por numerosos testimonios ya recogidos y otros a recoger, pruebas gráficas, mediciones "in situ" y relevamiento "de visu" a varios sectores asociados a los relatos.

Estas evidencias están siendo analizadas una a una en sus mínimos componentes, a efectos de no dejar resquicio a la duda, ya que por su interés para la investigación – dijeron – "resultan de particular importancia".

Dentro de esas nuevas pruebas aportadas por la investigación, se destaca un episodio que según los propios investigadores "superaría al de Arias", puesto que un policía y un bombero «habrían sido asediados seriamente» por un artefacto volador no identificado y muy luminoso que literalmente «los atacó desde arriba» con un potente haz de luz color lila. La misma fuente se excusó de dar a conocer las filiaciones de los testigos arguyendo "secreto profesional". Agregaron, sí, que este suceso se produjo momentos antes que el de Arias y casi sobre una misma línea recta imaginaria con dirección norte-sur. Indicaron que ya han tomado contacto personal con los protagonistas de este suceso, a quienes se les recibió declaración testimonial y se avanza hacia la parte final de la primera fase investigativa de este suceso en particular, en tanto este fin de semana, una Comisión trabajará en zona cercana a Chaján y Suco respectivamente en el levantamiento de evidencias.

 

Nota de Carlos Alberto Iurchuk

: Finalmente en la edición de marzo de 2006 del boletín SIO se difundió el relatos de los otros testigos de aquella importante noche.

 

"S.I.O." – Servicio Informativo Ovnilógico

2º Quincena de marzo de 2006

 

CASO:

"BARRIOS – BIASSI"

 

Actuaciones por:

Avistaje de Objetos Voladores Luminosos No Identificados y Levitación a testigos

 

Testigos

:

VÍCTOR SAMUEL BARRIOS

(Agente de Policía de la Pcia. de Córdoba)

FRANCO BIASSI

(Bombero voluntario)

y otros

(No testificantes en estas actuaciones – ver actuaciones aparte)

Fecha: domingo 21 de julio de 2002

Hora del suceso

: 21:30 aproximadamente

 

Lugar

:

Cercanías de la escuela rural "Miguel Martín de Güemes" y caserío de Cuatro Vientos,

Departamento Río Cuarto, Provincia de Córdoba, Argentina.

 

Comisión Investigadora

:

BRACAMONTE- Mario Luis

DOMÍNGUEZ- Francisco

GUERRERO MERHI- Dante

SARZI- Andrés

 

Río Cuarto, a 23 de Julio de 2002

Objeto: informar

Al Director y demás Miembros del Círculo Ovnilógico Riocuartense

De mi consideración:

Por el presente, cúmpleme en comunicar a todos ustedes, que ayer en su edición diaria del tele noticioso de Canal 13 local, se difundió una reportaje a un señor que dijo ser Franco Biassi, de profesión Bombero Voluntario, quien ante cámara narró un extraño incidente vivido por él y el agente policial Víctor Barrios en cercanías de la escuela rural "Güemes" cerca de la población de Cuatro Vientos, Dpto. Río Cuarto, Pcia. de Córdoba, (20 kilómetros al oeste de Río Cuarto por ruta provincial Nº 1) el pasado domingo 21 de Julio alrededor de las 21.30, en circunstancias en que ambos efectuaban un patrullaje de rutina a bordo de un vehículo policial. El señor Biassi, dijo que un objeto luminoso que apareció desde el Oeste, se les acercó velozmente y que sin poder discernir plenamente, se encontraron bajo el influjo luminoso y que todo les indica que en algún momento del incidente se encontraban pendientes pudiendo apreciar animales y sectores lejanos con absoluta claridad.

De inmediato me puse en comunicación con la producción de ese tele noticiero a efectos de recabar mayores datos, informándome una de las productoras que lo emitido correspondía a una nota obtenida en la madrugada del lunes 22 de Julio de 2002 en la localidad de Achiras, domicilio del aludido Biassi y asiento de las funciones policiales del agente Barrios. La productora no supo aportar mayores datos, ya que la reportera fue la señorita Vanina Cacace quien a su vez me manifestó que ella había sido alertada por la policía riocuartense del suceso vivido por Barrios y Biassi, pero se excusó de dar a conocer la Fuente. Asimismo, la señorita Cacace dijo que Barrios se había excusado de prestar declaración ante cámaras en razón de encontrarse de servicio y que no poseía autorización de la superioridad para efectuar declaraciones periodísticas sobre lo vivido.

No teniendo otros elementos al presente, sugiero al Señor Director disponga la conformación de una Comisión Investigadora a efectos de recabar más detalles del suceso indicado más arriba.

Sin otro en particular, hago propicia la oportunidad para saludarles muy atte.

Mario Luis Bracamonte

Área Difusión

C.O.R.

 

Río Cuarto, a 24 de Julio de 2002

Objeto: disponer investigación

Al Titular de Difusión

D. / Mario Luis Bracamonte

De mi mayor consideración:

 

Impuesto debidamente de su informe de fecha de ayer, y considerando que existen "prima facie" elementos suficientes que ameritan una investigación en detalle del suceso narrado, con los atributos que me confieren mi cargo y el Reglamento Interno de esta entidad ovnilógica, dispongo que usted se aboque con la mayor brevedad posible a la investigación del caso en cuestión, dejando bajo su responsabilidad todos los detalles organizativos y logísticos necesarios, con cargo de rendir inmediato informe al suscrito y demás Miembros del C.O.R. de todos los pasos y pruebas que logre rescatar, como asimismo confeccione por escrito todas las declaraciones que estime adquirir y que se agreguen a las presentes actuaciones en concepto de fojas útiles.

Igualmente queda facultado para requerir la colaboración de los demás Miembros, quienes quedarán de inmediato afectados a la presente investigación con iguales responsabilidades que usted.

Fecho vuelva.

Ingeniero Federico Smaldone

Director

C.O.R.

 

Río Cuarto, 03 de Agosto de 2002

Objeto: Informar

Al Director y Miembros del

Círculo Ovnilógico Riocuartense

Por intermedio del presente, cúmpleme en informar a Ustedes que en la fecha y tras varias tentativas he logrado contactarme vía telefónica con el señor Víctor Samuel Barrios, con quien se pautó una entrevista en su domicilio particular para este miércoles, ya que por razones de su servicio policial debe estar en Achiras 24 horas corridas y goza de un descanso de 48 horas corridas.

El señor Barrios procuró en todo momento ser fiel a su memoria y permitió que se tomara registro grabado de la entrevista y del mismo se produjo el siguiente texto que resulta ser una desgrabación en la cual se respetó las expresiones textuales del testimoniante.

Cabe consignar que se acompañan diseños propios del testigo y una serie de recreaciones de esta Jefatura de Investigaciones a modo de simple ilustración estas últimas ya que no hubo posibilidad de ejecutar tomas fotográficas "in situ", ni se accedió a registro alguno de este tipo que haya estado en posesión del testimoniante.

Asimismo debo informar que pese a las gestiones efectuadas no se ha podido entrar en contacto con el señor Franco Biassi de la localidad de Achiras, dejando para su momento el incluir su testimonial a estas actuaciones.

Mario Luis Bracamonte

Jefe de Investigaciones

C.O.R.

 

DECLARACIÓN TESTIMONIAL DEL AGENTE DE POLICÍA DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, SEÑOR VÍCTOR SAMUEL BARRIOS.

(En todo momento se respetan las expresiones verbales y léxicas del testimoniante. Los puntos suspensivos indican pausa en el relato, acotaciones precisas del investigador van entre paréntesis y aclaraciones en las notas al pie de página)

 

C.O.R.: Señor Barrios. ¿En qué circunstancias ocurre este hecho?…

BARRIOS: Yo estaba de servicio. Estaba haciendo un recorrido rutinario que se hace siempre. Venía de Cuatro Vientos (1), donde hay unos vecinos… Castro… Bueno, venía hacia Achiras y al llegar a Cuatro Vientos me llama la atención una luz que estaba más cercana a tierra y me daba cuenta de que no era una estrella, por el volumen que era… y.. lo venía observando… y en un momento dado veo que se corre hacia la derecha… hacia el norte, y me llamó la atención porque cuando va corriendo hacia el norte se detiene nuevamente y queda inmóvil… entonces me llamó la atención, pregunto yo a Comunicaciones (2)… al señor Vasquetto… si en la zona mía, en la zona de Achiras podía estar andando un avión o un helicóptero, por que lo único que se puede estar inmóvil, yo decía un helicóptero en la forma que corrió y se quedó… Bueno, esa gente de Comunicaciones llama a la Fuerza Aérea… llama a Villa Reynolds (3)… incluso me dice el señor Vasquetto que no había ninguna información que podía haber un objeto allí… una avioneta o algo así similar a un helicóptero… y llamó a Villa Reynolds… llamó a Fuerza Aérea y le dieron que no tenían ninguna novedad… y llamó a Córdoba (4) también, y tampoco tenían nada… Pero sí, incluso, después me comenta que la Fuerza Aérea (el pensamiento queda trunco)… Porque yo estoy viendo algo que no es ni una estrella, puede ser un avión pero la luz es mucho grande. Y en ese momento en que yo le informo eso, veo que baja… baja hacia la tierra y comienza a correr por el cerro que se encuentra en Achiras. Y veía que hacía las luces y a su vez la sierra hacía sombras. Entonces me llamó la atención y le comento (a Vasquetto), ¡me parece que puede ser un helicóptero porque las luces están hacia abajo!, y en ese momento en que le dije eso, la luz se me viene… hacia el encuentro mío. Le digo al encuentro porque se venía hacia Río Cuarto. Le digo, entonces: ¡ya le voy a informar porque ahí se viene para este lado! En ese momento en que yo le digo se viene a una gran velocidad… ¡fuertísimo!… Me doy cuenta de que no era ni un avión ni un helicóptero por la velocidad que había tomado. Me llamó más la atención, detengo la camioneta ya llegando a la Escuela Güemes, estoy en una subida y lo veo que se viene la luz, y en el momento en que les digo «ahí se viene la luz», entonces ya les informo… me desciendo de la camioneta… Yo digo que está a la altura de Las Albahacas (5)… gira hacia la izquierda, se va hacia el sur… hacia Sampacho (6) y en ese momento en que lo veo que va a girar ¡cambia la luz!… Trae una luz blanca y se cambia a luz amarilla… amarilla… color así, un amarillo fuerte… Entonces les digo que se está deslizando hacia Sampacho y que el color había cambiado a otro color y era amarillo… ya me llamó la atención porque ya vi. Que era como el sol… Una cosa como cuando va saliendo el sol… una cosa bien grande y aparte dejaba todo blanco… los campos, ¡todo de día!. Entonces yo agarro, subo a la camioneta y me voy hacia el cruce de Las Albahacas (7), porque ahí es más alto, para observarlo mejor… porque ahí se puede mirar para el lado del sur y se ve mejor… Yo digo, ¡me voy para allá para ver hacia donde se va!… En un momento dado y cuando estoy por subir y miro hacia atrás por si venía algún vehículo hacia la ruta, para yo subirme a la ruta ¡veo la luz atrás mío!… la veo más o menos a 1 kilómetro que es la Escuela Güemes y la veo y me llama la atención… me doy cuenta de que no es un camión ni nada de eso… me llama la atención… y ahí nomás antes de seguir hacia adelante, no sé que me llama la atención y entonces ahí, me vuelvo con la camioneta… cuando giro no la veo más a la luz, pero sí me vuelvo. Entonces, entro en un camino hacia la izquierda, que es un camino de tierra, es un campo… vuelvo a doblar a la izquierda… ¿a qué se debe todo esto?, no sé porque vuelvo a doblar a la izquierda… y me bajo de la camioneta. En el momento en que yo me bajo de la camioneta… a todo esto la camioneta estaba en marcha… venía escuchando radio de lo que me venían diciendo los colegas (8), ¡me aparece una luz inmensa arriba mío!… ¡Inmensa!… Yo digo unos 60 a 70 metros a la redonda, porque veo un árbol, que después que sucede todo, observaba hasta donde llegaba la luz y era unos 60 a 70 metros a la redonda… agarraba una parte de la ruta, todo eso… ¡Sentí un pánico total!, ¡Un escalofrío!… y en ese momento miro hacia arriba,… quería mirar acá arriba, pero era muy fuerte esa luz, ¡no observaba nada!… y en un momento dado larga un color lila… ¡un color lila!… Me miro la ropa… parecía que hubiera tenido rayos, así, en la ropa… ¡todo lila!… Pero la luz era en general, no era que yo hubiera tenido ese color… ¡sino que era general!….. Ahí siento como un descanso en el cuerpo… una descarga… me siento así, bien relajado… No atiné a disparar (9)… ni a gritar ni a nada… ¡Relajado total!… Y en un momento dado siento como ¡si hubiera estado suspendido en el aire!… todo así relajado, ¡totalmente!… Y eso sí, que en ese momento no me había dado cuenta que la camioneta… porque ya estaba en otra cosa… ¡Me llamaban más la atención las luces… me había olvidado de la camioneta… me había olvidado de todo!… Pero no se escucha nada… ¡absolutamente nada!… ¡nada, nada!… Hay pasto llorón, que siempre con una brisita de viento se mueve… ¡eso es lo que veía bien!… No corría viento… se había puesto más cálida la temperatura (10)… Por que no sentí frío… será por el mismo miedo también… que sentía yo escalofríos… por allí yo también… Pero… no se escuchaba absolutamente nada… ¡Lo único que se escuchaban, eran los autos que pasaban por la ruta!… ¡Eso sí!… Pasó un auto… se escuchó bien… y a todo esto, observaba yo las vacas… las vacas que veía lejos… veía como a una distancia… hacia Las Albahacas se veía bastante lejos… muchos animales, ¡eso sí!… veía muchos animales… Esteee… todo esto que va pasando, observo también que va pasando un colectivo que es de ahí de la localidad de Achiras, desciende una persona… que yo lo veo que desciende allí en la escuela, que está ahí nomás a 200 metros… más o menos calculo que es 200 ó 300 metros que es el callejón donde metimos… Y en un momento dado, no sé… vemos nuevamente la luz blanca… y que se cruza la luz de arriba nuestro hacia adelante… en ese momento en que se cruza hacia adelante, el otro muchacho Biassi me grita que viene otra… dice: ¡Ahí vienen otras luces más!… que yo miro hacia la derecha mía y justo es una calle cuña, que se viene justo a la ruta y esa calle de tierra entra al campo a donde estábamos nosotros, al callejón, digamos… Y le digo yo: « No, si es un camión»… Pero claro, venían muchas luces y entonces lo veo que se desliza hacia la izquierda… se mete adentro del campo… Y ahí me di cuenta que era una nave… Que eran otras luces más… Pasa todo esto… este… supuestamente la nave y en ese momento en que nosotros vemos que se corren esas otras luces por el campo, siento que Arias (11) grita: «Yo estoy viendo la nave»… y siento un chillido de la radio y ahí me doy cuenta de que vuelvo a tener comunicación… Eso quiere decir que en un lapso de 6 a 7 minutos nosotros no hemos tenido comunicación… absolutamente nada… Y sí que la chata (12) ha estado en marcha, porqueeee… cuando después cuando nuevamente subo yo adentro del vehículo… tengo yo todos los tableros prendidos (13) y las chatas estas si usted no las pone en contacto, no prende ningún tablero, así que ahí me doy cuenta que había estado en marcha y se había parado. Entonces cuando siento (14) a Arias que pasa todo esto, yo mismo me decía entre mí: «Arias está viendo la nave»… yo en ese momento pensé que me estaba mintiendo… A todo esto… esteeee… ¡ya estaba relajado!… ya era más la curiosidad de observar lo que estaba pasando… lo tengo a más o menos, calculo 300 metros al frente mío… yo lo que quería ver cómo era la forma… ¡no lo podía ver!… porque me cambiaba de verde a rojo, por ahí me ponía la luz blanca… la luz blanca esa era fuertísima (15)… no me dejaba observar qué lo que había detrás de esa luz… Al rato siento yo la comunicación de Alpa Corral (16) que me dice que también lo está viendo… entonces… me llama más la atención… entonces, en un momento dado pone una luz verde… un verde clarito… Entonces le digo «¿Y ahora qué lo que está viendo?»… dice: «Mire Barrios, ahora lo que estoy viendo es de color verde»… ¡Y era verdad!… Ahora, yo lo que veía, que la luz estaba suspendida en el aire, porque tiraba luces hacia abajo y hacia arriba y a su vez hacia los costados, por que yo lo veía cuando la luz era más clarita, veía que las luces estaban abajo, y yo veía que las luces fuertes estaban arriba… ¡así que estaba suspendida en el aire!… A todo esto… me dice dos o tres veces de los cambios de luces que se hacían… Usted observe que yo tengo el croquis acá (17) (muestra el dibujo personal) porque me había llamado la atención, porque me había quedado la duda de que me estaban mintiendo, y después se me cruzó la mente que no, que me estaban alentando para que no me asustara por lo que estaba pasando… Porque yo decía: «si el señor Arias está viendo la nave, ¿qué es lo que estoy viendo yo acá en frente mío?»… Entonces viene el agente Ortiz de Las Albahacas y a unos 2 ó 3 kilómetros antes de llegar al cruce de Achiras, me dice que él está observando lo mismo, y me dice que él lo está observando mejor porque él está en un alto… Entonces, como yo no podía ver que elemento había frente mío me voy hacia Las Albahacas… Me sorprendo más, todavía, porque cuando llegó allí donde estaba el señor Ortiz… esteeee… yo quería darle la noticia o la novedad que lo me había pasado a mí… esteee….. Me llama más la novedad que me está dando él, porque cuando doy vuelta la camioneta, don Ortiz está mirando hacia Achiras… y le digo: «Don Ortiz ¿dónde está mirando usted?»… «Yo, estoy mirando ahí»… que es el cerro Los Chañares… y me dice «Yo estoy mirando acá en Los Chañares»; y le digo yo: «Pero, la nave que estoy viendo yo la tengo acá a la izquierda, la escuela Güemes», digamos para el lado de Río Cuarto… «Ahhh, esa es la tuya, pero ésta es la mía» me respondió… En ese momento que me dice él eso, más me llama la atención, porque cuando él me está comentando yo la veo que se está agrandando la luz y tira una luz color verde… Y la otra nave que donde estaba yo realmente tiraba otra luz verde… ¡Se comunicaban las luces, se traspasaban una luz a la otra comunicándose!… Yo digo comunicándose, o será la comunicación que tienen, yo digo comunicándose porque se traspasaban las luces una a otra: largaba una roja, una verde, se interponía una a la otra… Y ahí pensé yo esto: «¡Entonces no son las que estaba viendo yo solo, quiere decir que había otras más!»… Entonces después, yo sacando conclusión que Alpa Corral tenía otras más… En el mismo momento en que destellaban las luces se comunicaban con los mismos colores y todo eso… Entonces ahí me di cuenta que la comunicación de ellos son las luces… supuestamente los… nunca los he visto… es la primera vez que veía esto… Entonces después me comunican lo que le ha pasado a Arias… que se la había perdido el celular… que estaba muy choqueado por lo que había visto… que él había visto la nave grande, que me decía 200 ó 300 metros… En todo esto, llega otra gente más de la fuerza diciendo que quería ir más hacia donde estaba la luz… yo los acompaño un poco más hasta Los Chañares porque pensaba que estaba cerquita, pero nos metimos como 10 kilómetros hacia adentro y la luz era la misma, pero estaba muy metida hacia la sierra… Yo… essteeee… ¡ya había visto suficiente!… ya había vivido otra experiencia, y dije: «Yo no. ¡Hasta acá llego yo!»… Me volví. Me vuelvo y seguía viendo las luces… A todo esto estuvimos un lapso de una hora y cuarto nosotros desde el momento en que los vimos… del momento en que tuvimos la luz encima… porque en el momento en que me deja esa luz lila… y yo pienso que es allí cuando llegué a tierra nuevamente, por que después le comento lo que me pasó… Esteee… lo que recuerdo en ese momento es los ex combatientes… ¡Una desesperación tenía yo!… Se me vino a la memoria los ex combatientes, nada más… Se me vino ello… me cerré… no sé por qué… no vi otra cosa… las luces me hizo recordar todo eso, nada más. Bueno, pasa todo eso. Me voy a Achiras, no quiero hablar con ningún medio, nada por estilo por lo que me había sucedido… me lo quería ocultar yo solo… quizá era por lo que había pensado en los ex combatientes… por muchas cosas… se siente que hay gente que no cree, que creen que no creen, bueno… Llegan otros medios, y no quiero hablar… me encierro yo solo… quería saber cómo estaba Arias que era la persona que más le había afectado, lo llevaron al médico… bueno… Después pasó todo eso, vengo a mi casa… la desesperación era de venirme a mi casa… No era comentar lo que me había pasado, sino una desesperación interna que tenía… Llego a mi casa… estee… quiero tratar de dormir y no pude dormir y me voy a un galpón que tengo y allá me pongo a pensar todo lo que me había pasado… En un momento dado, a unas 4 ó 5 horas me doy cuenta de que mi vista estaba muy… veía más lejos… no estaban muy cerca los animales, veía lejos… que los animales no los veía yo en la forma en que son, sino que para mí eran chiquitos… porque yo después ponía unas piedras en la forma en que los veía a los animales y decía: «si los veía así… ¡yo estaba en el aire!»… En todo esto, y sin comentar nada en mi casa de todo lo que me estaba pasando, agarro el auto y me voy de vuelta al lugar… Porque era de día y me quería sacar esas dudas… qué lo que me había pasado… estaba aclarando la mente y quería ver que lo me había pasado… Y llegué nuevamente al lugar. No, la vista mía llega hasta unas ciertas plantas que hay allí… y los animales como yo los veía ahí, no los veía como los había visto a la noche… los había visto distinto… Mi vista era distinta por que veía yo pinos del otro lado, que yo después me pongo a ver ¡están lejos!, están como a 15 kilómetros por ahí… y veía los pinos y una casa… todo… no había viento… estaba estrellada la noche… no recuerdo la luna… no la veo bien a la luna… pero sí que está clara la noche… nada de viento… es una zona que siempre corre bastante viento… Entonces cuando yo me doy cuenta que la visibilidad mía era menos que la que había tenido esa noche, que los animales eran mucho más grandes de lo que los había visto… el perfil que yo tenía, lo veo medio desde arriba hacia abajo, porque buscaba la ubicación de los animales y no me daba… Todo eso me lo dejaba yo para mí para aclarar un poco más la mente, para decir: «bueno me pasó algo y tengo que seguir pensando qué lo que me ha pasado». A los dos días siguientes me acuerdo del colectivo de la localidad de ahí de Achiras… lo veo que desciende una persona, ¡pero patente! que baja una persona. Entonces yo pregunto quién era el que andaba esa noche manejando el colectivo y me dicen Mauro…

Lo llamo yo… «Mauro, habla Barrios»… «Oh, Barrios, ¿cómo anda, se te pasó el susto?», «Y estoy en eso todavía, todavía no sé si es susto o qué… Quiero que usted me saque de una duda…» «Sí, Barrios, ¿qué lo que puede ser?»; Mirá, Mauro, me pasa esto, esto y esto, (y le comento más o menos lo que yo había pasado), y no le digo que a los animales los había visto más chicos, nada. Le digo, la vi la luz, estuvo encima mío, pero quiero sacarme una duda acerca del colectivo, porque yo al colectivo lo veo desde arriba. Mauro, quiero que me comentés. Vos frente a la escuela (él dice frente a la escuela, aunque la misma está a 200 metros de la ruta) me bajaste una persona, me bajaste una persona, ¿sí o no? Yo veo el colectivo tuyo. «Sí bajé una persona pero no frente a la escuela»… Ahí me llama la atención. Y él me dice: «Yo donde bajé a la persona está a 2.500 metros de la escuela. El campo es del señor Prieto y el hombre que desciende ahí es el señor Chilavert que no se quería bajar porque veía la luz… el pasajero no se quería bajar y yo con unas ganas de irme porque la luz era muy grande… Yo tenía ganas de irme y le decía: «Pero, no ve que es la claridad del día», y el pasajero le decía «No, que claridad del día, esa luz no la he visto nunca yo»»… Quiere decir esto que… a tres kilómetros todavía se veía el reflejo de la luz…

Entonces yo le digo: Bueno Mauro, yo vi cuando vos bajaste la persona esa… no me preguntés de dónde… de qué punto… ¿cómo sé yo de todo esto?… Y él me respondió: «No, pasa lo siguiente. A ustedes es que los ha levantado la luz esa». Y ahí comprobé que de verdad nos habían levantado porque yo veía mucho más vacas, eran chiquitas, el paisaje era diferente, veía más lejos… le digo, veía hasta 15 a 20 kilómetros a redonda… se veía tranquilamente… se veía bien… y ahí me di cuenta de que nosotros habíamos estado suspendidos…

C.O.R.: De lo que has estado narrando, has hecho referencia al número plural, es decir que al parecer has estado con otra u otras personas, ¿es así?

BARRIOS: Sí, estaba con otra persona. Biassi. Franco Biassi, que es bombero… sí, él ha estado ahí… Bueno, con él hemos estado aclarando un poco la mente, porque hay cosas que yo no le comento a él, para que él me aclare un poquito la mente, sino que yo le tiro algunas palabras así… Te acordás Franco, las vacas, ¿cómo las veías vos… no te parece que las veíamos medio grandes?… Todo lo contrario a lo que había visto yo para ver cómo me respondía él, y él me respondió «No. Yo a las vacas las veía chiquitas».

C.O.R.: ¿En qué circunstancias, en qué día y a qué hora se produce todo esto?

BARRIOS: Esto… nosotros… yo calculo que debe haber sido entre 9 y media a 10 de la noche (21:30 y 22:00 horas)… Digo eso por que yo calculo que es el horario que tengo más o menos estimado, porque el colectivo debe pasar a esa hora… yo me controlo por el colectivo que pasaba en ese momento.

C.O.R.: El colectivo ¿de Río Cuarto a Achiras o inversa?

BARRIOS: No, no, desde Río Cuarto hacia Achiras.

C.O.R.: Cuando a vos te llaman la gente… los camaradas tuyos de Alpa Corral, ¿qué hora, te recuerdas?

BARRIOS: Y.. tiene que ser entre ese lapso, 9 y media a 10 de la noche… le digo, el horario de todo esto ya no llevaba más el control porque estábamos muy ocupados en lo que estaba ocurriendo… no… ¡Le digo la verdad!

C.O.R.: O sea que sería entre las 9 y 9 y media o 10 y media…

BARRIOS: No, no entre 9 y 9 media…

C.O.R.: ¿El día?

BARRIOS: Domingo 21…

C.O.R.: Cuando vos regresás a Achiras, dejás un asiento en el libro de guardia, ¿verdad?

BARRIOS: Sí, pero dejo una nota, pero le vuelvo a repetir, es superficialmente que yo había visto unas luces, así nomás; porque yo ya lo había comentado todo eso por radio VHF… ya todos tenían conocimiento lo que me había pasado, no así ellos no tienen conocimiento que… lo que yo después aclarando un poco más la mente, todo esto… ¡lo que me había pasado realmente!.. Las luces, lo que había visto el colectivo de arriba… los animales de lejos… el paisaje más grande… ellos todavía no tienen conocimiento de ello…

C.O.R.: El chofer del colectivo que une Río Cuarto y Achiras te ratificó haber bajado un pasajero en tal y determinado lugar. ¿Tenés los datos de ese pasajero?…

BARRIOS: Los datos… el pasajero que se ha bajado en el campo Prieto es Chilavert… El señor Mauro me dice… y eso me llama más la atención a mí… me saco esa duda que yo tenía; porque él me dice que ve la luz muy grande y que a la persona esta la había dejado a 2 kilómetros y medio (2.500 metros)… pero sí que había bajado esa persona,… que incluso el pasajero no se quería bajar por la gran luz que había, así que no algo normal… pero sí me ratifica él: «Sí, Barrios yo lo bajé realmente allí».

C.O.R.: El personal policial de Las Albahacas es el que está en contacto primero con vos por radio y ¿es donde te está haciendo mención de un objeto similar?

BARRIOS: No. El que me llama primero es el de Alpa Corral… porque Las Albahacas está en un bajo y después viene el de Las Albahacas y me comenta de las otras luces distintas a donde estaba yo…

C.O.R.: ¿Cómo se llama el personal que está en Las Albahacas?

BARRIOS: Bueno, no me acuerdo ahora… pero él me dice que está viendo mejor desde allá arriba, que se está viendo mejor, pero era que él no tenía conocimiento de lo que yo estaba viendo frente a la escuela Güemes y después lo que le conté, que él dijo que estaba viendo otra luz diferente a la que yo veía…

C.O.R.: ¿Has notado algún cambio en tu organismo estos días posteriores?

BARRIOS: Que orino más que otras veces… Por lo general orino dos o tres veces al día, pero ahora orino mucho más… tres o cuatro veces más…

C.O.R.: ¿Compensás con ingesta de líquido?

BARRIOS: No, la verdad que no…

C.O.R.: ¿Cuando finaliza todo lo que me has contado, has notado algún tipo de molestia en tu cuerpo?

BARRIOS: No… No me he dado cuenta, aunque sí ahora me duelen las rodillas que no los he tenido nunca… ¡Eso sí!

C.O.R.: ¿Qué tipo de dolor?

BARRIOS: Como si fueran unas puntadas… Nunca los he tenido… como si fuera una aguja, ¡una cosa así!…

C.O.R.: ¿Por delante o por detrás de las rodillas?

BARRIOS: Por atrás… pero yo digo que es por lo que no hago gimnasia…

C.O.R.: ¿Te molesta para la traslación?

BARRIOS: No, no me molesta para nada, pero sí que lo he notado… sí, eso sí… incluso le he dicho hoy a mi esposa que voy a salir a correr, porque ya me estoy sintiendo molesto en las piernas…

C.O.R. : La cantidad de horas que dormías, ¿es igual ahora después del suceso?

BARRIOS: Es normal… eso es normal…

C.O.R.: Cuando termina me contaste que no podías dormir bien…

BARRIOS: Sí. En el primer día que yo llego… que me sucede todo eso… en el primer día y el segundo día no… Ahora, lo que sí, es que ando un poquito más… ¡más alterado!… tengo que estar haciendo algo… ¡eso sí!… he notado que no paro… Yo soy una persona activa… yo voy y vengo, voy y vengo… en vez he notado que ¡no puedo estar quieto!… ¡no puedo estar sentado!… ¡caminando o haciendo algo!… Lo he notado ¡hasta en el mismo trabajo!… ¡No puedo estar quieto!…

C.O.R.: ¿Algún deseo en particular que se haya manifestado después del incidente?

BARRIOS: No. No nada en especial… Todo normal hasta ahora…

Published in: on 8 mayo, 2006 at 9:24 AM  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://historiasufologicasenpuertoricoyexterior.wordpress.com/2006/05/08/fuego-del-dragon-num-93/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: